BLW Evolution

Que esto avanza de semana en semana, señores y señoras, y no de manera progresiva precisamente, ojalá.

Cosas que están pasando:
  • Cogerle el horario a Monstruita para sentarla a comer es difícil: tiene que estar tranquila, sin hambre ni sueño, ni echar de menos el paseo (aunque no lo hayamos dado). A parte de todo esto, tiene que estar de humor. Ahora mismo, sin ir más lejos, acabo de sentarla y de calentar lo que le he hecho esta tarde (parte de mi comida transformada, a saber: “nuggets” caseros de pollo, pimientos verdes, patata, judías verdes y zanahoria cocida). El nugget lo ha chuperreteado durante unos diez minutos. Luego se ha cansado, y ni fruta ni nada, que no le apetecía a la señora. Así que nada, fuera de la trona, y al suelo. Por cierto, hace tiempo que prescindo de los platos, y le sirvo directamente en la bandeja.
Monstruita aún no ha llegado a esto,
pero veréis cuando le salgan los dientes.
    • Si unas veces pasa de la comida, otras parece que no hay mañana. Así que se puede comer un cuarto de pera, un par de gajos de mandarina, o un trozo pequeño de pan. Cuando hace esto, doy palmas con las orejas.
    • El brócoli, de repente, le empezó a provocar vomitonas. Así que lo he dejado para dentro de unas semanitas.
    • El plátano, que antes le encantaba, lleva semanas sin probarlo. Lo coge, como para que yo vea que se ha dado cuenta de que se lo he puesto y existe, y lo suelta con desgana. En cambio, las mandarinas las devora.
    • Tengo que pensar qué comerá al día siguiente y si le voy a introducir un alimento, cuál, y de qué manera.

     

    ¡Quiero esta ensalada pero ya!
    • ¡Estamos comiendo más sano en la familia! Es verdad, ahora comemos más fruta y más verdura. Yo, sobre todo, me pongo tibia de todo lo que se deja. Total, con la lactancia me resulta un triunfo engordar, así que lo hago sin cargo de conciencia alguno.
    • Por las mañanas, su tía le da papilla de cereales. Ni su padre ni ella se atreven mucho con el BLW, y yo no estoy, así que eso, y un bibe con mi leche, es lo que toma en mi ausencia. Al menos, me ahorro el guarreo con la quinoa y el arroz (aunque nos queda el pan y las tortitas de arroz, mucho más limpias). Eso sí, la cuchara la maneja ella (con ayuda, claro). Ella decide cuándo llevársela a la boca. Aún no ha comprendido bien que la cuchara hay que rellenarla, y la rechupetea una y otra vez aunque ya esté vacía.

    ¿Quién dijo que esto del BLW era fácil? ¡Podría pasar!
    • La abuela materna se ha animado con esto del BLW, y ayer le plantó una naranja. Y, oye, que al parecer le gustó y todo, después de un primer momento de desconcierto.
    • La pediatra me mira raro, pero me respeta. Andamos a brazo partido con los percentiles del peso, y eso da para otro post. Ella es de una opinión, y yo de otra. Yo no he estudiado Medicina, pero ya veremos cómo va la cosa. Cuando termine el culebrón, lo contaré (espero que tengamos un final feliz.)
    • Paso de los platos. Olímpicamente. Friego la bandeja de la trona, y le pongo ahí los alimentos. Mucho mejor, dónde va a parar. Además, me ahorro la distracción que suponían los platos para Monstruita.

     

    Venga, chicos, un poquito de relax.
    • Tose bastante menos, y tiende a echar los trozos que no puede masticar hacia afuera. Pero sí, señores, aún no controla del todo bien.
    • Está asomando su primer dientecillo pero, por lo demás, sigue siendo una desdentá. No obstante, su propia abuela ha tenido ocasión de comprobar el poder de sus mandíbulas. 
    • Continuamos confiando en la teta como base principal de alimento. A veces me entra la tentación de los purés, no vamos a engañarnos. Pero cuando veo cómo rechaza el plátano pienso que, si se lo diera en puré con otras frutas, rechazaría el puré entero y no sabría por qué. O cuando veo que no come nada de lo que le he puesto, pienso que me hubiera dado igual un puré, porque no lo hubiera tocado. O cuando vamos por ahí y pienso que me ahorro los potitos de marras, porque puede comer de lo mismo que nosotros (casi. Aún exactamente igual no, pero sí parecido o fácil de adaptar).
    Y estas son las crónicas hasta ahora. Lo pongo también por si alguna madre o algún padre llegan aquí a través de Google, desesperados por algún aspecto del BLW que no habían contemplado, o que les da miedo.
    Monstruo dice que con el BLW he escogido la vía “hard” para alimentar a Monstruita. Yo creo más bien todo lo contrario: para mí es la más fácil. No me veo agobiada haciendo purés de frutas, verduras, carne, todos los días. Y confío en la sabiduría de mis antecesoras, varias de ellas parte de esta tribu 2.0 que me acompaña, que dicen que sus bebés están encantados de la vida comiendo de todo y como los mayores.
    Como regalo, os dejo un vídeo de Hikaru Cho, una artista japonesa que debió de jugar mucho con la comida en su infancia… y con las pinturas 🙂


    Juicy girls from Hikaru Cho on Vimeo.

    19 thoughts on “BLW Evolution

    1. La leche, cuantísimas cosas come ya la señorita monstruíta. En casa ya estamos experimentando y la enana parece que disfruta.
      Yo no creo que sea el hard mode, yo por fin puedo comer tranquila, 4 gajos de mandarina en la bandeja de la trona y está entretenida tiempo de sobra para que yo coma 😀
      Me alucina que no se atragante, de vez en cuando pone cara de china estreñida y con la lengua "to pa fuera". Estoy encantada. Además ahora es show particular a la hora de la comida, tres adultos mirando como la niña se exfolia la cara con un trozo de plátano, nos falta aplaudir!
      Conseguiste los chachibaberos de los suecos para convertir a la niña en una minidexter? Cosa útil el bolsillo! Jajaja

    2. ¿Cuantísimas? Qué va, son 7 meses y medio lo que tiene, y me lo he tomado con tranquilidad.

      Sí, yo también lo veo más relajado que estar yo ahí con el puré haciendo el avioncito de marras (que, por cierto, su padre lo intentó un día, y cerró la boca a cal y canto xD).

      Jajajajajja ¡hale, a disfrutar del espectáculo! Es verdad que al principio te partes :):)

      Uys, sí, conseguí por fin los famosos baberos, y son un inventazo 😀

    3. Jajajajajja al menos te mira el plata no y no lo espachurra como hacia chewy, fina filipina se ponia. Lo mejor la bandeja de la trona y si se limpia facil como la de los suecos mejor que mejor. Sigue asi que quien la sigue la consigue, la padawan bajo de percentil 75 a 50 e incluso un poco menos por esa epoca pero tenienfo en cuenta lo espabilada que estaba y que yo la veia mas feliz que una perdiz ahi seguimos. Desoues volvio a subir, asi que yo no le haria mucho caso tampoco. Ya nos contaras!

    4. No es de los suecos, es heredada, pero estoy encantada igualmente con ella. Sí, yo tampoco la hago mucho caso por eso, porque la veo feliz como un regaliz, y llena de vida, inquieta, curiosa… Como dice Carlos González (a veces, tiene mucha razón, aunque no me guste del todo), si los niños siguieran los percentiles a rajatabla, les compraríamos la ropa hasta los 18, y nos ahorraríamos una pasta :D:D:D:D

    5. Nos apetece mucho empezar!!! pero me temo que la primera vez que me de un susto Mami pasará de BLW y yo ya estaré acojonadilla! Ya lo contaremos…

    6. Yo para darle al peque cosas que al principio no le molan, me siento a su lado y me lo empiezo a comer yo con cara de deleite. Enseguida se abalanza sobre mí y me quita lo que sea para zamparselo él. Podrías probar, igual te funciona jeje..

      La quinoa supongo que ya podrás dejarla en breve, ahora ya puede tomar gluten no? a mí ese momento me cambió la vida, el niño se pirra por los macarrones (los coge él solito de uno en uno) y por el pan.

      Yo estoy encantada de ahorrarme los purés, no sólo por el trabajo de hacerlos, sino porque cuando se deja media pera me la como yo, en cambio un puré de fruta no me lo como ni loca. En general creo que merece la pena el guarreo, aunque depende de cada madre y de cada bebé.

    7. Gracias por compartir tu experiencia con el BLW. Nosotros dentro de poco también tenemos que empezar con la alimentación complementaria. El concepto del BLW me encanta, pero creo que no tengo lo que hay que tener para llevarlo a cabo y al final terminaré haciendo un MLW (Mommy Led Weaning) . Me da una pereza increíble el que manche tanto, y creo que no tendría paciencia para aceptar que un día no quiere comer. También me da pánico que pueda atragantarse (no hemos empezado y ya tengo pesadillas con ello). De momento, y hasta que empecemos en serio con la alimentación complementaria, de vez en cuando le dejo probar alguna fruta para que la chuperetee, pero la sujeto yo, no quiero dejársela a él porque aún no se sienta solo.

    8. No es una via hard para nada…..es una via guarreras jajajajajaja pero a la larga (y no tan larga) es taaaaaan cómodo, lógico y sencillo!!
      Lo de la trona primordial!! Platos?? Y eso que es?? 😛
      Yo ya te lo dije creo, nunca lo hice al 100%, tb le di pures y eso. Pero veo fundamental que conozcan, que prueben, que sientan los trocitos. Si no en seguida los rechazen, y esa si es una vía hard!!

    9. Madre mia me parece un mérito lo del BLW… te lo juro que yo habría perdido la paciencia porque además a mi hija la encantaba espachurrar todo tipo de comida, así que deducí que era que prefería puré jajaja

    10. Esta Monstruita tiene su caracter ehh!!! pero me atrevo a decir a quien habra salido?? Obvio que a la Mamá que tiene su caracter y pensamientos muy propios y no los cambia ni con la doctora, me parece que eres brillante!!
      Sigue con la lucha de los alimentos saludables como las verduras, de seguro ira agarrando el gustito, creo que lo ideal es que nunca se los quites, yo nunca deje de hacerlo y mi Stef come de todo!!

      muchos besitos Genias!!

    11. Bueno, pruebo, pero no funciona mucho. En parte, creo que es por la trona, que aún le queda grande, y no está todo lo cómoda que quisiera, por mucho cojín que le ponga debajo. Y en parte también, por el estado de ánimo en que la pille 🙂

      La quinoa, con la papilla de cereales, paso de ella. Además, en el Mercadona venden unos macarrones sin gluten. Pero vamos, que ya la doy pan. A los macarrones, de momento, no les ha hecho mucho caso. En fin…

      Jeje, eso verdad, yo también me acabo comiendo lo suyo 😀

    12. Lo de la paciencia cuando no come, es porque sé que tengo el colchón de la teta. Durante el primer año, la teta o la leche de fórmula es su principal alimento (no lo digo yo, lo dice la OMS y la AEP).

      En cuanto a lo de los atragantamientos, hice un curso de primeros auxilios. De todos modos, como ya la he visto toser con la teta cuando la he colocado en una mala postura, y he visto que no pasa nada, digamos que eso que me llevo.

      Pero bueno, cada bebé y cada madre tienen que hacer lo que mejor les venga a los dos, eso desde luego 🙂

    13. Jajaja gracias, guapa, y qué bebé no tiene su carácter? 😀

      Sí, sí, no se los voy a quitar, yo seguiré insistiendo. De hecho, la zanahoria le gusta bastante.

    14. Que chulo el video! Yo llego un momento que me compre un calendario familia para planificar y seguir la cuenta de que le habia dado un dia, que tocaba en otro o que introducir despues… porque la cosa se va volviendo un poco crucigrama 🙂 Sobre los percentiles, aqui no le dan mucha importancia y yo tambien creo que la gente e incluso muchos pediatras malinterpretan el tema. El otro dia di con este articulo de la AEP y me encanto, me gusto eso de que relativizaran su importancia: http://enfamilia.aeped.es/edades-etapas/graficas-crecimiento-percentiles Besos!

    15. Bueno, yo procuro no estresarme, pero leches, es que los pediatras lo ponen muy, muy difícil. He vivido situaciones surrealistas con mi pediatra por eso, que algún día contaré 🙂

      Besos!

    16. Lo de ahorrarse el fregoteo de los platos es otra gran ventaja. Aún me parece muy lejano el día en que me vea introduciendo alimentos en la dieta de la bichilla. De momento ¡me paso el día con la teta al aire! ¡Qué sacrificadito es esto de la lactancia a demanda!

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *