Las innombrables

Las innombrables
Los que no hayáis visto Harry Potter, no sabéis quién es Lord Voldemort. Lord Voldemort es un tío malísimo con muchísimo poder. Tanto, que nadie absolutamente se atreve a llamarle por su nombre y se refieren a él como “El innombrable” entre otros apelativos. Pues bien, aquí os voy a presentar a las innombrables.
Las innombrables voldemort
Lord Voldemort al natural, sin maquillaje, y con cara de majete.
Foto de juliooliveiraa
Pues bien, yo no tengo una, sino dos las innombrables. Ellas son… LAS TETAS.
Llevo 15 meses de lactancia materna y, claro, desde que nació Monstruita, han cambiado algunas cosas. Ahora ella se sirve en plan buffet libre, y si las tetas no van a Monstruita, Monstruita va a las tetas. Además, no le vale con una, sino que puede pasar de una a otra cada 20 segundos, como si de un partido de tenis se tratara, con todo lo que eso implica: clic-clic, desabrocho el sujetador de una teta y levanto camiseta de ese lado; clic-clic, ahora el otro lado, misma operación, pero tapando la otra teta si estamos en público; mis chichas al aire fresco durante todo el proceso, mientras continúa el baile clic-clic-camiseta arriba y abajo. A veces, aliña el baile repitiendo “teto-teto” cada vez que cambia de teta.
¿Y qué quiere Monstruita cuando busca las innombrables? Pues a veces, solo a veces, quiere leche. Otras, quiere consuelo, sobre todo cuando existe mucho estímulo nuevo o desconocido, se ha dado un golpe, o se encuentra regular. Otras, quiere dormirse. Y otras, quiere divertimento. Y aquí está el problema, señores y señoras.
Ella sabe jugar sola, se entretiene con casi cualquier cosa que encuentre (si es prohibida, mejor, por supuesto). Pero si en ese instante se acuerda de mí, o me ve en casa en sujetador, o peor aún, sin él (porque me esté vistiendo o duchando), se lanza a por la teta cual flecha. A veces, puedo desviar su atención, pero casi es más cansado que dejarla que coja la teta. En público me cuesta más ceder a sus deseos, sobre todo cuando sé que lo único que va a hacer es “partido de ping-pong tetil”, chichas al aire mediante.
Las innombrables storm trooper
Me voy a hacer con este trajecito tan mono,
para evitar los asaltos de Monstruita.
Foto de Ryan Welsh
Y es que Monstruita ya no me mira a los ojos, ¡me mira a las tetas! Aunque no lleve escote, da igual. Ella sabe que debajo de las capas que sean, están ahí. A veces, cuando se lo niego, va a buscarlas con Monstruo. Pero el pobre, por suerte, no tiene “teto-teto”.
La cosa va más allá. Si durante una conversación normal entre dos adultos, sale la palabra teta, teto, tetera, tetero, tetina, o cualquiera de sus derivados, Monstruita, que permanece con el WiFi activado, lo capta a la primera, recuerda a su querido “teto-teto”, y allá que va, a buscarlo lo más rauda y quejicosamente que puede.
Tanto es así, que Monstruo y yo hemos pasado a referirnos a ellas como “las innombrables” o “las que te conté”. Y como el ser humano es perverso, él también lo utiliza cuando quiere que Monstruita lo deje tranquilo con un “hija, vete con el teto”. Ni que decir tiene, que no hace falta que lo diga dos veces. Al segundo, tengo a Monstruita inmovilizando mis piernas con un abrazo mortal o intentando trepar al sofá al grito de… Sí, ya lo sabéis, qué os voy a contar.
Y de este modo, respetables lectores, es como en esta casa ha entrado la censura y queda terminantemente prohibido nombrar esos órganos pares, productores de leche, en su locución más corriente.

Acerca de Monstruua

Madre de dos, esposa de uno. Bloguera, asesora de lactancia y aprendiz de la vida.
Enlace para bookmark : Enlace permanente.

22 comentarios

  1. Ains, así es. Lo bueno es que cuando está pochilla de los dientes, siempre le queda la teta 🙂

  2. Bueno, te voy a contar un secreto: llega un momento en que sabes que, si se lo quitas, se va a cabrear muchísimo porque ya no acepta sustitutos. Así que digamos que tampoco hay mucha opción. Y como es lo mejor para ambas, pues que siga la fiesta (en mi caso, claro).

  3. Mujeeeer, tanto como masajeaaar… Con las sensibles que las tengo durante el embarazo! Ouch!

  4. Ya está en ello, ya… todo llega!

  5. Ya te digo, para escribir una enciclopedia!

  6. Lord Tetis xD

    A mí me pasa lo mismo. En la playa, no quería ducharse en la bañera, y me metía con ella, la enchufaba, y hale, ducha va, ducha viene.

    Gracias por los ánimos, que me van a hacer falta.

  7. xD Me gusta esto de estivilizar al partner xD

    Jajajajajaja me parto lo del corpiño xD

  8. La verdad es que yo voy alucinando cada vez más con cada tramo del camino de la lactancia. A veces cansa, es así, pero como nadie te cuenta qué viene después (y no se suele ver),es toda una aventura 🙂

  9. Ya te digo. Paaaacienciaaaa!!

  10. Bueno, todo se andará y según lo veas, así harás 🙂 Si luego es verdad que cada uno es un mundo!

  11. Pero mira que eres friki!! :D:D:D:D

    Oye, qué majo tu hijo, que se camufla. Monstruita nada, ella al aire, hala, que es más natural xD

  12. En casa sucede exactamente lo mismo y ya el peque tiene dos años!! Las "teti" son su plato favorito y a veces me le escabullo, pero la mayoría de las veces se sale con la suya.

  13. Ay, yo no sé si me veré en semejante plan con la bichilla cuando esta comience a ganar entendimiento. Por ahora, las tetis las controlo yo y no hay exhibicionismos a traición.

  14. Jajajaj, esta Monstruita sabe bien qué quiere! Has pasado a ser un juguete para ella :p Pero chica, a quién no le gusta que le masajeen las innombrables?

  15. XD ahora pide teto, luego será Play y, al final, las llaves del coche!!

  16. Chica tápate que te va a dar frío!!
    Es que las historias de teta dan para muchas anécdotas.
    Saludos!

  17. Me meooooooooooooo. Las LordTetis jajajajajajaja
    Si te sirve de consuelo (que creo que no), cuando me ducho con la niña no suelta la teta ni aunque le caiga el chorro de agua directo a la cara!!
    Animo niña! que tienes lactancia para rato XDDD

  18. No soy estivilista, pero en este caso lo tendría clarísimo:

    Si tu Santo Monstruo te vuelve a hacer la jugarreta, la próxima vez que quiera la teta para él, diez minutos sin responder. Aunque llore. Si no aprende, la siguiente vez, quince minutos. Así hasta que el golfillo aprenda.

    Ahora que me acuerdo ¿Tu no habías puesto hace tiempo en Twitter un sorteo de un corpiño del que costaba más salir que de Alcatraz? Podías probar a ponértelo, a ver si Monstruíta se aburre de esperar 😀

  19. Jajajaja! Que divertido. Te imaginaba en cada momento 😉
    Me encanta, me encantan los niños "grandes" que toman teta cuando y como quieren.
    Mi peque directamente me baja camiseta y mete la mano, además como siempre la porteo lo tiene fácil. El cante era de; "ahora aquí y así".
    Disfrutarlo chicas que luego se pasa y se extraña 😉

  20. jajaja lo que me h podido reir….. por no llorar porque Coquito ya está igual. como oiga la palabra o se le ocurra… no te puedes negar!
    ays lo que nos quedaaaaa

  21. ¡Estos peques son la leche ¡hahaha! Yo le temo a llegar a ese punto pq soy demasiado tímida para que se ponga a jugar en público con mis pechos pero tampoco me veía lactando en público y desde el primer día me he sorprendido a mi misma haciéndolo sin pudor alguno .P

  22. Jajajaja eres lo más! Ya me estaba gustando el post, pero con la foto friki me has acabado de conquistar 😀

    Con esto de las innombrables te entiendo, yo estoy más o menos igual con mi hijo pequeño. Ha desarrollado una técnica de camuflaje, que consiste en sentarse encima mío, servirse, y entonces echa mi camiseta por encima de la cabeza, con lo cual queda DENTRO de mi ropa. Una forma genial de dar el pecho sin que se vea nada de nada jaja!

    PD ¿Soy muy rara si me gustan los ojos de Voldemort? Sin maquillaje está bueno 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *