Eres madre cuando…

eres madre
El otro día me preguntó un amigo que en qué había cambiado mi vida “ahora que ya eres madre”. Como normalmente la gente se fija en Monstruita y en lo mona que es, la pregunta referida a mí y a algo tan trascendental me pilló con la guardia baja, y no supe qué contestarle. Pero como hacemos la mayoría de las mujeres, me quedé con el runrún en la cabeza, de lo que saqué esto. Eres madre cuando…

eres madre
¡Y el finde duermo como si fuera cualquier otro día!
No vuelves a dormir 9 horas de un tirón. Es más, consigo ser feliz durmiendo por capítulos.
Yo era de esas que necesitaban dormir 9 horas diarias para no parecer la señorita Rottenmeier. Así que, la sola posibilidad de reducirlas, me parecía inaudita e imposible.
El primer mes supe lo que era bueno; Monstruita no dormía mucho por las noches. Pero luego respiré aliviada porque el segundo mes, Monstruita me regaló 7 horas del tirón. Pero a partir del tercero, y más con la calorina que está cayendo, tuvo a bien despertarse cada 2 o 3 horas para hacer una toma. La mala leche que se me pondría habitualmente por no dormir como yo consideraba que había que hacerlo, no ha aparecido aún. O sea, que la mala leche la sigo teniendo, pero cuando sale es por otros motivos. Así que eres madre cuando dejas de ser un lirón y no te importa demasiado.
eres madre pulpos
Una hábil competidora con mucha más ventaja
Puedes hacer las cosas más insospechadas con tu bebé al lado.
Sí, los veteranos seguro que habéis hecho aún cosas más increíbles. Pero a mí, eres madre cuando consigues comer mientras das de mamar al bebé tumbada.  Es toda una experiencia. O ser capaz de coger a tu niña, desvestirla, cambiarla, y volverla a vestir con una sola mano, mientras con la otra atiendo al teléfono. O ir a pequeños cursos/charlas y llevarme a Monstruita (y, por supuesto, darla de mamar, dormirla, jugar y esas cosas mientras intento atender a lo que dicen). O que me vayan a hacer una pequeña intervención y tenerla en el preoperatorio, y en el box.
Sí, ni el superglú puede conseguir que dos cosas permanezcan más pegadas.
eres madre espiral
Expandes el tiempo a voluntad.
Antes de Monstruita, no me daba tiempo a nada. Y ahora, ¡magia potagia! Cuando eres madre coges el tiempo, lo estiras como si fuera chicle, y te da tiempo a hacer un montón de cosas. En tu vida anterior al bebé, hubieras necesitado una semana para lo que has hecho en un día. Eso sí, las ganas son las mismas, así que la expansión del tiempo no garantiza la realización de los ‘hayque’.
eres madre
Tardas el doble en llegar a los sitios.
Porque claro, antes, si quería ser puntual, con calcular el trayecto y lo que tardaba yo en vestirme, me bastaba. Ahora no. Ahora tengo que tener en cuenta:
– Que Monstruita esté despierta para vestirla. Y si no, vestirla antes, para cuando se despierte, estar ya lista.
– Que Monstruita no pida teta justo al salir de casa. Así que, como se la tengo que dar antes, démosle 20 minutos más que añadir a la lista.
– Que me dé tiempo a arreglarme y a desayunar o comer.
– Si tengo que coger el coche, añadir el tiempo que tardo en colocar el capazo.
– Si voy en Metro, calcular el tiempo extra que tardaré yendo a los ascensores, que siempre están a tomar vientos, y lo que tardan en estar desocupados.
Total, que menos mal que expando el tiempo a voluntad, porque visto lo visto, me toca pensar con dos horas de antelación si quiero ser más o menos puntual. Eso sí, si llego tarde porque Monstruita llora o justo le entra el hambre/sed a mitad del camino, es sorprendente cómo me da igual. Así que eres madre cuando te empiezas a preparar con dos horas de antelación para salir de casa (al supermercado, tampoco creas que vas de fiesta).
eres madre dormir
Ves una peli con tu pareja y no quedarte dormida es imposible
Porque claro, cuando el padre llega, normalmente yo ya estoy deseando coger la cama. Y así no hay manera de coincidir para un rato largo ni siquiera en el salón. Si por un casual me da por ver la peli, al final me quedo dormida antes de que termine, con lo cual, seguimos en las mismas.
Así que, cuando se conjuran los astros, es decir, Monstruo llega pronto, Monstruita se duerme a una hora prudente, servidora ha dormido la siesta, y tenemos una peli interesante en la recámara, podemos disfrutar juntos del 7º arte. Así que es así de duro: eres madre cuando ver una película alcanza la categoría de milagro.
Tus ideas previas han cambiado.

Yo que no pensaba usar pañales de tela… Aquí me veis, con un ajuar la mar de majo, cambiando y lavando. Y encantada, ¿eh?
Yo que pensaba usar casi exclusivamente el portabebés… Pues no, tengo que alternarlo bastante con el carro.
Yo que pensaba en el colecho… Sí, pero de vez en cuando y según qué circunstancias se den.
Yo que pensaba en que el chupete no… Va a ser que sí, y más ahora que lo estoy consiguiendo. Era eso, o su dedo o mi teta.
Yo que pensaba que iba a ser muy difícil cuidar a un bebé… Monstruita la verdad, es que no da mucho problema, pero no, no es difícil. Solo requiere paciencia. Y, claro, con la colaboración de Monstruo y el resto de la tribu (abuelos, tíos…), mucho mejor. Supongo que todo irá cambiando conforme Monstruita vaya creciendo.
Yo que pensaba que no daría teta más allá del primer mes, porque ‘se me iría la leche’ o ‘no tendría suficiente’ o ‘no sería buena’, he pasado el tercer mes. Próximo reto: mantenerla tras la incorporación laboral.

Básicamente, algo sí que ha cambiado en mi vida desde que soy madre. ¡Y todo lo que aún me queda!

Acerca de Monstruua

Madre de dos, esposa de uno. Bloguera, asesora de lactancia y aprendiz de la vida.
Enlace para bookmark : Enlace permanente.

31 comentarios

  1. jejejje
    Me ha gustado en general, pero en particular el final: yo también me he dado cuenta de que no hay nada como la flexibilidad… ¿que si no es así? pues asá… ¿que no pensaba esto o aquello… y se presenta? pues a hacerle un hueco…
    Por cierto, flexibilidad también de la que hace usté gala cambiando, vistiendo, etc, con una sola mano…
    BesaZos

  2. A mí eso me pasaba antes. Ahora como es verano, con el calor, no le pongo ni la sábana pero… ¡me pide más a menudo!

  3. Sí, esa misma envidia siento yo. Y luego encima me dice "ay, qué cansado estoy, que no he dormido nada esta noche". Simpáticos son…

  4. Ay dormirrrr qué era eso??

    Dicen que cuando duermes poco cada noche, el cuerpo se acostumbra y aprovecha mejor el poco descanso que hay, pero mi cerebro parece que no se ha enterado. Yo que odio el café, o lo tomo a litros o no puedo funcionar.

    Me da una envidia mi marido, sobando profundamente mientras yo estoy a las 3 de la mañana alimentando a la pequeña bestia!

  5. Pues sí, es lo que hay. Y responder a comentarios con varios días de retraso 😀

  6. Pues sí, yo digo que ahora estoy a las órdenes de una nueva jefa.

    Y es un lujazo!!

    Besos 🙂

  7. Bueno, nos vamos adaptando 🙂 De eso tengo que hablar en otro post, pero todo se andará 🙂

  8. Jajajajajaaa toda la razón en lo del esposo, me sueeeena 😀

  9. Bueno, en lo que respecta a las noches de momento, no tengo queja alguna.

    Y sí, me toca a mí estar más pendiente. Pero reconozco que, a veces, cuando llegamos cansados, agradezco que me pida comer; es la excusa perfecta para tumbarme tranquila con ella y tener un momento de relax.

  10. No es suerte, es tomarse las cosas de otra manera. De hecho, no optimizo el tiempo realmente. Simplemente priorizo y no me preocupo por aquello a lo que no llego.

  11. ¡Gracias!

    No, no te preocupes, que ya todo te lo irá marcando el bebé y tu propio cuerpo 🙂

  12. Sí, y en la superficie también, todo es para bien 🙂

  13. Na, un poquito na más 🙂

  14. Me gusta eso de que "tal vez son los demás lo que llegan demasiado temprano" 🙂

    Ya te digo, sí que pasa rápido, sí…

  15. Si, yo llevarla también, a todas partes, es mucho más fácil de lo que parece, aunque claro, al principio cuesta organizarse y apañarse 🙂

  16. Gracias por darme esperanza! Soy muy cabezota, pero me vienen muy bien los ánimos 🙂

  17. Hola! He cerrado el blog "Love my little star" y por ahora sólo me quedaré con el nuevo que he creado que además es tienda.

    Para darlo a conocer estoy haciendo un sorteo de una loción corporal. Échale un vistazo y si te interesa apúntate al sorteo, es muy fácil! 🙂

    Un saludo!

    Sorteo en Belleza y Cosmética

  18. yo también me he visto muyyyy reflejada, en TODO! Es que no nos avisan de lo que viene y, sinceramente, aunque lo hicieran, creo que la maternidad es de esas cosas que hasta que no las vives, te estampas de frente con ellas, les coges el gustillo y acabas adorándolas, no te crees que puedan ser así. Un lujo, de los duros, pero lujito, no? Un beso a las dos!

  19. Si que hemos cambiamos sí…
    Y sobre todo en lo que pensabas antes y en lo que es en realidad. Yo tampoco quería chupe. De hecho, intento no ponerselo demasiado. Pero luego llega él, y se lo pone solo. ¿Y qué haces ante eso? Sonreir.
    Ver una pelí… en varios días. Es lo que hay. Y leer post de blogs con días de retraso 😛
    Un beso!!!

  20. uy que reflejada me he visto, incluso en lo de que la pregunta te pillo por sorpresa 🙂 Todo el mundo pregunta por el bebe y nosotras… pues eso. Y todos esos planes que uno tiene de hacer esto y aquello, y que luego acaban en “el bebe manda” jejeje. Buen dia! un beso

  21. Sobre todo te leo feliz, y eso es que os habéis adaptado genial! Me identifico mucho contigo, y me gusta eso de que la maternidad nos quita prejuicios. Es una gran clave la adaptación al nuevo medio, jajajaja.
    Buen día!

  22. Tienes razón, adiós dormir 9 horas seguidas, ahora soy feliz si duermo 4 de corrido, creo que uno aprende a valorar los pequeños placeres de la vida jaja y lo de la organización, que va! falta sumarle el tiempo que se tarda el esposo en estar listo ¬¬
    El domingo tuve que levantarme 3 hrs antes para llegar a tiempo y eso que ya nos habíamos bañado todos jaja

    Mamá y maestra

  23. Ahhh jajjaa tienes tanta razón, yo tambien me olvide de dormir a pata suelta como se dice aca en Chile, siempre he sido bohemia, no puedo dormirme antes de las 2 am, la diferencia es que antes podia despertarme a las hora que quisiera y ahora a las 8 ya tengo que estar funcionando. y aunque todas las noches me prometo dormir temprano , no puedo!! lo unico rico es que mi bebé a medida que ha ido creciendo duerme toda la noche, eso si que tengo una obsesion por ir a taparlo constantemente, asi que de corrido tampoco puedo dormir. Y bueno la meternidad si que lo cambia todo, pero es lo más hermoso!!

  24. Ufff… lo del tema de dormir yo lo llevo fatal también.. y digo llevo, porque según va creciendo va siendo peor (y no es por asustar, eh?), en nuestra caso la peque quiere marcha, especialmente por las noches!!

    Yo no le doy pecho, así que tiene mucho más mérito aún lo tuyo, lo hace aún más complicado.. porque claro, ahí no puede ayudarte papá… y tienes que estar con ella todo el día, pendiente… en cualquier sitio…

    Mucho ánimo, la maternidad no ha hecho más que comenzar!!. Un saludo

  25. Veo que la maternidad primeriza no es tal y como te la habías imaginado, pero tienes muchos puntos a favor y las cosas te van saliendo muy bien. ¡A ver si yo también tengo suerte y en lugar de volverme una torpona logro optimizar el tiempo tanto como tú cuando nazca mi bichilla!

  26. ¡Me ha encantado tu entrada!
    Para una mamá en espera como yo es súper bonito lo que dices.
    No debo tener miedo a hacerlo mal, a no dormir ni a cambiar de manera de pensar 😀

  27. Pues te ha cambiado sí, pero en el fondo, todo es para bien 🙂

  28. Sí, definitivamente algo cambia…,jajajaja

  29. Es un mundo nuevo, lleno de luz y colorrrrr! (leelo cantando)
    Lo de llegar tarde, es relativo, tal vez son los demás lo que llegan demasiado temprano, pero con organización es cierto que se suplen las carencias y los excesos.
    Creo que lo de dormir es algo que a todas nos afecta, pero nos acostumbramos muy rápido 🙂
    Tres meses ya, hay que ver lo rápido que pasa el tiempo.

  30. Me gusta la entrada!!
    Nosotros echamos mucho de menos las siestas! jejejeje Imposibles ahora.
    Yo, al revés, no pensaba usar portabebes (por desconocimiento) y lo usé mogollón.
    Pero en general creo que no hemos cambiado tanto…..somos de llevarla con nosotros a todas partes desde que era un mico, es callejera la tia :))

  31. Te animo con seguir con la lactancia en tu incorporación. A mí me lo pintaban tremendo y súper difícil, y aquí estamos: Mollete cumple ahora 17 meses y seguimos dándole a la teta. Es un poco de organización y listo 😉 ¡Espero que se dé bien!

    Un abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *