Poco más de siete meses

Han pasado poco más de siete meses, pero a mí me parece que han sido cinco minutos por lo rápido que han pasado (si quitamos los primeros meses).

Me parece casi irreal ese momento en que Monstruita:
  • Cuando dormía, la dejabas de un lado, y así se quedaba, sin moverse durante horas si era necesario.
  • Parecía un muñeco de trapo cuando la cogías, y se iba por todos lados.
  • Era bifásica: lloro-no lloro. Ahora, ríe y se carcajea también. Además, balbucea aunque aún no sepa bien lo que significa.
  • Hasta que se cogía al pecho, cabeceaba una y otra vez. Ahora es una experta, lo ve, y se tira sin más.
  • Se descubría las manos. ¡Las manos, esas cosas que eran parte de una y se podían mover a voluntad! Luego se descubría los pies.
  • Manchaba 5 o 6 pañales diarios con caca. Esto no lo echo de menos en absoluto.
  • Regurgitaba cada dos por tres, y no ganaba para ropa ni lavadoras.
  • Podía dormirla meciéndola en mis piernas cruzadas, ¡cabía!

O ese momento en que yo:
  • Me agobiaba un montón cada vez que Monstruita lloraba. Y si no lloraba, por cuándo iba a llorar.
  • Me preguntaba si estaría tomando suficiente leche o no, y cuánto. Llegué a envidiar esa característica del biberón (y eso que no me considero especialmente controladora).

  • Darle el pecho en cualquier otro lugar que no fuera mi casa, se me hacía un mundo. Ahora ya he pasado por túneles de lavado, caminos de pueblo, supermercados…
  • Miraba cada semana en internet el desarrollo del bebé a determinada edad.
  • Me peleaba con las escaleras y el carro (ahora no. Y además, a Monstruita ya le gusta su mochila).
  • No tenía ni idea de moda de ropa de bebé.
  • Lo planchaba todo. Los pañales no, porque no se arrugaban, que si no, también.

En fin, que aquel día nacimos las dos, ¡y lo que nos queda por crecer!

20 thoughts on “Poco más de siete meses

  1. Qué chula la reflexión! Aunque mi niño caga 4-5 veces al día aún, en eso te envidio, puajjj!
    Lo de la lactancia en público, a mi al principio me costaba mucho, aquí ni se hace, y yo venga a taparme. Ahora ya voy más relajada. El otro día me enchufé al niño paseando entre los muebles de Ikea!

  2. Ay que bonitooooo!!! Aún me acuerdo cuando estabas a puntico de caramelo 🙂
    Yo también me agobiaba un huevo por lo que comía, hasta un día juré que con el siguiente habría biberón porque estuvo toooodo el día dándole, ains que pava era, ahora repetiría y lo vería de otra forma, pasa tan rápido!!
    A seguir disfrutando que ahora empieza lo más divertido!
    Besos

  3. jajajajajajaja yo también he dejado de planchar considerablemente 😛 Que guay que le guste la mochila!! 😀 Ay, que felicidad, y que rápido pasa, yo ahora alucino cuando la veo venir caminando hacia mi, no me creo que habrá un día que tengamos conversación y todo!

  4. Qué jodíaaaaaa, qué majaaaaaaaaaa!

    Ahora me sigo agobiando por lo que come… ¡de sólido! Que el BLW es chungo a veces también, pero bueno, in teta we trust.

    Un besote

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *