Cómo me apaño con dos bebés pequeños

Pues NO me apaño, qué esperabais, ¿que os diera la solución definitiva a vuestros problemas? Con Monstruita con dos años recién cumplidos y Monstruito con cuatro meses bastante es que sé cómo me llamo y no me he dejado la cabeza en el váter la última vez que conseguí ir.
Y no creáis que exagero, qué va, aunque me quejo más de lo que debo porque, qué queréis que os diga, tener la familia aquí (y llevarse bien con ella y que sea maja) es un lujazo.
¿Por qué no comemos crudo? ¡Con lo fácil que es!
Imagen CC de Tambako The Jaguar

  • Pero empecemos por la comida. ¿Qué come una bimadre? En mi caso, lo que pilla. Una pena. Además con el tándem necesito comer como una lima. Ni operación bikini ni gaitas. A veces alguna de las abuelas trae comida y me hace el apaño durante unos días. Para mí es como si se abriera el cielo y una legión de ángeles celestiales bajaran cantando el Aleluya. Por las noches, el padre Monstruo tiene a bien hacernos la cena a Monstruita y a mí. Así que ese turno culinario está salvado también.

  • De dormir mejor nos olvidamos. Monstruita ha aumentado los despertares nocturnos y los de la siesta desde que nació su hermano. Así que aunque Monstruita comienza la noche en su habitación, desde su primer despertar suele terminar en nuestra cama, es decir, una hora después de que yo le haya dejado durmiendo en la suya. Menos mal que Monstruito no me reclama más de tres veces por la noche y no suele desvelarse. Si los astros se alinean y por el día coinciden ambos en brazos de Morfeo, puede que yo duerma veinte minutos. Y esos veinte minutos son para mí como dos horas, palabrita. ¡Qué manera de aprovechar el sueño!

  • Y el paseo, ¿cómo me apaño? Desde el principio me negué rotundamente a comprar un carrito gemelar. Son enormes, aparatosos y yo no me veía con semejante monstruosidad por la calle (por muy Monstrua que sea yo). Así que algunos días viene la abuela a ayudar. Otros, voy a casa de alguna amiga y echamos allí la tarde, lo que se agradece con este invierno tan largo. Y la mayoría de las veces, me enmochilo a Monstruito, cojo su propio carro y Monstruita… ¿va andando? Si aguanta, sí. Si no, le subo y le pongo tumbada en el carro. ¿Por qué no llevo su silla? Porque a veces me ha venido bien el carro para desenmochilar a Monstruito y dejarle ahí.
  • En el parque las soluciones son prácticamente las mismas que en el punto anterior: abuelas o mochila. Pero, siempre hay un pero, aquí cobran importancia los padres, madres y abuelos y abuelas del parque. Es increíble cómo se lanzan a echarme una mano con Monstruita cuando no puedo darle en el columpio, o me ayudan a recoger los juguetes de la arena, o me traen a Monstruita cuando me busca y no me ve porque no recuerda que estoy dando el pecho a Monstruito. Todo ello sin que ni siquiera les tenga que pedir ayuda. No sé si será cosa del barrio pero me hace sentirme la mar de a gusto y segura.

Para todo lo demás, voy a trancas y barrancas. Así que cualquier consejo es bienvenido. Me voy, que uno de los dos está llorando (otra vez).

12 thoughts on “Cómo me apaño con dos bebés pequeños

  1. Yo sí esperaba una solución brillante jaja! Qué ingenua soy, si yo voy de bólido con la mayor más mayor, no me sorprende que tu estés así con dos niños tan pequeños. Pero no desesperes, crecen muy rápido y pronto Monstruita te echará una mano 🙂

  2. jajaja, yo pensaba que me ibas a dar la solución milagrosa que yo no encontre. Las mias se llevan dos años clavados…y solo te puedo decir que…nada, que lo has descrito perfecto. Me he visto a mi misma hace unos añitos. Yo no compre un gemelar ni carro doble ni nada tampoco…aunque alguna vez lo eche en falta porque la mayor no aguantaba ni 5 minutos a pie. Pero si me compre uno de esos coches Chicco que son desde 0 meses…asi servia para las dos (pero muchas veces termino la mayor en brazos y la pequeña en el coche) Que suerte esas comidas de la abuela. Yo me hubiera quedado en el chasis sino

  3. Ay, creo que me estoy haciendo vieja, ya comienzo a no verme con un bebé en casa. Ahora que me he vuelto "cómoda", eso de dormir de un tirón (por las niñas, porque si es por los ronquidos, esos me despiertan unas cuantas veces), pero leo que vas muy bien, te organizas bastante bien, y esos 20 minutos que puedes arañar al día para dormir, qué buenos son!

  4. Tú puedes! Mi único consejo es que relativices mucho. Que reduzcas velocidad y actúes como si te acabaras de fumar un porro, sonrisa incluida!! 😀

    Yo a la peque la llevaba siempre en el fular, y la silla de paseo la del mayor, que no aguantaba ni un minuto andando. Nora me lo puso muy fácil al principio, en la calle era tranquilísima y tampoco se despertaba mucho por la noche. En cambio su hermano sí, y hacía exactamente lo que tu monstruita. Al final nuestra solución fue que el papá durmiera con él y yo con la peque. Y así seguimos! 😀
    Mucho ánimo!

  5. Ay amiga como te entiendo! Ya sabes que los míos se llevan 13 meses y medio así que se perfectamente por lo que estás pasando, y encima en Suiza sin abuelas imagínate! Sudor y lágrimas me cuesta todo. Un beso!

  6. Mounstra.
    Mis respetos, yo con uno voy… aunque claro sin nada de ayuda en Suiza también… Y aunque algunos días nos planteamos ir por el segundo… no sé…

  7. No sabes cómo te entiendo. Los míos se llevan dos años y un mes. Bichito mayor es un auténtico torbellino y además ninguno de los dos duerme muy bien. Esta noche a sido horrible 🙁 , he estado yo Solita y con Bichito chico malo. Pero ya os contaré, ahora nos vamos al mèdico…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *