Mi primer mes como bimadre

Mi primer mes como bimadre ha sido una aventura de esas para recordar.
Mi primer mes como bimadre
Imagen de Doggj

Monstruito es un regalo de lo más zen que podía haber esperado para navidades. Tranquilo, sus primeros treinta días de vida los vive comiendo y durmiendo plácidamente. Él solito echa sus gases aunque alguna vez no puede por sí solo, le molestan y se queja. Lo que yo esperaba como un mes infernal se ha convertido en una vivencia más consciente de la maternidad. Mi primer mes como bimadre no podía haber empezado mejor.

Ahora sí, puedo decir que me da pena que crezca. Guardo cada momento de teta, de cogerle en brazos y acunarle, de sus mínimos llantos, de lavarle, de sus gestos, hasta sus despertares nocturnos.
Su carácter de bebé pacífico me ha permitido atender con más tranquilidad las demandas de Monstruita. Ella, con veinte meses no comprendía bien qué estaba pasando. Solo vio que, de repente, otro bebé se cogía a la teta de su madre, que ella sentía el peligro de que se la robaran y que tenía que compartirme. Además, tenía que vivir con el miedo a que su madre desapareciera de repente y sin explicación alguna durante cuatro días y tres noches (los días de la hospitalización).
Por si acaso, Monstruita puso en juego todas las estrategias de las que disponía para no perder ni su teta ni a su madre. Así que cuando veía a Monstruito tomando teta, ella también se enganchaba y no la soltaba hasta que Monstruito hiciera lo propio. Por las noches, no soportaba ver que su teta estaba ocupada y lo hacía notar llorando como si el fin del mundo estuviera a la vuelta de la esquina. Si salía de paseo con su tía o su abuela, llamaba a gritos a su madre al entrar a casa, no fuera a ser que se hubiera ido otra vez.
Poco a poco, en el transcurso de este mes, todas esas conductas se han ido extinguiendo por sí solas al comprobar que yo no desaparecía, que su teta seguía siendo suya aunque tuviera que compartirla, y que sus necesidades seguían atendidas cuando surgían. Alguna noche aislada resurge el llanto al ver a Monstruito a la teta, pero cada vez es más raro.

Monstruita me avisa insistente cuando escucha llorar a su hermano y yo no lo oigo. Si le pido permiso para darle teta a Monstruito, normalmente me lo da de buen grado (si no, toca lactancia en tándem). Aún no comprende muy bien que son hermanos y que más adelante también serán compañeros de juego y (espero) un apoyo mutuo en la vida como lo son para mí mis hermanos.

Monstruito, mientras, nos hace saber que le gusta que le acaricien la cabeza y la espalda, que le gusta estar enrollado con la manta o, a veces, dormir junto a mí. Que le tranquiliza que yo le cante y que el baño le gusta regular.

Tras mi primer mes como bimadre, ¿es más jaleo tener a los dos? Principalmente al salir de casa, ¡es una odisea! y por las noches, cuando tengo que atender a ambos. Por lo demás, tampoco noto más jaleo pero supongo que todo cambiará en cuanto Monstruito comience a tomar más conciencia de su alrededor y se gatee o ande.

Y… ¡ah, feliz Navidad!

Acerca de Monstruua

Madre de dos, esposa de uno. Bloguera, asesora de lactancia y aprendiz de la vida.
Enlace para bookmark : Enlace permanente.

7 comentarios

  1. Veo q lo llevas fenomenal, me alegro mucho!!!! Nuestra murcielaguilla tiene ya 4 meses y te diré que a día de hoy pienso igual q tu, asi q esperemos q dure jeje. Me esperaba la bimaternidad un caos, sobre todo cuando me decian eso de que no es el doble de trabajo, si no que se multiplica. Pero de momento está siendo tranquilo 😉
    Un beso wapa!

  2. que buena noticia que sea tan tranquilo y calmado. Las mias se llevan 2 años justos y al principio fue al reves, la mayor acepto perfectamente a su hermanita; fue despues cuando se ganan el espacio con sonrisas y nuevos aprendizajes que salió toda su garra que aun le dura.
    Disfruta de tus primeras fiestas de bimaternidad 🙂

  3. Es la bimaternidad perfecta, jijiji, los cambios al principio son un poco durillos para los peques, pero se ha adaptado bastante bien.
    Mis mejores deseos para este año que va a comenzar!

  4. Ay.ojalá.me.toque.un bebito zen a mi también. Yo intento jugar con muñecos de bebés para q vea que se hace con.jn.bebé, pero es que xon 20 meses es difícil hacerles a la idea. Me alegro un montón que disfrutes tanto de tus peques y que haya ido bien el.primer mes, feliz cumplemes y felicidades año nuevo!!

  5. Yo ya te dije que te considero una heroína por tenerlos tan seguidos. Con lo que me está costando a mi ser bimadre, y eso que los míos se llevan años. Es estupendo que Monstruito sea tan buenazo y puedas disfrutar de esta etapa y hacerle mucho caso a Monstruita. Y que dure! Un abrazo

  6. Uff.. yo lo veo complicadísimo… yo con una casi no me arreglo, por las noches no nos deja dormir y por el día se la pasa corriendo de un lado a otro, de perretas… a veces te planteas tener otro, pero uff… como nos salga como Nerea no sé si podríamos llevarlo la verdad ! : (

    Besos y felices fiestas !!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *