Parto

Parto
Llevo queriendo escribir esta entrada casi desde el momento de llegar a casa. Pero los puntos del parto aún molestan, y he preferido tomármelo con calma. Esta entrada es kilométrica, si no os interesan los partos, no la leáis, avisados quedáis 😉

Realmente he tenido un embarazo estupendo, sin apenas molestias (más allá de que el bombo pesase cada vez un poco más), y muy mimada por Monstruo y mi familia en general. Pero llegaba el momento del parto. En la última monitorización, ya me dieron fecha para un parto programado si no nacía antes. ¡Ay, mamá, con lo poco amiga que yo soy de horarios y relojes! ¡Que yo quería que Monstruita naciera por sí misma!
Así que esa semana anduve una media de dos horas diarias. El jueves 22 fui, además, a mi clase de yoga, con 40 semanas+5. Y el viernes por la mañana me levanté con un estupendo dolor de riñones, que achaqué a la clase de yoga: “me he pasado, he debido forzar en algún momento durante la clase de ayer”, pensé.
A eso de las seis de la tarde, se me ocurrió comprobar si los riñones me dolían más cuando me daba una contracción de las, supuestamente, falsas o de Braxton-Hicks. Y coincidía. Y yo no creo en las casualidades.
Así que con más miedo y frikismo que vergüenza, me puse a buscar una app que contara contracciones. Tras probar varias, me quedé con esta, Contraction Timer. Qué bien que vino, no lo podéis ni imaginar.
Total, que comencé a ver que solían durar un minuto de media, y me daban cada 7 minutos más o menos. Vaya, parece que esas iban a ser las de verdad. Avisé a Monstruo, y le dije “tranquilo, que ya sabes que soy primeriza, y esto seguro que va para largo. Búscame de todos modos para ir a hacer la compra contigo”.
Iluuuuuusa soyyy, cuando él llegó a casa, yo prefería no moverme mucho del sofá, así que fue él solo a la compra, y la hizo en tiempo récord (mira que le dije que no había prisa…).
Así que a eso de las ocho de la tarde, estábamos los dos en casa. Nos pusimos la serie de Breaking Bad (subtitulada en inglés para la menda, que si no, no me entero de nada), y el móvil con el Contraction Timer a mano.
Sobre las dos de la madrugada, las contracciones comenzaron a ser cada 4, 5 y 6 minutos más o menos. Monstruo quería irse ya, a lo que le dije “mira, para sufrir en un hospital, mejor sufro en mi sofá, espérate que se den cada 5 minutos de media durante una hora, que acaban de empezar”. Pero nada, que si quieres arroz. Después de ponerse dos jerseys (los nervios, es lo que tienen),  llamó al taxi, que al más puro estilo hollywoodense, nos condujo a toda velocidad por las calles de Madrid. Sí, claro, mis jadeos con las contracciones no tranquilizaban al señor taxista, pero alguien debería haberle dicho que lo de las pelis no sucede exactamente así, y menos con una primeriza.
Parto
Según estaba pasando por la puerta de Urgencias de la Maternidad, estaba rompiendo aguas. “Oiga, mire, vengo porque estoy rompiendo aguas, y creo que estoy de parto”, es una buena presentación en esas circunstancias. Sin perder tiempo, me miraron, comprobaron que, para disgusto mío, solo había dilatado un centímetro, y me llevaron casi directamente a la sala de preparto, ante las miradas envidiosas de otras embarazadas que estaban tan pichis en la sala de espera (sí, sí, no es cosa mía, Monstruo también vio esas miradas. Pero oye, tampoco se las veía con mucha pinta de estar pariendo. Poco les faltaba para estar haciendo ganchillo tranquilamente).
Después, en seguida me pasaron al paritorio, un sitio muy agradable que ya había visto (habían tenido la deferencia de mostrárnoslo en una charla previa sobre la epidural en ese mismo hospital), con ventana a la calle, paredes azules, una cama por habitación… Casi entré pidiendo la epidural. Ea, llamadme cobarde y lo que queráis, pero es que eso duele, leches, y una no se veía muy fuerte, que digamos.
Les pedí que no me pusieran enema (ya me había ocupado yo durante todo el día de visitar el W.C. varias veces). Iba depilada (os lo aconsejo. Puede que no sea necesario, pero a ellos les puede ayudar mucho en ciertas circunstancias. Y por si acaso, mejor que te lo hagas tú a que te rasuren ellos a cuchilla).
Mi marido estuvo presente en todo momento, aún a riesgo de perder los dedos de su mano (tenía un agarradero en la cama, pero nada como poder retorcer sus dedos. Sádica, sí, pero fue circunstancial, lo juro). Me permitieron ponerme en las posturas que me apeteciera, e incluso me aconsejaban algunas para facilitar el parto,
La epidural, una vez puesta, provocó que las contracciones, aunque algo menos dolorosas, se espaciaran. Con lo cual, no hubo más remedio que poner oxitocina (también retrasaron este momento, sabiendo que yo era reacia a ella). La epidural me hizo efecto en el lado derecho, pero no en el izquierdo. Eso significa que, aunque el dolor disminuyó por una parte, también seguía sintiéndolo.
En aquel momento, de dolores y tensión, solo quería que Monstruita saliera rápido, como fuera, que terminara aquello que dolía, esas sensaciones extrañas. Aunque fue bonito y raro notar cómo el cuello del útero se abría (se dilataba, si queréis), con cada contracción.
Parto en el agua
Parto en el agua
Con perspectiva, creo que gracias a que aún sentía esos dolores, esas contracciones, empujé mucho y salió todo más rápido. En aquel momento pensaba en las mujeres valientes que han parido y paren sin epidural, y en cómo las mujeres podíamos desear tener más de un hijo. Sin embargo, en cuanto salió Monstruita y me la pusieron encima (piel con piel, ufffff…) se me olvidó todo. Absolutamente. Puedo decir que me dolía mucho, de manera consciente, pero si os soy sincera, no recuerdo la intensidad ni el tipo de dolor. Qué mágico y sabio es el organismo.
Las clases de preparación al parto, ahora sí puedo confirmar lo que sospechaba, no me sirvieron para prácticamente nada. Los pujos los aprendí gracias a la sabiduría de las matronas de allí (es que en uno de esos, incluso me dio por empujar al revés, qué lástima). Y las respiraciones también, que fueron distintas de las de la preparación al parto. ¿Jadear y respirar rápido? Ni de coña, porque podría marearme. Así que, en la medida de lo posible, respiraba profundo. Y cuando tocaba empujar, aguantaba el aire y adelante.
Cuando ya me decían “empuja, que se le ve la cabeza”, yo pensaba que me estaban vacilando, que era para animarme. Así que cuando añadieron eso de “a ver, tose un poco”, pensé: “sí, claro, la voy a parir a base de un catarro mal puesto”. No funcionó, pero sí era cierto que estaba al salir.
Y con sus 3,420 kg., por fin, salió al mundo Monstruita, 5 horas después de haber llegado al hospital. La matrona que me atendía principalmente, no me hizo episotomía, aunque tuve un pequeño desgarro que tuvo que coserme. Después, le pedí, por curiosidad que me enseñara, si era posible, la placenta y el cordón umbilical, y se esmeró, pidiéndome paciencia mientras la expulsaba y ella se preparaba para coserme. Era curiosidad pura y dura, ¿eh?, que a mí la casquería gore no me va.
Estoy muy contenta con cómo salió el parto, y muy agradecida con el personal que me atendió desde el mismo momento en el que entré, de cómo se portaron conmigo, de cómo me respetaron y de su paciencia (os puedo asegurar que hubo momentos en los que fui especialmente latosa, aunque educada, ¿eh? Siempre imaginé que perdería los nervios en ese momento, pero no o, al menos, no demasiado). Y siguiendo los consejos de Carlos González (no estoy de acuerdo en todo con él, pero en algunas cosas sí), he escrito una nota de agradecimiento al personal del hospital, explicando por qué me gustó que me atendieran allí.
En lo que respecta a la visitas, llamadas de teléfono, papel del padre y lactancia, también tengo muchas cosas que decir. Pero eso lo dejo para otro post…

Acerca de Monstruua

Madre de dos, esposa de uno. Bloguera, asesora de lactancia y aprendiz de la vida.
Enlace para bookmark : Enlace permanente.

26 comentarios

  1. Con mi segundo hijo, estando en casa me puse de parto y dilaté ¡9 cm en una hora! Menos mal que a la primera contracción salimos para el hospital, que si no… Yo sabía que a partir del primero suelen ir más rápido, pero no me esperaba que lo fuera tanto!

  2. Muchas felicidades!!! y me alegro mucho que todo fuera bien y rápido!!! que bien!!!
    te dejo un link de una app que te puede venir muy bien…

    http://www.elmovildemama.com/2013/01/amamantamiento.html

    ahora a disfrutar!!!

  3. Me alegra que todo fuera bien y bastante rápido! Yo también me acorde de esas madres valientes después de pedir la epidural 🙂 No sabia que existían esas apps, interesante. Un besazo y que vaya todo genial ahora con la recuperación y la peque!

  4. Hola Monstrua! yo era de las que no quería epidural porque quería dar a luz como una mujer de verdad (sic). Bien valiente me creía! y de pronto meconio y… cesárea de emergencia. Y cuando me pusieron la epidural comprendí y dejé de juzgar a todas las mujeres que claman por ella 🙂 Muchas felicidades! Qué bueno que tu parto haya salido como esperabas!

  5. Enhorabuena de nuevo!! La verdad que según cuentas para una primeriza 5 horas es un parto rápido. Aunque también te diré que el mio fué más rápido aun y sin epidural. Dilaté de 1 a todo en una hora y poco…ni siquiera pasé por la sala de dilatación, estaba en una habitación porque había roto aguas pero pensaban que iba para largo por ser primeriza. Pedí la epidural pero no dió tiempo, asi que natural y con dolor jejeje. Lo peor no fueron ni las contracciones ni el expulsivo, sino el paseo q me hizo dar la matrona de la planta desde mi habitación hasta la sala de exploraciones estando con contracciones cada 30 segundos…La tia pa matarla!! Como tu dices recuerdo que me dolió pero no recuerdo intensidad ni tipo. Eso si son peores las contracciones que el parto en si. El padre esta celoso eh?? jajaaj. Besos y a disfrutar de la peque!!

  6. Enhotabuena via post!
    Lo has hecho fenomenal!!!!! Un puntazo lo de la app de las contracciones!!!!!
    Y las series!!!! Jajaja!!!
    Dilataste muy rapido aun con oxitocina!!! Para ser primeriza ha estado fenomenal!!!!
    Lo importante es q esteis bien, sobre todo el padre!!!! Jajajja!!
    Un besazo!!!!!
    Lola

  7. Estoy segura que tu cara era mucho más feliz que la de la cacahuetina en la camilla! jajaja.
    A mí siempre me gusta leer vuestros partos. Yo soy de esas que nunca he parido, de hecho la última ginecóloga me dijo que menos mal que había nacido en este siglo porque si llego a hacerlo cien años antes me hubiera muerto (fíjate tú si esa era empática y amable, jajaja)
    La del papá seguro que sí se parecía más a la del señor cacahuete! Eso sí, feos sois un rato, jajaja, menos mal que la hija ha salido preciosa!

  8. Bueno pues al final ¡sólo 5 horas! Qué fácil parece todo desde mi cómoda posición instalada en la semana 9. Muy bien detallado (ni idea del tema de los enemas, la depilación… ¡cuántas cosas hay que preparar!). Por cierto, la foto del parto en el agua ¡muy ilustrativa!

  9. Uf, si me dolió a mí con medio lado 'consciente'…

  10. Ehmmmm… :D:D:D ¡ahí, levantando bandera!

  11. De momento, lo vivo como algo muy natural… es curioso 🙂 Estoy encantada, la verdad.

    Y, bueno, si tuviste cesárea pero luego te recuperaste rápido… ¡qué más se puede pedir! Lo importante es que salisteis las dos bien 🙂

  12. La verdad es que yo sí podía mover la pierna, aunque estaba 'acorchada' y no me fiaba lo más mínimo de apoyarla en el suelo.

    De momento, me estoy acostumbrando bien. La verdad es que poder estar de baja en estos momentos, es un lujo que facilita mucho las cosas 🙂

  13. Gracias 😀 Y no, no me acordé, me dio por acordarme justo de lo contrario: una amiga cuenta siempre que su abuela dio a luz a uno de sus hijos mientra recogía patatas. Y yo en pleno parto, pensaba "venga, si ella ha podido recogiendo patatas, no voy a poder yo estando aquí tirada en una cama, taaaan atendida" 😀

  14. Gracias :):) De momento, parece que sí, que puedo 🙂

  15. Gracias, en ello estamos 🙂

  16. Qué jodía la respuesta. Sí, nevera llena, yo quería ir a comprar para distraerme del dolor, pero fue imposible al final 🙂

  17. Que bonito!!, a mi no me pudieron poner la epidural y duele mucho mucho
    Un besote

  18. El padre bien. Gracias.

    xD

  19. Muy al detalle tu relato!!! Lo bueno fue que pariste y zas un solo dolor. Yo con tanta ilusión lo deseé y al final fue una cesárea de emergencia, a pesar de eso, me recuperé rápido. Uff!! Pesó bastante Mounstrita!! Nuevamente felicidades!!! Te cambia la vida x completo ¿cierto? Luego nos seguirás contando…

  20. A mi la epidural me hizo efecto también solo a mitad, un espectáculo vaya, con una pierna que no podía ni moverla y notando las contraccionacas de oxitocina, pero es cierto, te la ponen encima y da igual todo dolor, es maravilloso 🙂 ¡Felicidades mamamonstrua! Ahora a acostumbrarse a los primeros meses y a disfrutar muchísimo ^^

  21. A que te acordaste, de otras mas blandas que tu, para que te diese fuerzas, ya sabes "si esa ha podido, no voy a poder yo??" jejeje

  22. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

  23. un millon de felicitaciones, preciosa. Me alegro de que todo saliese bien y de que esteis todos los monstruos en casa. mil besos (Casi has relatado mi parto jejeje)

  24. muchas felicidades supermami!!!!!!
    me alegra muchísimo que todo haya ido tan bien!!!!
    y mucho ánimo que tú puedes!

  25. Muy buenas las fotos!!

    Muchassss felicidades!!!!!!! Me alegro que todo fuera bien!!! ahora a cuidarse monstrua madre y mostruita!!

  26. Jajaja, yo entré con ambas con 7 de dilatación. Y con la pequeña, rompí aguas. Fue mi marido el que me llevó a toda leche al hospital, y mi respuesta a la matrona de "que te pasa" fue "he venido a tomarme unas cañas justo en el momento de vuestro cambio de turno, no te jo…". Las embarazadas de la sala de espera me dijeron que caminara, pero no podía, iba perdiendo líquido y me daba miedo que la enana saliera de cabeza :p

    Cuando te dan las contracciones, es cierto que no te apetece ni sentarte, ni levantarte, ay! y pensar que te ibas a ir a comprar, jajaja, por lo menos, la nevera, a tu vuelta a casa, estaba llena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *