21 Consejos prácticos sobre lactancia

Consejos prácticos sobre lactancia

 

Como todos los años ha comenzado la Semana Mundial de la Lactancia Materna 2017. Y para celebrarlo he pensado que nada mejor que unos consejos prácticos sobre lactancia. Porque la teoría nos la sabemos más o menos. Pero cuando se trata del día a día es distinto.

Consejos prácticos sobre lactancia

En el trabajo:

  1. Si tienes un extractor doble, tardarás menos y sacarás más leche.
  2. Puedes sujetar el extractor pillando el embudo con la parte triangular de las tiras del sujetador. O bien, hacerte con un sujetador para extractores. Así tendrás las manos libres mientras te sacas leche. Este es uno de los consejos prácticos sobre lactancia más útiles.
  3. Llévate el móvil. Mientras te extraes, relájate viendo fotos y vídeos de tu bebé. De este modo, estimularás el reflejo de oxitocina y la leche comenzará a fluir antes.
  4. El lugar donde vayas puede estar sucio o no ser totalmente de tu agrado. Métete en tu móvil y aprovecha para contestar emails, jugar al Candy Crush o cotillear Facebook. Es tu momento del día, nadie te puede molestar. Si te requieren saben que tendrán que esperar… a no ser que quieran ver salir a una madre lactante con dos botellas a medio llenar de leche colgando de su pecho.
  5. Si te ponen malas caras, recuérdales que no sales a fumar o que es tu derecho. O, simplemente, tómatelo con humor y contesta que ellos también pueden unirse a la “moda” de sacarse leche.

En invierno:

  1. Lleva un jersey fino o una chaqueta con botones o con cremallera. Lleva un pañuelo, bufanda o algo que te abrigue el cuello. De este modo, si tienes que dar de mamar en la calle, te destaparás lo mínimo.
  2. A veces nos gusta llevar una camiseta interior debajo de la camiseta o la blusa. Llevar dos camisetas de lactancia simultáneas es una locura. Así que hazte con una camiseta de tirantes: puedes bajar la camiseta mientras subes la externa; o bien, no utilizar los tirantes y sujetar la camiseta con el propio contorno del sujetador. Personalmente, este último de los consejos prácticos sobre lactancia es el que mejor resultado me ha dado.
  3. A veces los camisones de lactancia o las camisetas abiertas por delante no bastan si por la noche hace frío en casa. El colecho, al fin y al cabo, no es siempre posible por distintos motivos y si te tienes que levantar a dar el pecho no te hará ninguna gracia sentir el fresquito fuera del edredón. La solución es fácil: duerme con una sudadera o chaqueta vieja con cremallera y listo. O hazte con una nueva que te encante, ¿por qué no?
  4. Si porteas a tu bebé, usa el propio cobertor para abrigarle mientras le das el pecho. También puedes meter sus piececitos dentro de tu abrigo por la parte abierta. Si lo llevas en un carro, lleva a tu bebé envuelto en una manta y sácale tal cual, o ten preparada una mantita para ello.
  5. En el paseo diario con tu bebé localiza cafeterías o lugares en los que podrías meterte en caso de necesidad. Aunque a veces va a ser la propia improvisación la que te ayude a descubrirlos.

En tiendas

  1. Si son zapaterías seguramente dispongan de los típicos bancos para sentarte y probarte zapatos. Utilízalos sin miramientos.
  2. Si es un hipermercado, siempre existe algún rincón discreto y algún palé abandonado donde sentarse.
  3. En centros comerciales o tiendas donde no existan lugares adecuados para dar de mamar (o simplemente queden lejos), te puedes sentar en el suelo. A mí nunca me han llamado la atención pero si lo hicieran, estás en tu derecho de pedir la hoja de reclamaciones.
  4. En las tiendas de deporte también tienen zapatillas para probar, ¡busca el banco para sentarse!

Leche que chorrea:

  1. En lugar de llevar los típicos discos de lactancia, puedes utilizar copas para recoger la leche. Además, esa leche se la puedes dar después a tu bebé.
  2. Lleva un quitamanchas en el bolso. ¡Puede salvarte de alguna que otra situación embarazosa!
  3. Si es posible, guarda en tu lugar de trabajo una muda de sujetador y camiseta, camisa o blusa.

Ante las críticas:

  1. No te las tomes como algo personal y haz oídos sordos.
  2. Si no has podido seguir el punto anterior contraataca con humor: “pasa hambre sí, mira el pobre qué roscas tiene”; “uy, esta tomará pecho hasta con el café, ya verás, sí”; “no, no tengo leche pero me gusta fomentar los vicios, ¿quieres un poquito?”.
  3. Son parte de la cultura nacional. Por otro lado, también encontrarás a personas que te apoyen o te hagan comentarios agradables al verte dar el pecho a un bebé recién nacido o a uno que ya camine.
  4. No tires de información veraz como argumento: ¡no están buscando eso y les va a dar igual!

Y hasta aquí la lista de consejos prácticos sobre lactancia. Espero que te sirvan de ayuda. ¿Conoces alguno más? ¡Ayudémonos unas a otras y déjalo en los comentarios!

Acerca de Monstruua

Madre de dos, esposa de uno. Bloguera, asesora de lactancia y aprendiz de la vida.
Enlace para bookmark : Enlace permanente.

4 comentarios

  1. Puedo amamantar estando embarazada?

    • Hola, Jennie,

      mientras no exista riesgo de aborto según el médico, puedes amamantar durante el embarazo. Probablemente alrededor del 7º mes se retire la leche, con lo cual tu hijo o tu hija puede que se destete… o puede que no y siga mamando aunque no haya leche. Al fin y al cabo, el pecho es más que alimento, como ya sabemos; es consuelo, amor, calor, refugio y es mamá.

      También es posible que te duelan los pezones o te sientas molesta y con deseos de destetar (lo que se conoce como “agitación del amamantamiento”). O quizá no.

      Si quieres saber más sobre el tema, escribí dos textos más al respecto:

      http://laqueospario.com/lactancia-durante-el-embarazo/

      Y en el siguiente enlace, cuento lo que pasó cuando se me retiró la leche durante el embarazo. Mi hija, al final, siguió mamando y mantuve la lactancia en tándem durante 25 meses.

      http://laqueospario.com/la-leche-que-te-han-dao/

      Espero que te haya servido de ayuda. ¡Un abrazo!

  2. Si quieres hacer un pequeño banco de leche para incorporación a la vida laboral, reserva una bandeja del congelador para este fin, si lo usas sólo para eso, evitarás que se ponga antes mala por abrir y cerrar el cajón del congelador para coger otros congelados.
    Yo hice una compra de tarros de cristal de uso alimenticio de varios tamaños del mismo diámetro para poder apilarlos más cómodamente y al ser cristal lavarlo y esterilizarlos con seguridad.
    Una buena idea es sacarte la leche del otro pecho mientras tu bebe está mamando, me parecía que era más rápido ya que tu bebe estimula el otro pecho.
    Mi recomendación es que empieces a hacerlo en cuanto tengas la suficiente leche para sacar y que merezca la pena el tiempo invertido, con bebes muy pequeños que comen muy poco puedes tardar horas para sacar 30 ml gota a gota.
    Si tienes leche acumulada, estarás más tranquila. En mi caso estaba 8 horas fuera de casa y me sacaba la leche una vez en el trabajo (20min), pero no era suficiente para abastecer a mi bebe el tiempo que estaba fuera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *