Dormir a mi bebé

Monstruita se sigue despertando por la noche con su casi dos años de vida. Si bien, son dos o tres veces, y tras cinco minutos de teta vuelve a conciliar el sueño. Con la llegada de su hermano parece como si el foco de atención se hubiera centrado más aún en esos despertares. Lo cierto es que, tras un primer mes en el que se despertaba cada hora, ha retomado su ritmo de sueño anterior.
Los despertares es una de las cosas que más puede agotarme pero ahora que puedo comparar, es cierto que ella ha evolucionado mucho en ese sentido.
Con Monstruito me planteo si podría existir alguna forma alternativa para que él conciliara el sueño y no dependiera solo de mí. Y mira por dónde, el número de este mes de la revista Edúkame habla de eso.
Material que viene con la revista Edúkame de este mes
Ahí no solo compruebo que no lo he estado haciendo tan mal, sino que existen otras maneras para ayudarle a conciliar el sueño. Además, explican la evolución del sueño de los bebés e incluso también viene con un libro de 52 páginas con su propio método para dormir. Sobra decir que este método es respetuoso con el desarrollo del niño y que no tiene nada que ver con ese otro que se centra en los deseos de los padres y que pasa por alto las necesidades del hijo.
Algunas páginas del cuento
Como siempre viene con un póster y un cuento relacionándolos con la temática del mes. También proponen un póster con consejos donde podrá participar el niño e ir viendo sus progresos. Ojo, no se centra simplemente en que el niño duerma bien o no, sino que tiene en cuenta si el niño se esfuerza o conductas como el que “llame a sus padres en voz baja” en lugar de gritando.
Aquí tenemos también la portada del libro
También explican cómo pasar al bebé a la cuna. En mi caso, Monstruita pasó directamente a su cama  con 15 meses. La cama, al estar en el suelo, le daba toda la independencia que necesitaba para levantarse y avisarnos por la noche… ¡o incluso para irse ella sola cuando era la hora de dormir! (Matización: He dicho que se iba sola a la cama pero no que se durmiera sola, tampoco os vayáis a pensar que los milagros existen).

¡Ah, se me olvidaba! También viene con un material de escucha emocional para poder conectar con el niño emocionalmente y ayudarle mejor.

Si os interesa este número, recordad que podéis probar gratis la revista si queréis.

Acerca de Monstruua

Madre de dos, esposa de uno. Bloguera, asesora de lactancia y aprendiz de la vida.
Enlace para bookmark : Enlace permanente.

2 comentarios

  1. Cada uno duerme como duerme…….es así. Pero si, que se despierten mucho es matador. Guisante también está durmiendo peor desde la hermana….bueno peor no. Pero diferente, más nerviosa.

  2. Lo cierto es que los bebés duermen como deben dormir, somos nosotros que no nos habituamos a su tipo de sueño, pero es su característica para ir aprendiendo el sueño adulto. Aunque es muy cansado! Cómo haces con dos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *