4 comentarios

  1. Sí, mejor a reírse, porque lo de tirarse por una ventana tampoco iba a servir de mucho 🙂

    Besos

  2. La verdad es que lo que has contado me ha pasado taaaaantas veces y en situacines diferentes…. es todo taaan complicado….claro que si hubiese menos incompetentes por el mundo todo seria mas facil. La de tiempo que se pierde. En fin a reirse

  3. Madre mía, ya veo que a todo hay quien gane… Y lo de los papeleos de después, voy a ver si puedo ir adelantando algo, porque esto es infernal.

    Besos!

  4. Ay… la burocracia… yo estuve currando hasta la semana 37 y algo… y todo porque tuve una hemorragia enorme, y empecé con contracciones y a borrar el cuello del útero, y el médico me dijo que mejor me quedase en casita (Olivia nació en la 39 finally), que si no, me veo pariendo en esta empresa mía. Aún así, cuando le traje el papel a mi jefe mucha gracia no le hizo. Creo que le hacía ilu atenderme en el parto… en fin…
    Los papeleos de después del nacimiento son un verdadero coñazo. En mi caso elpadredelacriatura, muy diligentemente, los hizo casi todos… menos inscribirla en el registro, que como somos unos arrejuntaos, tuvimos que ir los dos (?¿).
    Ánimo… aprovecha la baja para descansar, que esto ya está a punto!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.