Porno para mamás. Aquí, una aludida.

¿A qué mamás se refieren?
Después de estar buscando en Google y habiendo leído, por lo menos, aquí, aquí y aquí, sigo diciéndole a mi libido (Ms. Libido de ahora en adelante): “¿ves, tontorrona? ¡Tienes que adaptarte a tu nuevo estado!
Ese amor de madre, que no muera.
Foto: Lindsay
Porque, yo confieso, mi soporte de ebooks tiene un apartado especial erótico-festivo. Que una, además de madre y esposa amantísima, sigue siendo un ser sexuado y a veces le apetece leer cosas distintas. Allí están obras como El Decamerón, Lolita, los Diarios de Anais Nin, El Amante, Justine o Los Infortunios de la Virtud… e intenté colar a 50 Sombras de Grey también. Pero nada, oye, será que soy clasicota (aunque no todos los nombrados me gustaron, todo hay que decirlo, pero por otros motivos).
Se supone que 50 Sombras de Grey es una de esos libros pertenecientes a algo que han dado en llamar “porno para mamás”. Soy mamá, y leo porno (entre otras cosas, ¿eh?), ¡Ms. Libido, que estoy en el target! ¡Espabila, maja, y aprecia lo que escriben especialmente para ti!
Pero comienzo la trilogía y no soy capaz de terminarla. Ms. Libido no acompaña. Cada vez que enciendo mi lector con 50 Sombras…, Ms. Líbido se apaga. No sé si será porque la obra chorrea miel y azúcar, si porque la historia me suena (Pretty Woman, o hasta a la propia Cenicienta, si tuviera versión porno), si porque son demasiado falsos y evidentes los sentimientos de las lectoras que la autora quiere manejar a su antojo, o si porque es machista a más no poder, pero teñida de modernidad guay (¡hey, que la prota tiene una carrera y es “inteligente”!)
Señora-mamá que va a leer corriendo 50 Sombras de Grey
Foto: runran
Ms. Líbido, guapa, ¡reacciona! Te lo voy a explicar de otra manera, a ver si así lo entiendes: perteneces a una mujer casada, que ha tenido una hija. O sea, que se supone que tu vida es aburridísima y monótona, y que todo ello te impulsa a leerte cualquier mierda panfleto que caiga en tus manos, y que lo disfrutes a más no poder. Que da igual si eras de las que huían de best-sellers venidos a más, o si llevabas toda la vida leyendo y te habías hecho con cierto criterio. ¡Que no, mujer, que no! ¡Que ahora tienes a Monstruita, y eso te convierte automática y rápidamente en un cacho de carne con un cerebro apollardao apolillado! Reconócelo, lo más interesante que te ha pasado últimamente es que se confundieran al darte las vueltas al comprar el pan. Y lo más largo y emotivo que te has leído, la etiqueta con los ingredientes del pan de molde.
¿Historias con argumentos originales y personajes trabajados? ¡Eso quedó atrás, querida mía! Como en la moda, debes adecuar la ropa que llevas a tu edad. Es decir, que ahora deberías buscar historias facilonas con tramas y personajes más facilones aún, ¡porque no te da la vida! Tus neuronas se redujeron drásticamente en el parto, y va a más, ¿es que no te das cuenta?
Esto sí que es porno del bueno.
Foto: Lindsay
Porque no puede ser que un montón de señores de editoriales importantes lo sepan, y tú no, Ms. Libido. Así que yo, por mí parte, creo que voy a tomar una decisión drástica: me convertiré en un ser asexuado mientras tú no reacciones ante la literatura (sí, sí, ¡la he llamado literatura, qué me dices a eso, listilla!) más conveniente para ti.
¡Ah! ¿Me amenazas? ¿Que si sigo leyendo eso, me convertiré en asexuada de todos modos? Muy bien, el duelo ha empezado. Será posible…

25 thoughts on “Porno para mamás. Aquí, una aludida.

  1. jajajajajaja… Que grande el post! Yo reconozco, y no me da vergüenza, que también intenté leerme la trilogia dichosa. Pero no pase del primero, era superior a mis fuerzas, ni la curiosidad innata que me caracteriza hizo por donde, ni mucho menos mi libido, que se ve que estaba de vacaciones por esas fechas.
    De todos modos, yo hubiera ido a verla al cine si el prota hubiera sido otro, el Ian de "Cronicas Vampiricas" o Erik de "True Blood"… Aunque solo hubiera sido por alegrarme un poco la vista, jejeje

  2. Nooooooooooo! no le hagas eso a Ms. Libido, si no le gusta no la tortures, no es su culpa.

    Yo ni he intentado empezarlo, una amiga con la que comparto gustos lo intentó y no consiguió terminarlo así que ya me ahorró el esfuerzo.

  3. Yo ya te he dicho que la leí entera, pero en mi defensa, estaba embarazada del pequeño, mi marido no me dejaba hacer nada y me aburría. Ahora ya no recuerdo lo que es aburrirse y hace año y medio que no leo apenas, lo echo de menos 🙂

  4. El libro no te habrá gustado, pero al final consiguió ponerte "caliente".
    Supongo que ya habrás oído que se basa en ese otro gran clásico de la literatura universal que es la saga Crepúsculo. Ni la autora creyó que era publicable.
    No leí el libro, pero sí esto, que está mucho mejor: http://normajeanmagazine.com/2012/12/blogueamos-en-directo-nuestra-lectura-de-50-sombras-de-grey/
    El porno para mamás es el equivalente postmoderno de Corín Tellado o Danielle Steel. Al menos con esa etiqueta nos ahorramos que una profesora de Literatura tan entusiasta y lela como la que yo tenía lo ponga en su lista de lecturas esenciales como casi consiguió con Flores en el Ático.

  5. leí la primera de crepúsculo y la acabé solo porque no dejo un libro a medias, pero qué tortura! así que cuando vi las sombras pensé que definitivamente no era para mí, y cuando leí un párrafo en una tienda en medio de una espera aeroportuaria me dio un parrús

    habiendo tantas opciones en este rubro… kikiki

  6. Pues yo me leí crepúsculo y dejó de gustarme cuando llegó el sexo. A Rey ni me lo planteé cuando me lo recomendaron encarecidamente la chica que limpia en casa y una amiga con dos carreras y chorro cientos idiomas. De momento, me quedo con Las edades de Lulú, que fue la primera que leí, y cualquier cosa de Carlos Sale, que es novela negra pero se pasan el día darle que te pego.

  7. Jajaja q entradón!! Pues te diré q yo si los lei, y q la protagonista me cae peor q él mismo. No entiendo como se hicieron tan famosos. Tal vez antes nunca mas de una había leído porno.. Quién sabe!? Pero los hay mejores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *