Monstruita no nada nada

Pero oye, que intentarlo, lo intentamos, ¿eh? Y es que hace una semana, con 6 mesecitos recién hechos, comenzamos a ir a la piscina.

El primer día, después del impacto de tener que volver a reconocer a su madre con esas pintas que le daban el gorro y las gafas, descubrió que su propio bañador era super chuli, y se tiró prácticamente toda la clase mirándolo. Yo la ponía boca arriba, boca abajo, sobre la colchoneta, le enseñaba la pelotita de colores… Pero daba igual su bañador molaba más que todo eso.

De hecho, de no moverse, empezó a tiritar, la pobre. Hasta qué espabiló un poco y movía las piernas, pienso que por aquellodel qué dirán más que nada. Eso sí, ni una lágrima. Y al salir, un hambre voraz (teta mediante).
El viernes pasado, repetimos. ¡Yupi! Servidora pensaba que, de una semana a otra, Monstruita no iba a recordar mucho. Pero parece ser que algo sí, y empezó a mover el culo y las piernas como si no hubiera mañana. También puede ser que supiera que las abuelas estaban al otro lado del cristal, mira que te mira, y quisiera lucirse. Por cierto, qué gran invento ese de no dejar pasar a las abuelas a la pisci, porque si no, se hubiera desbordado de tanta baba (ay, esas abues).
Pero, amigo, ese día a Monstruita y sus minicongéneres les tocaba inmersión o, lo que en el lenguaje piscinero-psicópata viene siendo “meter la cabeza debajo del agua”. Un segundo, eso sí. Fueron tres veces, tres, que las conté. Porque aunque yo no soy una histérica de la vida, esas cosas me dan mucho respeto. La pobrecita mía, la primera vez, salió con los ojos como platos, sin saber muy bien qué coño había pasado. Y es que, claro, la monitora nos avisaba a nosotros, los padres y madres de las criaturas, de cuándo hacerlo pero a ellos, ¿cómo les avisábamos? Querida monitora, ¿qué pasaría si te sumergiese sin previo aviso y te dejara ahí, aunque no fuera más que un segundo?
Así qué decidí “avisar” a Monstruita con nuestro propio código: le daba tres botes, y a la cuarta, le sumergía. No funcionó mucho porque a la tercera, lloró, aunque no más de diez segundos. Pero tengo la esperanza de que lo pille antes de que aprenda a hablar y vaya a la mili. Así, por lo menos, tendré una conciencia un pelín más tranquila.
No obstante, el resto del tiempo, Monstruita no hizo otra cosa que reírse sin parar y nadar a lo oruga (deberíamos patentar ese estilo, en cuanto descubramos cómo evitar irnos hacia el fondo y flotar de una manera digna).
Al terminar, con hambre voraz de nuevo, se echó una siestecita de media hora, y ya está, como nueva, pa’ qué más, que la vida está llena de estímulos interesantes.
Eso sí, servidora salió con las rodillas en escuadra de andar en cuclillas todo el tiempo. Aunque he de decir que era la primera vez que me metía a una piscina y no salía muerta matá.

22 thoughts on “Monstruita no nada nada

  1. Ahhh me encanta esto de a natacion, pero que dificil debe ser tambien, yo creo que yo si estaria histerica jajaja y como tu tambien le avisaria, porque crearle un trauma ahh no,,, Pero bueno yo creo que montruita ya aprendera y de seguro despues nadara fascinada.
    muchos besitos

  2. aaaayy que bien se lo pasa! Yo este verano la metí por primera en la playa y en la psicina, cabeza dentro y todo, no contamos los tres botes, lo hacíamos sin más y la tia se partía xDD Piscina con ella es uan actividad que el tengo un montón de ganas, pero por lo menos aquí los sitios bien de temperatura, cloro y todo eso son super caros :S Eso si, seguro que vale la pena!!!

  3. Qué bueno que te hayas animado a llevar al a peque a la pisci, y viendo como lo disfruta más aún!!

    Yo tengo ganas, cualquier día me la llevo un ratito conmigo a la piscina pequeña, y es que recientemente acabo de reiniciar mis actividades acuáticas…. apuntar no creo que la apunte a ningún curso, si es que los hay, más que nada porque llega el invierno y salir de allí, tan calentita,… pues no sé, me da que puede ser para coger más catarros de los necesarios…

    Besos

  4. Jajjaa, es una buena gimnasia para ti!! Después tú no duermes la siesta como la Monstruita?? Yo recuerdo descansar como mi hija!! era una de las cosas buenas de la natación 🙂

  5. Ey!!!! Que nosotras tb hemos empezado a ir los viernes!!! jejejeje a ver si vamos a ir juntas……;)
    Yo iba un poco mosca porque guisante no es muy acuatica. Nos vestimos, llegamos al borde de la pisci y aleeeeeeee a llorar agarrada a mi!!! Y pensé joooooo va a ser horrible!
    Pues 5 minutos le duró, hasta que vio a los niños haciendo un circuito cogiendo aros y saltando, que le debió molar y dijo, pues yo también jejeje
    Salió feliz 😉

  6. XD pobre mía, que sustos le da esta señora monitora y la madre por extensión! La mía sigue llorando cuando la metemos, ni botes ni leches en vinagre así que haces muy bien acostumbrándola 🙂
    Besos

  7. Claro que pueden! De hecho, es el único ejercicio que un bebé puede hacer sin ayuda 🙂 (suelo a parte). La clase dura 45 minutos, y es una vez a la semana. Aunque también tenía la opción de llevarle media hora, dos veces a la semana.

  8. A mí es que me encanta nadar. Así que ella iba a ir al agua sí o sí. Otra cosa es que de mayor decida que no le gusta.
    Pero bueno, al menos, hemos compartido ese ratito junticas 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *