Ser madre y la confianza

Una se pasa la vida aprendiendo a confiar. Pero el constructo de ser madre y la confianza pertenece a otro ámbito.
De pequeña, confías en tus padres, en tus maestros, incluso aprendes a confiar en el médico. Según vas creciendo, aprendes a confiar en los amigos, en el novio (sí, el capullo aquel que luego se fue con tu mejor amiga, en la que confiabas a ciegas), en el jefe, en el político al que votas, en el presidente de la comunidad de vecinos, e incluso en el camarero (sí, a pesar de todas las historias truculentas que circulan sobre lo que pasa si tratas mal a un camarero).
Aprendes que existen confianzas que funcionan y confianzas que más vale que no las hubieras conocido. Pero continúas prestando confianzas porque encerrarse en una misma no sirve para nada y, además, es un rollo de vida.
Pero entonces te haces madre. Es decir, tienes a una personita que depende totalmente de ti y con las que no puedes utilizar los medios habituales para comunicarte: lo primero es el contacto, los abrazos, el significado de las palabras pasa a un segundo plano, y te toca aprender a interpretar y leer entre líneas. Esto no sería problema porque dicen que la mayoría de las mujeres somos expertas en eso pero… es un bebé y no tienes mucha práctica con este tipo de persona.
Y aquí, amiga, es donde descubres que ser madre y la confianza no siempre van unidas. Que si has confiado en políticos, camareros o el novio que te dejó por tu mejor amiga, ¿cómo no vas a confiar en tu propio hijo o en tu propia hija? Todo tu entorno te bombardea con mensajes para que no lo hagas, principalmente si eres primeriza: “no sabes”, “así no”, “necesita esto, que no te enteras”, “de toda la vida se ha hecho así y no así”, “te está manipulando”, “así lo malcrías”.

Te tambaleas pero eres la madre, tienes el poder y, por enésima vez en tu vida decides probar eso de la confianza otra vez pero, esta vez, con tu bebé.

Ser madre y la confianza en tus conocimientos sobre tu bebé
Ser madre y la confianza al aire
Imagen CC de *Nom&Malc
Eres la mayor experta en tu hijo o en tu hija. Obviamente, en caso de enfermedad le corresponde al /a la pediatra comprobar qué pasa. Pero si no, tú sabes mejor que nadie si tiene frío, calor, si tiene sueño, si quiere más fiesta o quiere descansar, si tiene hambre o simplemente le apetecen mimos.
Así que a pesar de que los consejos bienintencionados te lluevan, hazte caso y fíate de ti, tú sabes qué necesita tu bebé en ese momento.


Confianza en que el bebé sabe cuánto y cuándo comer

Ser madre y la confianza peso
Hay quien no se fía nunca y se busca las mañas para pesar a la criatura.
Imagen CC Trust for Africas Orphans

Si le das teta te toca fiarte sí o sí porque no ves lo que traga ni puedes medirlo. Si le das leche de fórmula y un día no quiere tanto como el día anterior, confía en que es eso lo que necesita y no más. Sabes que otros días tomará mucho más.

Con la alimentación complementaria pasa lo mismo: unos días comerá más que tú y otros no comerá prácticamente nada. Paciencia, y confianza que todo pasa. O, por lo menos, es lo que yo me repito como un mantra y al final, tengo razón.

Otras veces, simplemente, al bebé no le interesa el horario de comidas que sueles seguir. A veces pasa, pero suele ser temporal, al menos en mi caso.

Confianza en que puedes hacerlo
Ser madre y la confianza gato
Este gato realmente no tiene ninguna confianza en poder domesticar a la bebé.
Yo tampoco la tendría.
Imagen CC de Andy Carvin

Cuando ya llevas un tiempecillo de madre te das cuenta de que sí, de que puedes hacerlo y además, parece que no se te da mal del todo.

No obstante continúan existiendo momentos en los que parece que la situación te supera. Son normales y, como todas sabemos, lo pasaremos sí o sí. Así que mejor si intentamos que sea del mejor talante posible, ganaremos todos (y como dice un refrán español, el que se pica, ajos come).

Confianza en que el bebé puede hacerlo
Ser madre y la confianza bebe piano
Mozart seguro que empezó así, aún con el miedo de los padres a que se cargara el piano.
Imagen CC de Nate

¿Cuántas veces nos ha sorprendido el bebé con algo inesperado que creíamos fuera de su alcance o de su comprensión?

Quizá incluso no lo consiga en ese instante, pero sí en unos días. Así potencia el ser madre y la confianza que deja que se pringue con la cuchara cuando coma yogur, o que intenté por sí mismo trepar a unos columpios que parecen demasiado grandes para él/ella. Todos necesitamos práctica hasta conseguir aprender lo que nos proponemos y ellos no son menos.

———-

Se me pasan por alto unas cuantas “confianzas” más, estoy segura. Pero esta aptitud es una de las que más me ha costado al convertirme en madre y aún me cuesta mantener.

Acerca de Monstruua

Madre de dos, esposa de uno. Bloguera, asesora de lactancia y aprendiz de la vida.
Enlace para bookmark : Enlace permanente.

8 comentarios

  1. Es difícil pero hay que tener cantidades de confianza. Yo confío bastante aunque X dentro a veces me tire de los pelos, o me arrepienta. Ellos son muy listos aunque no lo aparenten!

  2. A mí me acusan de confiar demasiado en las capacidades de mi bichilla. Yo soy muy de dejarla y que se autogestione ella para todo: con la teta, con la comida, si se atraganta, si se cae, si trata de caminar sin apoyo… Y la gente me ve como una loca despreocupada que hace lo que sea por tal de no mover el culo en su ayuda.

  3. Me gusta! Es dificil confiar como padres muchas veces, porque da consejos to quisqui jejeje y dudamos….es normal! Pero si, podemos hacerlo 🙂 y nuestros peques tb

  4. Me ha gustado muchísmo!! creo que estoy contigo en cada línea que escribes sobre la confianza con nuestros hijos!
    un beso

  5. Muy buen post, invita a la reflexión. Un besazo!

  6. Bueno, también es que por tus tierras tienes menos contacto con la humanidad! A mí me las siguen dando todas en el mismo lado pero bueno, quien no arriesga, no gana.

    Uf, a mí también me cuesta mucho la confianza en el bebé, como he dicho. Pero… ¡ni se me había ocurrido pensar en el futuro! ¡Miedo me da!

  7. Interesante esta visión de la confianza… Sé que no es la idea del post pero me he quedado un rato pensando un rato en quién confío yo y cuál es el grado de confianza, y creo que cada vez me fio menos de la gente. Triste, lo sé.
    Respecto a la confianza en el bebé, admito que es una de las cosas que mas me ha costado (y me cuesta) de la maternidad.
    Y de cara al futuro, imagino que habrá que confiar también en los hijos para que tomen sus decisiones, elijan a sus amigos, su pareja, etc, y eso hará que en comparación criar un bebé nos parezca chupao 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *