Baby Led Weaning con 13 meses

La verdad es que tengo poco que añadir. Sin embargo, supongo que mi falta de experiencia con purés, hace que no termine de comprender los comentarios que, bienintencionadamente, hacen las abuelas.
Por ejemplo, un día Monstruita se zampó unas cucharadas de sopa y una croqueta entera. Después comenzó a hacer “el parabrisas” (barrer la bandeja de la trona con el brazo), lo que es señal inequívoca de que no quiere más (y si se lo pones, gracias al parabrisas sale volando). Para mí, que la veo comer todos los días, eso es una barbaridad. Pero para su abuela, no parecía ser suficiente y aún decía “dale un poco de tortilla, o un poco de yogur”. ¡Pero, mujer, que ha comido un montón! Le ofrecí, para que viera, y Monstruita, efectivamente, no quería más.
Monstruita no tardará mucho en profesionalizarse a este nivel.
Grande Mike Bonales.
Con su otra abuela y otro día, Monstruita devoró garbanzos y un cacho de morcilla. La abuela no parecía estar conforme, y le pregunté: “¿No te parece suficiente? ¿Qué más quieres que coma?”, a lo que respondió presta: “¡Pues otro trozo de morcilla!” Pero Monstruita ya había tomado lo que necesitaba y ella lo sabía, su cuerpo lo sabía.
Monstruita come bastante bien en dos de las tres comidas diarias. Por lo cual, no considero necesario ofrecerle comida una cuarta vez. Aunque si vamos a por el pan, siempre le doy un trocito (como yo tengo esa costumbre, también se lo ofrezco a ella).
A veces desayuna una torta entera de arroz, otras no llega a media. A veces un poco de galleta, y otras casi nada.
La pasta y las legumbres le encantan. Puede tomar unas 8 o 10 cucharadas de postre llenas de lentejas. O unos 10 macarrones. Por poner una cifra, porque lo cierto es que no lo he contabilizado. Después, la fruta la suele agradecer y roe pera, manzana, naranja, ciruela… Lo que toque, excepto plátano, que últimamente lo único que le gusta de esa fruta es la cáscara.
Le ofrezco carne o pescado en la comida o la cena, junto con arroz o quinoa o patatas fritas (ya no quiere patata cocida. Así que las fritas se las ofrezco una vez a la semana, más o menos y caseras, claro). Si suponemos que la carne es pollo, por ejemplo, aproximadamente se toma el equivalente a una albóndiga pequeña. Albóndigas también come, claro, y si come dos, ya es mucho.
Nemo no es tan majo, ¿no?
La verdura a veces acompaña a alguno de los platos y, al igual que el resto de los alimentos, a veces la quiere y a veces no.
Es cierto que tiene sus preferencias, lo que no quita para que yo le siga ofreciendo de todo. Por ejemplo, el gallo y el bonito pierden por goleada ante la merluza y el bacalao.
¿Por qué escribo este post? Porque lo que para una persona puede parecer poco, para mí es mucho, sobre todo conociendo la cantidad de comida que maneja Monstruita. A pesar del alarmismo de la pediatra, Monstruita continúa en sus percentiles, cogiendo peso y altura de un mes a otro y no ha enfermado nunca prácticamente desde que nació (y que siga así).
Disfruta con la comida, no le teme a la trona y sabe lo que le sienta bien y lo que no, porque puede elegir. El método sigue siendo bastante guarro, pero cuando salimos a comer fuera, la gente suele alucinar con “lo bien que come” y lo tranquila que está a la mesa. No sé cómo será el día de mañana pero, hoy por hoy, Monstruita come bastante mejor que su padre, y que yo cuando tenía su edad.
Creo que el secreto, además de ofrecerle los alimentos por separado, es respetar su ritmo y no obligarla a comer si no quiere más o no quiere de un alimento determinado. Además, he tenido que aprender a interpretar un nuevo tipo de llanto: el llanto por hambre; está quejicosa sin razón, le pongo a la teta y sigue igual. Le siento a comer a la trona, y se le pasa. De lo que se deduce que siente hambre y que la teta no le llena el estomágo, al contrario de lo que piensan algunos.
¡Ellos vienen con instrucciones! Solo hay que pararse a escucharlas y querer entenderlas.

20 thoughts on “Baby Led Weaning con 13 meses

  1. Ahoooraaa, no se qué pasaba antes…. en fin, para las abuelas, por norma general, nunca es bastante comida…
    Mi hija come que da miedo, de hecho, a veces dejo de darle porque de verdad es pozo sin fondo. Por poner un ejemplo, se come un filete de pechuga empanada (grandecico eh?), con sus patatas fritas o cocidas, su pan, su trozo de plátano y su teta. Pero es que al par de horas ya te dice que la merienda….

  2. Así es. Debo decir que coquito suele comer bien. Ya medio maneja la cuchara y se toma con ayuda un puré cuando toca. Se apañan con las manos para comer el resto… Croquetas, albóndigas…. Todo. Pero la verdura debe ir escondida o en. Puré porque ella sola no la come…
    Hay día Q come mucho y otros que casi nada…. Es así. Pero prefiero el blw

  3. Enhorabuena por haberlo conseguido a la primera! Yo ahora lo hago como tu, pero ya te dije que a la mayor la freí a purés, porque no conocía el BLW. No creo que tengan nada malo, pero ya he aprendido que no son tan necesarios. Y comparando, el pequeño come mucho mejor, más sano y variado que su hermana…
    Es normal que la gente piense que comen poco, pero es que sus mini estómagos no son como los de un adulto.

  4. Nosotras seguimos con un BLW a medida… Judith come pures al mediodia … y cena "como nosotras" … también usa el metodo parabrisas jejejeje! Mi señora siempre dice que necesitamos un pollo para que se coma todo lo que cae, y las abuelas… todas son parecidas por lo que veo!

  5. Está claro que nadie mejor que tú sabrá cuándo no quiere más o cuándo si…
    Las abuelas nunca tienen suficiente jeje Me alegro de que os arregléis tan bien 🙂 un besote!

  6. Ains, yo a Monstruita aún no la he dejado los cubiertos, ¡tendré que empezar!

    La verdura depende. Ella las judías verdes rehogadas sí. Lo demás… no suele. En fin, paciencia.

  7. Gracias, maja, en parte es por el mundo 2.0. Yo al principio lo veía una "modernez" más. Pero después de lo mal que lo pasó mi madre conmigo, yo tenía muy claro que quería evitar eso a toda costa.

    Me alegra eso que dices porque, las que podéis comparar, me reafirmais en que esto es bueno 🙂

  8. Bueno, pero andáis en ello. Monstruita es que ya ni siquiera quiere puré ni papillas! Es más, el otro día le intenté dar gazpacho con cuchara, y dijo que nones, que del vaso, o nada. Manda narices.

    Lo de las abuelas sí, espérate que nos toque a nosotras 😀

  9. Ahora sí, parece que nos vamos arreglando, pero el camino al principio no es fácil, por todas las dudas, inseguridades y presiones externas (abuelas, padre, pediatras) que existen.

  10. "Peazo" metabolismo eficiente que tiene Monstruita. A esas edades la mía comía una porción de adulto de desayuno y un plato 2/3 el tamaño de los nuestros en la comida y la cena. Era como una aspiradora.

    En la guardería suelen comen mejor que en casa (recuerdo el caso de una vecina que llegó a meter a la hija media jornada sólo por eso) y creo que ese es parte del secreto: que ahí se distraen, están a su aire y nadie les estresa.

  11. Fue toda una iluminación cuando descubrí que lo que realmente quería un día que estaba insoportable era desayunar! Lo que tu dices, la teta no bastaba, queria su minivasito de leche con colacao y sus galletas. Creo que seguir el Blw, a mi manera, ha sido una de lad menos decisiones que hemos tomado. 🙂

  12. Bueno, yo la dejo a su aire totalmente, porque yo como a la vez que ella y me gusta estar tranquila.

    Lo de metabolismo eficiente… digamos que es de poco comer. Pero con lo que come, le vale, así que la dejo 🙂

  13. Estoy de acuerdo en lo que dices, no por meterles más comida van a estar mejor, y ellos saben, como nosotros cuando somos adultos, la cantidad de hambre que tienen en un determinado momento.

  14. Yo me desespero cuando se ponen en plan, un poquito más. ¿¿pero por qué??
    Yo considero que la beba como bien y mucho (seguro que triturado le "meterían" más cantidad, pero prefiero que aprenda) aunque nunca les parece suficiente. Además cuando tiene hambre se le nota una pasada. Yo estoy contenta con ir comiendo así. Me hace gracia cuando la gente se sorprende tanto, parece que lo normal sea una batalla campal para comer… besos!

  15. Tienes razón, a mí también me hace gracia cuando la gente se sorprende tanto. En mi caso, como es la primera, no puedo comparar, y para mí es lo natural 🙂

    Además, como tú dices, cuando tiene hambre, se le nota un montón!!

  16. Claro, pero como aquí la costumbre es cebarles, pues hale, alegría. Además como aquí somos de percentil bajo, con más razón, ¡a cebar pa' la matanza! Ains qué paciencia…

  17. Jajajaj ya te digo. Y yo con el segundo o segunda, pienso repetir (si no surgen dificultades imprevistas que lo impidan) 🙂 Estoy más que contenta con los resultados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *