Natación y embarazo

Natacion y embarazo
Que el deporte en el embarazo viene estupendamente no es nada nuevo. Que la natación es lo más recomendado junto con la marcha, tampoco. Por cualquier lugar podemos encontrar información de ejercicios de natación específicos para embarazadas, así como cursos de natación y embarazo.
Una misma, que ya nadaba antes más o menos decentemente, pues lo primero que piensa cuando ve lo de natación y embarazo es: “jo, qué bien, mi deporte favorito, y encima personalizado para mi nuevo estado”.
Cuando una misma investiga un poco más, el “jo, qué bien” pasa a ser un “¿pero qué mierdas es esto?” Porque claro, esa una misma comienza a confirmar sus sospechas de que son ejercicios muy buenos… para mujeres que antes no hacían deporte de manera frecuente, o que hacían otro tipo de deporte que han tenido que abandonar debido al embarazo.
Para una que nadaba unos 10.000 metros a la semana (no son muchos, pero tampoco pocos), eso le parece un calentamiento light (así, con algo de chulería). Y es entonces cuando busco información sobre nadadoras que se quedan embarazadas. Y es cuando me desespero porque no encuentro prácticamente nada sobre natación y embarazo, o las informaciones que me llegan son contradictorias: que si que nades de espalda, que si mejor que no, que si no nades a braza, que bueno, a lo mejor sí…
Total, que entre pitos y flautas, las tres únicas máximas que sigo son: no pasar de las 130 pulsaciones por minuto por riesgo de hipoxia en el feto (aunque mi ginecóloga me dijo que el límite era de 140, pero por si las moscas), escuchar a mi cuerpo (cuando dice “basta”, es “basta”, y no forzamos) y no nadar en el noveno mes, por el riesgo de caídas, infecciones, o roturas de bolsa amniótica en el agua.
En base a eso, intento ir a la piscina tres veces a la semana. Voy por libre, obviamente. Y, por si le sirve a alguien, voy a dejar por aquí una serie de consejos sobre natación y embarazo, en base a lo que voy observando:
  • Nada de movimientos bruscos. Por supuesto, nada de tirarse al agua, ni de cabeza, ni de ninguna otra manera, ni nadar a mariposa. Pero este punto incluye el impulso que nos solemos dar con los pies en la pared de la piscina: no es que no se pueda, es que si decidimos hacerlo, debe ser suave. Y nada de volteos, que os veo venir.
  • El nado a braza debe ser relajado. No se debe abusar, porque sobrecarga las lumbares, pero es un buen ejercicio para músculos que luego intervendrán en el parto. Y la patada, que sea suave, porque podéis terminar notando cómo os tira del abdomen al cabo de algunos largos.
  • Desde que empecé, estoy haciendo entre 1500 metros y 2000 metros, en tres sesiones a la semana. Aún estoy en el quinto mes, camino del sexto, por si os sirve de referencia.
  • Muchísimo cuidado con los golpes, tanto de las personas que nadan en la misma calle, como de las personas de las calles vecinas. De hecho, esta medida provoca que nade menos de espalda, y lo deje solo para cuando esté totalmente segura de que no voy a encontrarme con nadie, ni en mi calle, ni en la adyacente.
  • Controlarse las pulsaciones. Al principio, cada cien metros más o menos. Cuando las sepamos, podemos hacer series más largas hasta contarlas de nuevo. Y controlarlas cada semana, más o menos, porque nuestro cuerpo sigue cambiando.
  • Estirar bien, muy bien. No solo porque les va a venir estupendo a los músculos que hemos trabajado, sino porque otros músculos que intervendrán en el parto, se van a ver beneficiados también. De hecho, cuando en una sesión he nadado menos de 2000 metros, aprovecho para alargar el tiempo de estiramientos.
  • Si notas que el feto se mueve mucho, para un poco. No sabemos si se mueve “porque le tocaba” y se ha despertado, o porque está incómodo por lo que sea. Ante la duda, mejor bajar el ritmo.
  • Cuando notamos que estamos algo cansadas, pero aún no llegamos a esas 120-130 por minuto, podemos optar por parar un minuto y continuar comenzando con un nado muy suave, o por parar dos o tres minutos directamente.
  • Nadar estando embarazada puede ser algo aburrido, porque no podemos hacer series ni esfuerzos. Sin embargo, tiene una ventaja importante: al ser nado continuo, y más o menos relajado, podemos aprovechar para trabajar la técnica como nunca. Creedme, se nota.
  • Llevad la botellita de agua, para hidrataros tanto durante el ejercicio, como después. Antes, hemos bebido también.
  • La crema hidratante después de la ducha, va a ser más necesaria que nunca: las estrías están al caer, si es que no han llegado ya.

De momento, es lo que he comprobado. Aumentaré la lista según vaya observando y observándome.

En fin, ya basta de cháchara, ¡y a nadar!

Acerca de Monstruua

Madre de dos, esposa de uno. Bloguera, asesora de lactancia y aprendiz de la vida.
Enlace para bookmark : Enlace permanente.

9 comentarios

  1. Muchas gracias por tu ayuda.

  2. La realidad es que las personas con necesidades especiales (embarazadas, postoperatorio, etc.) no tenemos cabida como no sea en cursos específicos o piscinas específicas.

    Si estabas acostumbrada a nadar, seguramente la calle de nado lento sea cómoda tanto para ti como para los demás. Si hay mucha gente va a ser un poco agobiante de todos modos.

    Si tienes oportunidad y tienes otras piscinas relativamente cerca, visítalas: a veces tienen menos gente a la misma hora.

    En fin, mucho ánimo y que consigas disfrutar de tu nado.

  3. Gracias por iniciar este debate y que comparto al 100x 100. Mi duda es saber en qué calle "debemos"nadar, en la de nado libre, en la de nado lento o rápido? Quien tiene preferencia en esas calles?? He nadado en la calle libre para no molestar a los que entrenan en las calles lentas o rápidas y tengo que decir que no solo pasé un mal rato intentando esquivar a niños y al personaje que nadaba sin ninguna piedad en mi misma calle, con manotazos y viendo pasar su pie a centímetros de mi barriga y también angustiada por ver que la socorrista o responsable de la piscina no hiciese nada al respecto y escuchar que vaya a las 21:00h que seguro apenas habría tanta gente. Le pregunté si podría hacer algo más y su contestación ha sido nula. Entonces como hace un parapléjico, un postoperatorio, una persona de edad avanzada, una embarazada, donde está nuestro espacio?? Necesito información al respecto y por mucho que pregunte al personal del centro solo tengo silencios. Espero que me ayudéis y esto sirva para otras usuarias. Gracias

  4. Muy bueno lo de trabajar la espalda y hombros para levantar al bebé… y a los hermanos.

    Lo del agua es vital 🙂

    Gracias por comentar, guapa.

  5. Yo también soy fanática de la natación!
    En mis embarazos, prefería hacer ejercicios en vez de nadar. Muy bueno es trabajar toda la espalda y los hombros para que desarrolle musculatura que luego vas a usar en levantar al bebé(y a los hermanitos celosones); prueba a llevarte unas pesas de plástico y las metes dentro del agua y luego las sacas hacia arriba.
    Atención y cuidado que no sean aguas termales, calientes, SPAS que estén contraindicadas e higiene, ya sabes lo de los hongos.
    Ah, y un truco que me mandaban a mi que se me baja mucho la tensión en piscina cubierta es tomar mucho líquido.
    Saludos!

  6. ¡Hola!

    La verdad es que no hay nada. En tu lugar, yo lo haría si empiezas gradualmente y vigilando siempre las pulsaciones y la hidratación. Además, estaría alerta a cualquier dolor breve o tirones de tripa, además de los movimientos del feto. Como es algo que ya hacías antes, yo creo que con cuidado no hay por qué interrumpirlo. Observa también si se cargan tus lumbares o no para compensar luego.

  7. Por fin encuentro un post de alguien que nade mas o menos como yo lo hacia. Mi duda es: puedo utilizar palas y hacer solo pierna? no encuentro en ningun lado que me lo explique. ya que yo nadaba desde siempre, no quiero dejarlo y tampoco la tonificación de brazo y piernas.
    Gracias!

  8. Me alegro mucho de que te sirva, Zule 🙂
    Sobre todo es eso, escucharte, y si te sirve bien, ¡adelante!

  9. Me alegro mucho de que te sirva, Zule 🙂
    Sobre todo es eso, escucharte, y si te sirve bien, ¡adelante!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *