Natación respetuosa para el bebé y el niño

natación_respetuosa

De dónde surge la inquietud por la natación respetuosa

La natación respetuosa para el bebé y el niño se ha convertido en un artículo muy especial para mí. Se trata de una inquietud que surge a partir de mi experiencia como madre participante. En tres de los sitios que probé, la experiencia fue bastante traumática: mi bebé lloraba el 60% de las veces, las actividades eran demasiado dirigidas y poco espontáneas para bebés menores de dos años; se propiciaban las inmersiones forzosas de los bebés (meterles la cabeza debajo del agua) o tirarles la piscina; no se tenía en cuenta la necesidad de cada bebé en el momento del desarrollo en que se encontraba; los grupos eran de 8 bebés o más por monitor; el agua estaba muy fría para mi bebé aunque le pusiera neopreno, y así podría seguir con un largo etcétera.

Cuando probé por cuarta vez en otro lugar, descubrí que es posible otra manera de enseñar a nadar a los bebés. Entonces pensé que sería una buena idea que todos los padres y las madres estuviéramos informados sobre ello. Pero yo, realmente, no soy monitora de natación para bebés. ¿Quién me podría ayudar a escribir sobre natación respetuosa para el bebé?

Y por cosas de las redes sociales, me crucé en Twitter con un artículo de El blog de Paco. Lo leí y… ¡justo era la persona que estaba buscando para hablar de natación respetuosa! (Además, también te ayuda a conseguir ser como él gracias a su Método Ludoqua). Me puse en contacto con él y me regaló este valioso artículo:

Qué es la natación respetuosa

¡Hola! Esta es mi pequeña aportación a este blog de @monstruua y laqueospario.com

Quiero hablaros de mi trabajo como profesor de natación, de por qué a día de hoy trabajo con mi propia metodología de trabajo respetuosa y por qué ya no trabajo con la forma “convencional”.

Trabajo en un balneario como profesor de natación respetuosa con mi propia metodología que se llama Ludoqua, que viene de lúdico y agua. Os quiero enseñar cómo llegué a ello.

Antes trabajaba con la forma convencional pero se me quedaba corto, no me acababa de convencer. La mayoría de los niños venían felices, sí, pero eran ellos los que se tenían que adaptar a mis sesiones, a mi planificación de las clases de natación, a la evolución que yo había marcado. También había niños que no venían tan convencidos.

ludoquaCon el tiempo y experiencia creé mi propio manual de trabajo, el cual registré en la propiedad. A día de hoy es mi forma de trabajar y es la siguiente:

Mis clases son de grupos muy reducidos, trabajo con 2 niños con grupo, pudiendo llegar a trabajar bien con 3, pero no más. Me importa más la calidad que la cantidad. Ahora ningún niño viene a disgusto, tengo un 100 por 100 de niños felices en el agua. Ya no hay llantos, ni dolores de tripa, ni peleas en casa con las familias por venir a natación. Ahora quieren venir, repetir; así es que incluso tengo clases hasta las 9 de la noche muchas veces (es lo que tiene venir con ganas). Por supuesto que mis clases tienen estructura, a corto y largo plazo, pero me adapto a la situación de los peques, sabiendo que como todos, tenemos días mejores y otros peores.

Mi metodología se basa en el juego, el manual del que os hablaba es un compendio de técnica y juegos, es decir, cada ejercicio de natación está disfrazado de un juego; y a su vez cada juego adaptado a la edad de los niños. Con lo cual, los peques tienen la sensación de venir a jugar, o a nadar propiamente dicho. Aprenden jugando, se pasan bien, están contentos y motivados y para mi es una gran satisfacción.

A mi forma de ver el llanto NO es una parte del aprendizaje, si un niño llora es porque le pasa algo, y llamadme raro, pero me siento a hablar con él y que me cuente sus inquietudes. Les escucho. Mis clases no son arbitrarias, son divertidas, con estructura y planificadas pero con margen de adaptación a los peques.

Preguntas para Ludoqua

¡Gracias, Paco! Creo que ha quedado perfectamente explicado en qué consiste tu método pero, aún así, me surgen dudas a partir de mi experiencia:

¿Haces inmersiones forzosas?

Nunca. Ni cuando doy clases de natación de bebés ni cuando imparto clases de natación infantil. Siempre busco la motivación y las ganas de los peques por explorar y querer hacerlo por ellos mismos, que mola más 😉

Cuando los niños lloran en el agua, ¿qué haces?

Les cojo en brazos y les pregunto qué les angustia, así de fácil no hay misterios.

¿Qué pasa si un bebé o niño no quiere hacer lo que llevabas planificado?

La enseñanza no es algo rígido y estricto desde mi punto de vista. De todas formas, como mi metodología se basa en el juego, eso no me pasa: no me suelen decir “no quiero jugar”. Si me pasase, supongo que haría alguna variante de ese juego/técnica de nado para adaptarlo, y a otra cosa mariposa, que el año es muy largo y no por eso no va a aprender a nadar.

¿Se pueden bañar los papás siempre?natacion_bebes

Donde yo trabajo los peques están solos con el profe a partir de 2 años. No hay problemas porque los grupos son de 2 niños y siempre mantengo mucha comunicación con los papás, que en todo momento saben qué se hace con sus hijos, si lo pasan bien etc. No es así con los grupos de bebés, donde los padres o madres siempre siempre tienen que estar.

¿Qué pasa si un niño tiene alergia al cloro?

Si un peque tiene alergia al cloro o cualquier otra sustancia de la piscina (floculante, alguicida, etc.), siempre recomiendo ir al pediatra que sea él quien decida si el peque se puede bañar o no. Yo soy técnico de agua, técnico de laboratorio pero no pediatra. Hoy en día mchas piscinas se desinfectan con bromo que no da tanto problema, no huele y no es tan irritante. Yo paso 4 horas al día en el agua y no tengo ningún problema. Si un peque tiene alergia al cloro normalmente no ocurre más que un poco de picor y enrojecimiento. Nunca he tenido problemas por ello. Si lo pasa fatal no suyo es que no se bañe. A mí, por ejemplo, si bebo vino me sale dermatitis, pues bebo otra cosa 😉

¿Cuáles son los pilares de tu método de natación respetuosa?

Ludoqua se apoya en los siguientes pilares: motivación, juego, aprendizaje. Siempre lo he dicho: sin motivación no hay nada, no hay esa chispa. Aprender a nadar es un proceso y todos aprenden, de modo que mejor pasar ese proceso de forma chula, divertida y tener un buen recuerdo.

¡Muchas gracias, Paco! Me encanta tu método. Ojalá muchos más profesionales aplicaran esa manera de enseñar a nadar. Eso sí, si algún día nos conocemos, recordaré no invitarte a vino 😉

 

Imágenes: Donnie Ray Jones, Honza Soukup, RichardBH

Acerca de Monstruua

Madre de dos, esposa de uno. Bloguera, asesora de lactancia y aprendiz de la vida.
Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *