De abuelas

De abuelas
Nadie como ellas para mimar
Ayer estuvo una amiga en casa. Ella lleva de madre tres semanas más que yo lo que, aunque parezca una tontería, me sirve para que me vaya contando cómo irá la cosa… y también para hablar “de madre primeriza reciente a madre primeriza reciente”.
Y uno de los temas que salió fue el de las abuelas. Y hablamos de…
  • De abuelas, son esos seres que nos han dado a luz hace años, han pasado por esta experiencia antes que nosotras, pero en otra época y en otras circunstancias, propias siempre e incluso muy diferentes las que vivió una con respecto a la otra.
  • De abuelas, que tienen sus propias ideas, como nosotras tenemos las nuestras.
  • De abuelas, que son seres que llevaban tiempo esperando un nieto o una nieta (daba la casualidad que 3 de las 4 abuelas de las que hablábamos, se estrenan como tales).
  • De abuelas, ciertamente, que saben más de algunas cosas con respecto a la crianza que nosotras.
  • De abuelas, que adoran transmitirte esos conocimientos. Y otros que no consideras como tales, también.
  • De abuelas, que pueden pasarse horas sentadas al lado de la cuna, mirando al nieto o a la nieta en cuestión sin hacer nada más (verídico y comprobado. Estoy por cronometrarlo la próxima vez).
  • De abuelas, que colman de regalos útiles al nieto o nieta. Aunque no esperes que obedezcan siempre tus órdenes de “rosa no, por favor” (nada es perfecto).
De abuelas
Ni porteo, ni leches. En mis tiempos, llevábamos así a los bebés en el coche.
Dicho lo cual, vimos otros puntos comunes de las abuelas:
  • Tienden a rallarse: tras una visita, volverán a casa farfullando detalles nimios, de los que tú ni te habías percatado, que luego crecerán y estallarán en forma de Big Ben abuelil. Te rebotará en forma de llamada de teléfono, una vez hayan llegado a casa: “Que le he consultado a mi amiga, la ex enfermera, y que poner de pie al bebé es malisíiiisimo y harás que se le rompa la cadera” (tras ver cómo durante medio segundo, sujetaste en vertical al bebé por las axilas para que echara el gas correspondiente, tras probar cientos de posturas).
  • Tienen por costumbre hacer arrumacos del tipo “¿qué te hacen papá y mamá? ¿Son malos papá y mamá?” A mí, particularmente, me da igual, pero a mi amiga le resultaban especialmente molestos este tipo de comentarios.
  • Algunas son bastante perseverantes ante decisiones que, no solo no son suyas, sino de las que conocen tu postura:
Abuela: Pues yo le cortaba ese pelo
Yo: Pues yo no.
Abuela (tras 15 minutos): Le quedaría mejor si eso se lo cortaras.
Yo: Pues se va a quedar así.
Abuela (tras otros 15 minutos): En una peluquería seguro que se lo dejaban bien.
Yo: Ajá, pero no se lo voy a cortar.
De abuelas friki
Los consejos de las abuelas. Ellas también evolucionan, ¿o qué os creíais?
  • Aunque les encanta dar consejos, es fácil pillarlas en un renuncio: “los bebés tienen que aprender a dormir solos”. Bebé llora, y la abuela está allí antes de terminar la frase. O el mítico “llora porque tiene frío”. Aceptas barco, y abrigas al bebé. Diez minutos después, te dice sin despeinarse: “llora porque tiene calor”.
  • Te enseñan palabros típicos de toda la vida, que hasta entonces, desconocías: “esas son las engordaderas” (referido a la dermatitis del bebé en la cara).
Ser abuela no debe ser fácil. Supongo que el nieto o la nieta, les hace revivir todos sus embarazos y puerperios, con los consiguientes miedos y obsesiones que, en ocasiones, pueden ser fuente de problemas. Otras, simplemente, provoca una verborrea aturullante de consejos. Supongo que tiene que ser como ir de copiloto sabiendo conducir.
Tampoco debe de ser fácil ser bebé, pero eso da para otro post 😉

Acerca de Monstruua

Madre de dos, esposa de uno. Bloguera, asesora de lactancia y aprendiz de la vida.
Enlace para bookmark : Enlace permanente.

18 comentarios

  1. Una de las abuelas está deseando que Monstruita crezca un poco más para poder achucharla sin compasión y sin miedo a que se rompa, así que imagina 😀 ¡Miedo me da!

  2. Este consejo canguril… hay que tomar nota 🙂

    Aunque, de momento, la verdad es que procuro no cortarme al pedir ayuda. Me estuve mentalizando de ello durante el embarazo (soy poco dada a pedir ayuda).

  3. Yes, you can!! 😀 Si luego se vuelcan y te ayudan en otras muchas cosas, no te preocupes 😀

    Besos

  4. Na, la verdad es que no se portan mal, pero si no exagero un poco, me quedo sin entrada de blog 😀

    Aunque todo lo que cuento es real como la vida misma, vosotras lo sabéis 🙂

  5. Paciencia 🙂

    En cuanto a lo del pecho, alguna insiste y me mira como loca y desalmada, cuando le digo que no le doy leche de fórmula, que solo teta. Y aún así, de vez en cuando insiste "tiene hambre, lo mismo tienes que darle un biberón", a lo que le callo con un "mira, leche es lo que no me falta, tengo de sobra". Y yo creo que me ve con cara de demostrárselo sacándomela allí mismo, y ante el terror de vergüenza ajena que eso puede suponerle, decide no insistir 😀

  6. Eso de 'todas las abuelas son iguales' es como lo de 'todas las madres son iguales', así que… ejem… habrá que vernos en unos añitos 😀

  7. Sí, aunque de todos modos, creo que estaba mentalizada y vacunada contra ellos. No obstante, en algunas cosas sí que tienen razón, que la experiencia sigue siendo un grado 🙂 Otras, las descubrimos nosotors solitos.

    Lo peor es leer o escuchas ciertas opiniones de "profesionales". Menos mal que también con eso estamos medio vacunados 🙂

  8. Cierto, ni ser mamá 🙂 (y menos aún primeriza :p)

  9. jajajajajaja muy buena entrada! Mi madre cuando sea abuela creo que habrá que atarla para que deje a su nieto en paz, porque tal y como es ahora con mis primos pequeños… jesusss!! jaja

  10. jaja jaja, muy bueno el post!!!
    El tema abuelas da para mucho!!! aunque si me aceptas un consejo, aguanta!!! cuando el bebé llega a casa, todo el mundo está ahí para "agobiarte", y cuando tu ya lo tienes por la mano y empiezas a necesitar canguros esporádicos, tipo depilación, peluquería o media hora de desconexión infantil, resulta que no hay nadie porque ya te has encargado tú (osea yo) de gritarle a los 4 vientos que tú solita te sobras y te bastas… jaja jaja
    Ahora lo que hago, es poner cara de pocker, asentir con la cabeza y decir algo así como "ooohhh, gracias, no se me había ocurrido", quedo como una reina y me gano a los canguros abueliles. 😉

  11. Tengo miedo…Te lo digo en serio. No se como voy a poder aguantar a mi suegra también de abuela. Prometo post XD.

    Un besazo

  12. jajjaja..buenísmo!! COmo te entiendo….Me he partido con lo de las engordaderas y lo del llanto…Me pasaba lo mismo: Me decían que la cogía demasiado y si alguna vez se quedaban al cuidado mientras yo bajaba 15 min al supermercado, cuando volvía ya la tenían en brazos…Increible!!

  13. Muy bueno.. Y totalmente de acuerdo!! si las abuelas son así, imagínate las bisabuelas… la de nuestra nena me tiene… hasta donde no está escrito… todo el día que si esto que si lo otro, nada de lo que hacemos parece que le cae bien, y lo que más me revienta, tiene que opinar de todo!! ahora que no le digas nada a ella, que como es mayor todo lo sabe y a ella nadie le puede toser… ufff…. me callo.. porque el tema me tiene rebotada del todo!!

    Paciencia!! Ya sabrás tú de sobra como cuidar a tu hija por muy novatilla que seas y seguro que lo harás fenomenalmente!!

    Saludos

  14. Pero ¿es que te quieren volver loca? Que si frío, que si calor, que si yo lo hacía así y tu pediatra no entiende de nada, que si eso de dar el pecho a demanda no está bien, que hay que hacerlo justo cada 4 horas, que no puede ser que el bebé esté perdiendo peso en los primeros días, eso es que le pasa algo y el médico no te quiere atender… ¡ay, muchos consejos pero poca tranquilidad nos aportan! ¡Paciencia!

  15. Juas juas lo mismico que las mias, yo creo que las cortan por el mismo patrón, y cuando no ven a la guacha no veas cómo te lo recuerdan, a cada minutooooo. Creo que esto no cesa con la edad, me da a mi que va a peor!!!
    Ánimo y suerte!!!
    Besos

  16. engordaderas, horas mirando al bebé sin pestañear… puff cómo me suena! las abuelas son adorables, pero pesadas a partes iguales (pesadas para la madre primeriza, para el bebé no, que con las abuelas está encantao). Creo, de todas formas, que el ser madre primeriza es carne de cañón para comentarios, opiniones y consejos a tutiplen… con los siguientes no nos chista ni dios 😉

  17. Ni ser mamá…jajajajfa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *