Hospitales con lactancia de plástico

Esta entrada va a colación de esta otra. Me resulta duro publicarla y preferiría no hacerlo pero quizá le llegue a alguien que pueda hacer algo. O quizá no. Pero por lo menos le doy voz ya que ellos no me dejan. Voy a hablar de los hospitales con lactancia de plástico.
Hospitales con lactancia de plastico
Plasticurri del bueno.
Imagen CC de guercio.

Sin embargo, esta entrada no va por esos profesionales del Hospital de La Paz que cumplen con su trabajo, que se forman y se reciclan día a día, por aquellos que creen en lo que hacen, tratan a sus pacientes como personas y se preocupan porque todo salga bien. Y seguramente a esos mismos profesionales les hierva la sangre cuando vean cómo algunos de sus compañeros tiran por tierra aquello que ellos procuran construir con esfuerzo y fabrican hospitales con lactancia de plástico. Por eso lo que sigue a continuación no va para vosotros. Pero sí va todo mi reconocimiento y agradecimiento porque lo merecéis.

Resulta que el Servicio de Información, Atención al Paciente y Trabajo Social me respondió a la queja que expuse sobre los desatinos que viví en lo que respecta a mi lactancia durante mi último parto.
Dicho Servicio ha consultado al Jefe de Servicio de Obstetricia y la Supervisora de la Unidad de Puerperio y transcribe en la carta que me ha llegado lo que le han dicho.
Dicen que “a pesar de tomas frecuentes al pecho, el recién nacido tiene una cifra de glucosa” baja. Lo de las “tomas frecuentes” no lo controlaron ellos, ni siquiera me preguntaron, así que no sé por qué lo dicen. Recuerdo que la primera noche Monstruito se estuvo despertando cada quince minutos de reloj. Si unimos eso a que me estuve el día anterior desde las 5 de la madrugada en el hospital con todo el estrés que implica y el trabajo de parto posterior, se puede entender que físicamente me estuviera costando mucho mantenerme despierta y atender al bebé. Pero por supuesto, lo hice.
Si es que me quejo de vicio… Así no había problema.
Imagen CC de Nationaal Archief

Sin embargo, Monstruito se durmió plácidamente a las 6 de la mañana. Y yo aproveché e hice lo propio. Así, sin darme cuenta y para mi disgusto, pasaron cuatro horas en las que el pobre no tomó pecho. Él no me lo pedía, tenía que despertarle yo y dárselo. Mira tú por dónde, le midieron la glucemia y dio baja.

Es entonces cuando me dan el famoso biberón. Según el escrito que me ha llegado “el neonatólogo habla con la mamá y este recomienda, por orden médica, administrar 10 cc de leche artificial cada 3 horas, después de poner el recién nacido al pecho.”
Efectivamente, primero me dijo que pusiera al recién nacido al pecho y que luego le diera el biberón. Pero, señores, por si no lo saben, ofrecer una tetina, bien de biberón, bien de un chupete, a un recién nacido puede interferir con la lactancia. El ofrecimiento de una jeringa para administrar la leche debería haber salido de ustedes en lugar de tener que pedirlo yo. No es algo que me haya inventado, no se crean, lo dice la Asociación Española de Pediatría.
Es más, si me hubieran preguntado cuánto hacía que había mamado el bebé antes del control de glucemia, seguramente me hubieran recomendado el suplemento una sola vez y después pecho cada hora y media como poco. De hecho, fue lo que hice y con eso no solo el bebé obtuvo valores normales de glucemia sino que comenzó a coger peso.
Porque el siguiente desatino fue recomendar el siguiente suplemento a las tres horas. ¿De verdad creen que un recién nacido puede aguantar tres horas sin tomar el pecho y obtener valores glucémicos normales? Además no me dijeron que esperara tres horas para darle el siguiente suplemento, sino que esperara tres horas sin darle el pecho ni ningún otro alimento para hacerle el control de glucemia. Otra barbaridad que ya denuncié.

Después dicen que “el recién nacido se va de alta a domicilio con lactancia materna exclusiva”. Parece como si ellos hubieran contribuido a ello. Juzgad vosotros mismos.

Termina la carta con un “espero que esta información contribuya a despejar sus dudas, de cualquier modo, lamento los malentendidos habidos al respecto.”

Teta de verdad lista para su función biológica.
Imagen CC de Adrian Hamilton

Agradezco que se hayan tomado la molestia de responderme y de intentar averiguar qué pasó realmente.

Pero lo que yo lamento es que sigan sin comprender de qué va esto de fomentar la lactancia materna. No va de poner cartelitos en las paredes al respecto sino de formar a sus profesionales, de reconocer los errores y aprender de ellos, de ser honestos. Que no por tener sacaleches o preguntar continuamente si me ha subido ya la leche provocan que las madres y bebés salgamos de allí con una lactancia bien establecida.

Señores del Hospital de La Paz, la fama que están cogiendo como lugar nefasto para el fomento de la lactancia materna debería servirles como aliciente para pasar de la fase 1D como Hospital iHan. De paso, les recuerdo que los pasos para conseguirlo están aquí. Algunos los cumplen pero otros no.

Cara de cabreo que podría tener cualquier bebé
por dificultarle el acceso a su teta.
Imagen CC de Paul Young

Y quizá mi post no consiga cambiar nada y no les llegue. O les llegue y lo ignoren. Pero, por lo menos, que quede constancia de que cada vez las madres vamos más formadas e informadas sobre parto y lactancia a los hospitales y nos gustaría que, por lo menos, tuviéramos la confianza de saber que estamos en manos de profesionales a la altura de las circunstancias, no en hospitales con lactancia de plástico.

Trabajar con tetas de plástico rellenas con leche artificial de marcas que desean aumentar sus ventas debe de ser más fácil, por supuesto. Pero las que allí vamos tenemos tetas de verdad y la mayoría las queremos usar.

Acerca de Monstruua

Madre de dos, esposa de uno. Bloguera, asesora de lactancia y aprendiz de la vida.
Enlace para bookmark : Enlace permanente.

12 comentarios

  1. Es alucinante la capacidad que tienen para tergiversar las cosas y no hacer un mínimo de autoreflexión al respecto. vaya panda.

  2. Es alucinante la capacidad que tienen para tergiversar las cosas y no hacer un mínimo de autoreflexión al respecto. vaya panda.

  3. La Paz es de lo peorcito que hay para partos y lactancias. Siento que te trataran así, al menos no te has quedado de brazos cruzados, olé por ti! Un saludo!

  4. Como me lo ha sugerido Monstrua, comparto el enlace de lo que nos tocó a mi peque y a mí. Eso sí, antes de leerlo respirad hondo.

    http://goo.gl/FmHKZB

    Por cierto, la imagen de las enfermeras con la hilera de recién nacid@s me ha puesto los pelos de punta :S

    Un saludo tribu!

  5. Mi bichilla nació con 3,590 kg y fue perdiendo peso a lo bruto,pero a nadie le preocupaba porque me decían que cuanto más pesan al naces más peso pueden perder sin problemas. Sin embargo, tuve que ofrecerle ese suplemento de leche artificial porque al segundo día le subidón la fiebre por un ataque de sed. No llegó a deshidratación ni mucho menos, pero yo la tenía puesta al pecho todo el santo día creo que no pasaba más de 15 minutos con la teta guardada) y aún así no tuve la subida de leche hasta que salí del hospital. Ella nació siendo tragona y por lo visto el calostro le sabía a poco. Para bajar su ansiedad de comida y la fiebre, nos indicaron lo mismo: ponerla frecuentemente al pecho y después de las tomas dar el suplemento, pero no más de 6 al día (creo que utilizamos 3 o 4 en toda la estancia y ya está). En nuestro hospital este preparado ya venía envasado en la propia jeringuilla, con lo cual a nadie se le ocurrió arrimarnos un biberón. Pero siendo primerizos, seguro que lo hubiéramos aceptado si nos lo llegan a dar así.

  6. Si yo te contara la de barbaridades que me dijeron a mí… Entre otras que: a ver por qué me EMPEÑABA en dar el pecho. Lo conté también en un post desahogándome… Mejorable sin duda la atención general y la de lactancia materna en particular.

    Yo, como tú, espero que sirvan de algo nuestros relatos.

    Un abrazo!

  7. Yo salí del hospital San José con lactancia mixta..las matronas sí te ayudaban con la lactancia (aunque eran muy secas) pero los pediatras eran los que metían el bibe.. la emperatriz nació pesando 3,750 y salió del hospital con 3,550..menos mal que como dices las mamás cada vez estamos más informadas, a día de hoy (casi 19 meses) seguimos con la tetilla por las noches y los fines de semana. Está bien que escribamos estos post para que las futuras mamis lo lean. Besitos!

  8. yo sali con la recomendacion de darle leche artificial de la clinica…donde habian tenido a un bebe nacido a termino y con 3,8kg de peso, en incubadora por un motivo o por otro…asi nadie puede! Aprendi con la segunda, que eche a todos excepto a mi bebe de la habitacion…y aun asi, no me colaboraron mucho..mi matrona si, pero las enfermeras…

  9. Lo del biberón en los hospitales está muy extendido, a pesar de darle pecho, las enfermeras de las nursery nos traían cada noche bibes de 30 e incluso de 60 y se lo daban en plan embudo, cabe decir que el de 60 nos lo vomitó encima. Suerte que no les hicimos caso y seguimos con la teta hasta hoy. Buen post de denuncia! besitos1

  10. Qué pena… porque tu ya sabías de qué iba la casa y tomaste decisiones basandote en el conocimiento, pero me sabe mal pensar en las primerizas que harán lo que les diga la enfermera, pensando que son expertas.
    Es lo que me pasó a mi con la mayor, que pensé que las enfermeras no se podían equivocar, y cuando me dijeron que alimentara a mi recién nacida cada 4 horas no se me pasó por la cabeza que no se hacía así. La pobre niña muerta de hambre, claro, y yo aún cargo con la culpa.

    Ojalá tus post sobre el tema sirvan para algo. Un abrazo 🙂

  11. La verdad es que es una pena que a estas alturas haya tanto desconocimiento por parte de algunos profesionales. A mi me toco sufrirlo con la matrona que me tuve durante todo el embarazo y el posterior puerperio y lactancia, cada cosa que me decía subida el pan! Pienso que debi de quejarme en su día, pero al final no lo hice. Así que me parece genial que tu lo hayas hecho. Igual no parece que sirva de mucho, pero si todas hicieramos como tu y no como yo, puede que la cosa cambiara algo.
    A nosotros también nos metieron biberón de apoyo, y cedi por desconocimiento. Ojala no lo hubiera hecho!
    Gran post!
    Besos guapa!

  12. Tienes toda la razón. Es absolutamente inaceptable que no estén formados en lactancia. A mí me pasó con el pediatra que me dijo cosas como que me esperara para darle para que se me rellenara más. Señor, que cuànto más le dé más produzco. En fin, me cambié de pediatra,
    Un beso y enhorabuena por este post.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *