Soñando despierta: de lo laboral.

Aprovechando la siesta de Monstruita, me ha dado por soñar.
Y es que resulta que me queda poco para reincorporarme a mi puesto de trabajo, y me provoca sentimientos encontrados: por un lado, es una PUTADA, así, con todas las letras, porque Monstruita sigue siendo un bebé y necesitando de mí y de mi teta. Y por otro lado, me apetece volver a mi entorno laboral, continuar con mi trabajo, con nuevos proyectos, continuar con otros ya empezados, ver a mis compañer@s y a mis chic@s.

Ante esto, aunque desee una baja laboral de, por lo menos, un año, se me plantea otra alternativa más apetecible y que es, al fin y al cabo, la que se lleva en países menos desarrollados económicamente donde no tienen otro remedio: la conciliación laboral.
Y digo que no tienen otro remedio, porque no se pueden permitir el lujo de dejar al bebé en una guardería Escuela Infantil, ni con otra persona de confianza, porque también tenga que ganarse el pan. Así que cogen al bebé, y ¡hop! cargan con él durante toda la jornada laboral. O lo dejan cerquita de ellas que, para el caso, es lo mismo.
Esta es la situación para algunas… “afortunadas”
Entonces me imagino en mi curro, con Monstruita al lado o cerquita. Tendría bastantes interrupciones para atenderla, porque  tuviera hambre, o sed, o quisiera atención, o que le ayudara a volverse boca arriba de nuevo. Y cuando ella anduviera, la cosa se complicaría, supongo. Así que no, no iba a poder trabajar mucho, porque además mis chic@s es posible que se distrajeran bastante.
Sería algo así, pero “solo” con el bebé.
Pero si estaría chulo que la empresa en la que trabajo montara, con ayuda económica del Gobierno de España y Olé (que ahora mismo es más Olé que Gobierno), una especie de “miniguardería” en mi propio centro de trabajo o muy cerquita, donde poder acudir en los descansos a verla y/o amamantarla si fuera necesario. Allí acudirían los retoños de los empleados y todos respiraríamos más tranquilos: sacaríamos nuestro trabajo adelante con gusto, sin tener la cabeza en otra parte, y nuestros bebés estarían atendidos y casi casi a nuestra vera.
Si bien, no tengo noticia de ningún país que tenga esta opción o alguna similar. Y entiendo que, si el centro de trabajo no es lo suficientemente grande, esta opción es inviable… O no. Porque también podría haber centros “miniguardería” cada pocos metros, para ciertas áreas que cubrieran las necesidades de varios negocios pequeños.
¡Ah!, ¿que no se llenarían? ¿Que no hay niños? Hombre, por Dios, claro que no hay niños, con esta política de natalidad tan chula, a ver quién es el guapo que se anima… Pero miren, con las miniguarderías, ganaríamos todos. Y cuando digo todos, quiero decir TODOS: si gracias a esto, aumenta la natalidad, salvamos nuestro sistema sanitario, nuestras pensiones, etc. Qué les voy a decir que no sepan ya.
Si en lugar del sistema este tan raro que tenemos, donde las guarderías privadas y concertadas son más baratas que las públicas, invertimos dinero en mejorar la calidad de lo público, ¿quién sale ganando?
Poco más que añadir.
Está bien, de acuerdo, en este sueño mío no existen amiguismos, ni favores raros, ni sobres, y sí políticos comprometidos cuyo objetivo final difiere mucho del de trasvasar los tesoros de las arcas públicas al patrimonio personal en el menor tiempo posible.
En fin, voy a tomarme una pastillita de estas, bien cargadita, a ver si se me pasa la tontería…
PD: Ya que escribo sobre esto, qué menos que enlazar a los recién descubiertos por mí “Conciliación Real Ya”:
Conciliación Real Ya

26 thoughts on “Soñando despierta: de lo laboral.

  1. Me ha encantado el sueño, supongo que es el común a cualquier madre trabajadora que llegado el momento, tiene que reincorporarse a su puesto de trabajo, afortunadamente (porque vamos, el tema del trabajo también trae telita marinera)… y como comentas, el bebé, con cuatro meses es muy bebé aún y da no se qué "despegarse" de el. Por otro lado, apetece retomar un poco tu vida laboral ¿verdad?… yo por momentos me agobiaba y el blog era mi vía de escape, 🙂

    Mucho ánimo con tu vuelta laboral, verás lo bien que lo llevas y las ganas con que recogerás todos los días a monstruita.

    Saludos

    PD. ¿recetan esas pastillas?, que yo también quiero unas…. ja ja

  2. Muy acertado tu sueño 🙂 Realmente, ¿existen empresas con pequeñas guarderías, verdad? En el Ramón y Cajal creo que tenía una para pacientes y empleados 😀

  3. Gracias 🙂 No sé si es el común, porque conozco a madres que, en cuanto han podido, se han reincorporado a jornada completa y tan felices.

    Sí, yo supongo que el blog también me servirá para canalizar… ¡como hasta ahora!

    Gracias por los ánimos. En cuanto a las pastis, te digo lo mismo que a Anita (No es país para madres), que te remito a mi camello de familia 😀

  4. como te entiendo!!!! yo me reincorporé de la excedencia por el niño cuando tenia el peque dos años, lo pasé fatal los primeros días!!! por un lado tenía ganas de volver al trabajo y la rutina y por el otro me sentía fatal por separarme tanto tiempo de mi peque!!!
    y de la conciliacion familiar y laboral ni hablo porque siempre me acabo enfandado cuando toco ese tema!!!! la conciliacion familiar es una leyenda urbana!!!!

  5. Animo!! Entiendo esos sentimientos encontrados de los que hablas al principio… y tu mosqueo con el actual sistema de conciliacion español (si tiene algo de sistema de conciliacion :S). Aqui la baja por maternidad habitual minima es de un año y muchos centros tienen guarderias o convenios con algunas, y la verdad es que hace la vida mas facil y mejor, y creo que los trabajadores acaban siendo mas productivos porque no se trata de las horas que metas sino de lo eficaz que seas en esas horas. En fin… animo y buen comienzo de semana!

  6. Aquí una mamá puteadísima tras su vuelta al chollo y que ha terminado dejando el curro por dignidad (impagos, chantaje emocional de uno de mis jefes (aún guardo los whatsapps dónde me argumentaba que la empresa, que no me pagaba, era más importante que acudir al médico con mi hijo de 6 meses), y NADA de respeto hacia mi persona)

    Yo también fantaseo con conciliar vida laboral y familiar, con el autoempleo, con bajas por maternidad acordes a las NECESIDADES de nuestros hijos…y espero, y espero…

    Ahora estoy en paro, me han penalizado por no querer "tragar", porque la Pepita que se echaba horas extras "de gratis" ya no lo hacía porque tenía algo mucho más importante que atender: ya no les servía porque no me podían explotar.

    Señores políticos…¿porqué no les oigo nunca tocar este tema?

    Me ha gustado mucho leerte!

    un abrazo!

  7. ainssss!!!

    que buena entrada! me has hecho reír (la anterior tambien eh?)

    pero vaya follon. Es muy dificil conciliarlo todo y no dejarte el pellejo pro el camino, verdad=??

    ya nos dirás a ver que tal la vuelta. Al final va bien, seguro que si, pero bueno.. no se puede evitar pensar que vaya agobios para organizarse!

    Un besazo y disfruta lo que resta!

  8. Tienes muchisima razón! una miniguarderia seria estupendo para todas las madres que deben trabajar y no solo que se hisiera e tu país, tambien aca en Chile que muchas madres salen a trabajar para sustentar la casa. seria una excelente idea!

    besitos y no dejes de soñar!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *