Yoga

Yoga for two: Philly Gino
Resulta que mi douLa (la ‘L’ mayúsucula es porque está en prácticas, se la he puesto cariñosamente), sacó un tiempo no sé muy bien de dónde (¡es increíble cómo le cunde!) para venir el viernes a hablar un ratillo conmigo. Más adelante, en algún post explicaré qué es una doula, y cómo llegó a mí.
El caso es que, charlando de todo un poco, tocamos el tema del yoga y del pilates para embarazadas. Es una idea que se me había pasado por la mente, pero que no terminaba de cuajar: eso de que se unan al club de los “Sableadores de Embarazadas” así, por la cara, en muchos de los centros de yoga, me viene mal.
Así que le di algunas vueltas más el fin de semana, miré por internet, y encontré varios sitios que podrían venirme bien por horario o por situación, con precios decentes y no discriminatorios para embarazadas (o… en fin, no demasiado). Escribí a cinco, me contestaron cuatro… y me decidí por uno de esos cuatro. Llamé, y ya tengo cita para mañana.

En el centro al que iré, me ofrecían una clase de prueba pero… qué quieres que te diga, en una clase no se ve mucho. En un mes, sí. Así que le dije que nada de pruebas, y que yo iba el mes, y luego ya veríamos. Me habló de un yoga tranquilo, en contraposición a un yoga más “movido”. Pero nadando dos mil metros cuando voy a la piscina, la tranquilidad no es algo que yo busque a priori, sino que me haga sentirme mejor, corregir mi postura y la que está por venir, y demás historias asociadas.
En fin, con lo dura y poco flexible que soy, me veo rompiéndome por cinco sitios distintos, una fiesta de luz y color. Mañana lo comprobaremos.

3 thoughts on “Yoga

  1. Yo no hice yoga para embarazadas (con un trabajo de mas de 10 horas, el yoga o cualquier cosa, era impensable), pero mi hermana si, y estaba encantada.
    Seguro que la Monstruita y tu os beneficiais un monton.
    Me mola también lo de la doula. Mucho. A mi me hubiese encantado haber tenido una… mas que para el parto, para el postparto, que lo pasé fatal, y sentirme entendida y apoyada por alguien que controla el tema, me hubiese servido de gran ayuda… me lo anoto para siguientes embarazos 😉

  2. La verdad es que tiene muy buena pinta, sobre todo para compensar también cosas que no trabajo tanto cuando nado (como son los estiramientos, o tonificar otros músculos).

    Lo de la doula, es un regalo inesperado por su parte… ¡y bienvenido sea! Tomo nota para lo del postparto, que pienso aprovecharlo 🙂

    Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *