No me creo lo de las madres arrepentidas

Madres arrepentidas

 

Después de “la maternidad/lactancia es maravillosa” llega “mi vida es una mierda, oh Dios, por qué tengo hijos” por las madres arrepentidas, que vende mucho más, dónde va a parar.

La maternidad es dura y es maravillosa. Sin embargo, antes de tener criaturas está bien pensarlo un poco y tal. Si quieres algo que no incordie demasiado en tu vida vete al bazar de la esquina y cómprate un jarrón, que son baratos y molestan poco. No me vale eso de que te vaya a dejar tu marido si no tienes hijos o que procrear sea lo que se espera de ti. Hace un par de siglos o en regiones ajenas al primer mundo es posible que no tuvieras más opciones pero no es aquí, no es ahora.

Ah, que sí que pensaste aquello de tener descendencia pero no te esperabas esta dependencia de ti 24/7 de un moco (o varios)... ¡Bienvenida al mundo de la crianza! Lamento decepcionarte pero la solución a esta “tortura” no pasa por fustigarte como madre arrepentida y desear no haber tenido el churumbel durante todo el tiempo que te toque hacerte cargo de él. Tampoco pasa por maldecir tu suerte hasta el final de tus días. ¿Qué tal si intentas meter a tu hijo en tu camino para realizarte como persona en lugar de apartarlo? No va a ser menos duro pertenecer a las madres arrepentidas pero puede que lo lleves mejor.

Es cierto que yo he tenido suerte porque antes de tener hijos no esperaba, ni remotamente, que la maternidad me fuera a llenar tanto. Y porque llegó un momento en que los viajes, los hobbies, el ocio, el trabajo y el deporte dejaron de aportarme tanto: faltaba algo.

De todos modos, aún con la “mala suerte” que tienen estas madres arrepentidas, esta no deja de ser otra corriente antiniños aireada por la prensa. Lo child-friendly ya no mola, es de viejunos y familias rollazo, con lo que mola ser un adultescente y hacer lo que a uno le viene en gana todo el santo día. Plas, plas, plas (aplausos): muy bien, España. Ya no nos vale solo con los políticos y sus leyes de no-conciliación familiar. Ahora también tenemos a una parte de la sociedad empeñada en afear la fea costumbre de tener hijos de la otra parte de la sociedad. Estupendo.

Rana Gustavo borracha

Gustavo, icono adultoscente,siempre en nuestro corazón.

Pues espero, queridos y queridas, que las pensiones os las paguéis vosotros solitos. Que cuando necesitéis un médico os atienda alguien mayor que vosotros porque las nuevas generaciones no os deberán nada; puede que le tiemble un poco el pulso por la edad al cirujano pero ¡hey, no habéis tenido que soportarle de niño! Que cuando os toméis una caña en la terraza de en frente de casa, os la lleve siempre algún camarero más entrado en años que vosotros, aunque tengáis 80 años y hayáis ido solo para echar una partida a la Brisca; quizá os la tire encima pero oye, qué majo es y qué poca guerra os dio de pequeño. Que cuando hagáis la compra en el super, el cajero pueda ver bien el cambio que le dais porque ¿no querréis que os atienda un adulto que antes fue un niño de esos que os molestaba tanto en el restaurante, verdad?

En fin, que yo de lo que me quejaría si me apeteciera soltar bilis y perturbar mi estado Zen, sería de los adultescentes y los prohibiría montar en los columpios de los parques, que los rompen y luego no los pueden usar mis hijos; manchar con colillas la arena de los mismos o ir a voz en grito de madrugada cuando los niños están durmiendo.

¿Qué, empezamos la guerra?

Acerca de Monstruua

Madre de dos, esposa de uno. Bloguera, asesora de lactancia y aprendiz de la vida.
Enlace para bookmark : Enlace permanente.

2 comentarios

  1. Yo me creo todo jajaja. Sí creo que haya mujeres que se hayan arrepentido pero, como bien dices, parece que ahora es la moda y que se extiende un poco al sentir general de “qué coñazo dan los niños”. Y es que creo que parte del problema ahora es que les exigimos mucho estar como adultos. No sé antes, pero ahora me da esa impresión. Lógicamente un niño no va a aguantar mucho en una comida de sobremesa eterna o de comprar. Tenemos que adaptarnos a sus ritmos. Y entender que son niños, que es lo que la sociedad parece no entender. Escribí hace tiempo sobre esto del pago de las pensiones y el viajar con niños, experiencia abrumadora para todos, niño, padres y vecinos del medio de transporte jjaja.

    • No sé si estar como adultos o que el ombligo del adulto sin hijos ha crecido hasta expanderse por toda la galaxia. Lo del medio de transporte se solucionaría si habilitaran un espacio para niños! Gracias por pasarte y comentar, maja 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *