Nanas en el embarazo

nanas

Ready to Rock, de Corey Christensen Que Monstruita aumente la fuerza de sus patadas a los siete meses, es normal. Que además coincidan bastante cuando voy a intentar dormir, también. Esa «normalidad» no quita para que la nena me toque las narices y consiga que me devane los sesos intentando averiguar… Sigue leyendo aquí