Del Santo Grial y de la muerte súbita.

Veo esto en el Caralibro y me digo “ya empezamos”. Ya empezamos con las generalizaciones tipo “esto es el Santo Grial para todos y el que no lo hace, terminará absorbido por las gargantas más profundas de los abismos infernales”. Que, en este caso, se puede ver en:

“Si no […] aumenta su inseguridad, nivel de estrés…”

(Por cierto, que mientras veo la foto pienso que como se ponga a freír cualquier cosa con el bebé ahí, que Dios los ampare y la Macarena los acompañe.)
Es decir, si no porteas, tu bebé estará hecho una lástima e irá como un pobre penitente que ni siquiera ha llegado a tiempo a su procesión de Semana Santa. La frase de marras en este caso se refiere al porteo, pero con los temas teta-biberón pasa otro tanto de lo mismo (y conste que soy muy, muy, muy fan de la teta, a pesar de que también tiene sus contras).

No obstante, como el tema porteo me toca de cerca, voy a contar mi experiencia con Monstruita.
Antes de nacer Monstruita, ya me hice con un fular elástico. Practicaba mucho el preanudado básico para que no se me olvidara casi cada día. Desde aquí quiero agradecer a Coco y a Elmo su paciencia por dignarse a ser porteados temporalmente.
Gracias, chicos.
Y Monstruita, por fin, dejo la tripa y vino al mundo, guapísima ella (baba : )____ ) y sana como una manzana. Así que yo, a los pocos días, ni corta ni perezosa me dispuse a portearla para probar. Horror. No le gustaba ni una pizca. Me parecía que ella se sentía aprisionada, no podía sacar la cabeza para mirarlo todo y no se podía mover. Podríais pensar, y estaríais en lo cierto, que un bebé no se mueve mucho, que apenas puede enfocar y que eso cómo podría ser. Pues era, porque ahora que es mayor, cuando se cansa del portabebés es por eso.
Podemos achacarlo también a mi torpeza de los primeros momentos (Coco y Elmo no tenían ni el peso, ni la hechura, ni la rigidez de los primeros momentos de Monstruita), pero como soy cabezota, os aseguro que lo intenté tantas veces, pero tanto, que al final casi podía hacerlo con una mano (vale, exagero un poco).
Todas las semanas probaba un poquito. Intenté trucos como darle teta en el fular. O irme a la calle corriendo. Pero me tenía que volver. Era bastante frustrante darse una vuelta a la manzana como mucho porque Monstruita abría la boca y se podía oír por toda la ciudad (además de que no mola nada que tu bebé esté llorando). Yo quería portear no solo por los beneficios del porteo per se, sino por la comodidad que supone para moverse por Madriz.
¿He dicho ya que soy cabezota? Pues es que además me compré la Emeibaby, sí señores y señoras, porque pensé que quizá el fular no le gustaba (además, el fular es un poco incómodo de quitar y poner si vas a estar entrando y saliendo de sitios. Arrastra y limpia el suelo que es una maravilla).
¿Adivináis qué pasó? Que tampoco le gustaba. Nooooones.
Conste que, mientras, la llevaba en el coche de paso, obviamente, y ella reía, se movía, iba mirándolo todo, y se la veía tan feliz. El coche que usábamos venía a ser algo así:
El trasto en cuestión.
Al menos, venía con el capazo de seguridad para el coche.
Llegó el día en que Monstruita cumplió cuatro meses y, como era verano, nos fuimos al pueblo. El pueblo es un infierno de escaleras, cuestas y caminos sin asfaltar. Así que si porfiporfiporfi Monstruita quisiera ser porteada, me facilitaría mucho la vida. Me llevé el fular por si acaso, porque ocupaba menos que la mochila (que tampoco es que ocupe mucho, pero bueno). Porque, como no he dicho hasta ahora, soy bastante cabezota.
Y un buen día que Monstruita estaba llorando sin parar y no había manera de consolarla (ni brazos, ni teta, ni mueve-mueve, ni carro, ni chupete, ni cambio de brazos, ni nanas, ni gaitas en vinagre), le dije: “mira, maja, te voy a poner en el fular y nos vamos a ir. Ya que vas a seguir llorando, al menos que nos dé el aire y nos despejemos un poco.” Dicho y hecho.
Se quedó frita, oigan. Por fin parecía que eso del porteo empezaba a funcionar. El cambio principal que noté es que ella ya podía sacar la cabeza para verlo todo.
A partir de ahí, un día Monstruita descubrió que mamar en el fular molaba. Así que buscaba la teta cada vez que la ponía ahí (manda narices). No obstante, seguía sin gustarla siempre: el fular es cariñoso de poner y de sentir, pero el problema era que ella estaba inmóvil, y eso no le gustaba una mierda nada.
Volvimos a casa. Con los calores del verano que coleaba, no intenté demasiado el porteo. Me suele bajar la tensión con el calor y la temperatura corporal de Monstruita era un añadido a los 40º diarios que sufríamos. Yo no quería que nos cayéramos las dos por el camino porque me diera un tabardillo a consecuencia del horno aquel llamado Madriz. Además, ella seguía yendo tan estupenda en el coche de paseo.
De vez en cuando, yo miraba mi Emeibaby y el fular, ahí aparcados, y se me caía el alma a los pies. Y yo lo seguía intentando (a tesón, no me gana nadie, ¿no os lo he dicho?), esta vez con la mochila. Un buen día de otoño, en el supermercado, a Monstruita le entró el hambre. Iba en la mochila (malamente, revolviéndose, medio llorosa, un cuadro infernal). Así que le di teta, y descubrió que ahí también podía mamar. La mochila también empezó a hacerse grata a sus ojos.
Ahora le gusta más. También es cierto que ahora que ha crecido en altura y tiene más fuerza, se puede mover con más libertad en la mochila (sí, sí, se debe pensar que es un campo de fútbol, es un show a veces verme con ella). Por la calle suele ir más tranquilita y casi no se mueve, siempre y cuando no la tenga demasiado tiempo ahí (aunque, para consuelo mío, le pasa lo mismo en el carro).
Peeeeero… ahora pesa, la jodía. Y mis rodillas, que yo creo que me las hicieron de papel en un lamentable error de logística genética, sufren, las pobres. Por muy bien repartido que vaya el peso, este va a ellas. Y a mis riñones también, por muy maravillosamente que me ponga el fular o la mochila (creedme que noto cuándo la llevo bien colocada y cuándo no). Estoy pensando ya en portearla a la espalda (aunque a mis rodillas les daría igual, me temo). Pero hemos cambiado el coche de paseo por la silla, y la comodidad de llevarla ahí es brutal. La silla es ligera, la puedo manejar con una sola mano (esta vez no exagero) y Monstruita sigue yendo bien.
¿A que viene todo este rollo? En parte para desahogarme, que es uno de los objetivos de este blog, y en parte porque Monstruita es la más feliz sobre la faz de la tierra, “aunque” la lleve en la silla de paseo. A pesar de sus 9 meses, no la veo esa “inseguridad” que citan en la foto de arriba por ninguna parte (dependiendo de cómo sea el desconocido, es capaz de irse tan contenta con brazos ajenos), ni la veo estresada en absoluto (duerme bien, come bien, ¿cómo narices mide esa señora el estrés en un bebé? ¿Ha medido a muchos?). La he preguntado si se siente “desparramada”, pero por toda respuesta me mira, se lleva un pie a la boca, me ignora y mira al gato, balbucea algo o se ríe (quizá es que me ha dado la respuesta en una de esas, pero no la entendí).
En fin, que yo comprendo que se puede ser muy, muy fan de algo que nos guste y entrar en el modo “me flipo ON”, que yo soy la primera que lo hace. Pero me gustaría que, por respeto a todas esas que podemos sentirnos @malasmadres (gracias a la NSN por formar este club) y aumentar nuestra ansiedad de primerizas, se dejara de generalizar y afirmar gratuitamente cualquier cosa. Quizá la culpa es un poco mía también, por fiarme de lo que leo aunque no tenga referencias bibliográficas. Pero cuando te bombardean con mensajes parecidos una y otra vez (es lo que tienen las corrientes nuevas cuando surgen), es bastante difícil ignorarlos.
Que tengáis buen porteo, ya sea en fular, mochila, brazos o carrito.

Acerca de Monstruua

Madre de dos, esposa de uno. Bloguera, asesora de lactancia y aprendiz de la vida.
Marcar el Enlace permanente.

25 comentarios

  1. Pobre Monstruita, desparramada a sus 9 meses. MALAMADRE es poco. Egque habrase visto semejante desfachatez. Luego nos quejamos de cómo nos salen, todo desparramaos e inseguros. Hay que atárselos y no soltarlos hasta los 18…
    Un beso
    Fdo. Buenamadre

  2. Yo nunca he sido del tema porteo… por mucho que digan que es lo mejor!! creo que las criaturas van más calentitas y con más libertad de movimientos en el capazo, que es lo suyo!!.. pero bueno, creo que este tema, como casi todos, a decisión de los padres, no es que sea bueno o malo es que "pa gustos los colores"!!

    Ja ja, yo por haberte visto porteando a Coco y a mi adorado Elmo!!

    Besos

  3. En estas cosas la gente inventa más que habla.

    En mis tiempos no compré fular porque había salido en los medios la muerte de varios recién nacidos por su mal uso en USA. Además decían que inmovilizarlos así podía retrasar su desarrollo motriz. Ahora es lo más.

    Lo mismo con las mochilas portabebés. Sólo hay una marca hecha por traumatólogos pediátricos en colaboración con ingenieros de rehabilitación en España las llaman… "colgonas".

    Uses lo que uses, poco importa que el bebé esté sano y pasándoselo pipa en el artilugio que elegís, alguien te llamará ignorante por ponerlo ahí. Y así con todo.

    Al final siempre es lo mismo del mismo tipo de gente. Me acuerdo de una vez que andaba yo estresada cambiándole el pañal a mi hija en un baño público (en España son mucho más pequeños que en UK, así que me cuesta) cuando viene una vieja con el nieto y me dice que mi bebé necesita no-se-qué crema. Le dije que ya sabía y la tipa me dijo (delante de su nieto) algo de que mi generación solo servía para j***r. Después de que se fuese, vestí a la niña y le dije "Vámonos rápido, cielo, que de tanto darme la bronca la vieja no se ha dado cuenta de que su nieto se ha ido sin mear y dentro de un rato vuelven". O te ocupas de tu niño bien, o de los demás. Raramente sirves para las dos cosas.

  4. Está claro que a cada bebé le va bien una cosa, que lo que a alguien le va de maravilla, con otro no sirve y viceversa, Lo que no me gusta, como a ti, es que se digan las cosas como verdades absolutas, como las únicas verdades posibles. Nosotros tenemos una mochila portabebés, de vez en cuando la usamos y nos va bien, pero mi bebé se cansa, se cansa de la mochila, se cansa del huevo, se cansa del coche, se cansa de brazos…se cansa de todo! Así que vamos variando, un día en el coche, otro en el huevo, otro en la mochila…(cuentos de amatxu)

  5. Jaja muy bueno, a mí me pasa parecido. Tardó en gustarle ir en el fular, pero luego le encantaba y se quedaba frita el minuto. Ahora como pesa y se da mucho de sí me cogí la mochila manduca para probar en la espalda auqneu con estos fríos de ciclogénesis explosiva no he podido probarla bien. Yo creo que es como todo, utilizar las cosas según el momento y la comodidad deseada. Ni por llevarla en carro somos malas madres ni por ir todo el día con ellas a cuestas somos ángeles (una medallita sí nos podían dar por aguantarlos tanto ejejeje)

  6. Yo nunca pensé que practicaria el porteo pero cuando la bichilla cumplió 2 semanas quise recuperar los dos brazos para hacer tareas en casa mientras la tenía cerquita, porque en la cuna no se quedaba sola y sin llorar, así es que me compré un fular elástico y ¡milagro! Se queda super tranquila y se duerme en pocos minutos y la siesta le dura hasta 3 horas. Sin embargo al papá no le gusta el invento porque cree que queda muy aprisionada y que es difícil de poner. Para gustos. ..

  7. Desde mi desconocimiento de la vida 24/7 con un bebé a mi cargo, que mientras más opciones conozcas y alternes, mejor será. Cada madre y cada bebé son distintos, no creo que existan recetas absolutas, pero como no las veo en nada de este mundo, vamos!

  8. Desde luego no tienes vergüenza… Eres la malamadre mayor del reino… Mala, mala y mala. Mira que llevar a monstruita en la silla de paseoooo… Qué fuerrrrrte.

    Volvemos a lo de siempre, qué leches. Cada niño es un mundo, ellos aunque bebés también tienen sus gustos. Y lo que para unos es la panacea, para otros es un infierno.

    Mi niño tiene 6 años. No le porteé, jamás y nena, creeme que no tiene ninguno de esos problemas que se citan. El porteo me parece cómodo y seguro que tiene muchos beneficios… Pero yo creo que estamos llegando a un límite insospechado de tonterías… Eso también te lo digo. Lo próximo qué será??? Si no co"lechas", no te subirá la leche…

    Perdona por mi sinceridad. Pero es que si no lo digo reviento y pongo todo perdido. Muak!!

  9. Menos mal que se ha pasado una buenamadre por aquí para poner algo de cordura a este despropósito. Porque Monstruita ya lleva unas marchas de carne de psicólogo que no veas…

  10. Claro, sí es que depende tanto de la díada madre-hijo… incluso con otro hijo te puede pasar distinto!! Qué manía de generalizar…

    Besos!

    PD: tengo foto, pero no, no y no la subiré 😀

  11. Yo también leí la noticia en la que se hablaba de muerte de recién nacidos por su mal uso. Pero la que yo leí se refería a fulares tipo bandolera. De todos modos, en las instrucciones te recomiendan vigilar siempre que las vías respiratorias del bebé estén despejadas y comprobar si respira.

    En cuanto a la marca de las llamadas por España "colgonas", si te refieres a BabyBjörn, mira que me he metido en su web para ver si mencionaban por algún lado en qué se basan para diseñar sus mochilas, pero nada. Solo sale que el fundador vio una oportunidad de negocio en cierta necesidad de la gente, y se lanzó a ello sin más.

    Pero vamos, que muy de acuerdo contigo, nunca llueve a gusto de todos. Y lo de la señora en el baño… me parto 😀 Qué bocazas podemos llegar a ser y lo que hay que aguantar.

  12. Exacto, tu bebé se cansa de todo, y es que cada uno es un mundo 🙂

  13. Exacto. Y al final, es cuestión, como tú dices, de encontrar el momento 🙂

  14. Sí, señora, ese es uno de los motivos por los que yo también lo intenté: ¡recuperar los dos brazos! Qué bien que le guste y que se duerma, no sabes lo que te estás ahorrando 🙂

    Y en cuanto al padre, bueno, al fin y al cabo, si está a gusto manejando a la bichilla sin fular, pues mira, cada uno se apaña como puede y quiere 🙂

  15. ¿Y por qué te hacía yo con un churumbel colgao del brazo? Nada, nada, a ponerse con el Sr. Torres 😀

    Y sí, es verdad, cuantas más opciones se conozcan, mejor. Ya comento en el post que, en el pueblo, el fular me hizo la vida más fácil (aunque continuáramos utilizando carro).

  16. Jajajajajaaaa me parto con lo del colecho xD Pero sí, el límite insospechado de tonterías es tal cual. Y nada, me encanta tu sinceridad, soy bastante torpe y me facilitan mucho las cosas las personas que, como tú, le llaman al pan, pan, y al vino, vino.

    Beso!!

    PD: No revientes, que ahora no estás tú para reventar 😀

  17. Ya, yo no me plantee la posibilidad de asfixiar o atrofiar el desarrollo de mi criatura. Solo pensé que, si hay que aprender demasiado para ponerla bien, a mi con insomnio eso no me iba a valer.

    En cuanto a lo de las BB, efectivamente, como diría un gitano "yo te huro por mis muertos" que en la web en inglés hace tres años las referencias científicas con resultados "en bruto" estaban tiradas de encontrar. En la española ahora no está tan bien, tienen una página difícil de encontrar con preguntas y respuestas y enlaces a los resúmenes traducidos de algunos artículos:
    http://www.babybjorn.es/acerca-de-nosotros/opinion-de-los-expertos-medicos-sobre-los-productos-babybjorn/mochila-porta-bebe/preguntas-y-respuestas-sobre-cuestiones-medicas/
    Uno de mis pasatiempos es la ingeniería ortopédica, así que a mi me convencería menos lo que tienen ahora, pero bueno, ellos sabrán.

  18. Me has picado, Miércoles, y me he puesto a buscar por internet evidencias a favor o en contra de las Baby Björn y/o del resto de mochilas portabebés. Lo máximo que he encontrado y que aporta un poco más de información a lo que tú has puesto, es esto: http://skeptoid.com/blog/2013/01/25/will-the-babybjorn-endanger-your-infants-health/

    Pero también he encontrado esto: http://hipdysplasia.org/developmental-dysplasia-of-the-hip/prevention/baby-carriers-seats-and-other-equipment/

    Así que, entre eso y el sentido común que yo pueda tener (no garantizo nada), llego a la conclusión de que: las Baby Björn no son el demonio, pero quizá la gente que compra ese tipo de mochilas, por ser las más disponibles en las tiendas de puericultura, no se preocupan tanto de ajustarlas bien al bebé y, por tanto, es más fácil que lo lleven en plan "colgón". Claro que, en las mochilas portabebés de las llamadas "ergonómicas", si no se cuida la postura, terminamos igual. Lo que me sorprende es que la posición "cuna" o "bandolera" en el fular se siga admitiendo como buena (y, como vemos, no solo por las noticias de muertes de bebés, sino por la nula recomendación del propio Instituto Internacional de Displasia de Cadera.

    No obstante, y como dice el Josh DeWald, sí que es verdad que la postura facilitada por las llamadas "mochilas ergonómicas/no colgonas", es mucho más parecida a la que recomienda el IHDI.

    ¿Sabes? Gracias por la info 🙂 Creo que esto deberíamos saberlo más gente, al menos, para poder juzgar (o no) con todos los datos y no parcialmente como hasta ahora.

  19. A este paso te vas a convertir en una experta en porteo de verdad 🙂

    Hay otro asunto que es de vital importancia y que no tenemos en cuenta: incluso con una mochila no ergonómica, la probabilidad de daño va a depender del tiempo que llevemos al bebé encima. No es lo mismo el que la tiene porque se ha metido en vena todos los libros de maternidad continuum, crianza natural y demás que el que la usa para ir a la tienda de la esquina o para ir en el ascensor. No sé si sigue siendo así, pero antes en la página de BB te hacían un cuestionario y una de las preguntas era esa. Las de uso "intensivo" tenían un diseño distinto y eran bastante más caras.

    Por último, no sólo está el bienestar del bebé, la salud de la espalda de la madre también es importante. Por ejemplo: por muy seguro y relajado que esté el niño, el arco que hace la parte baja de la espalda de la chica que pones en la foto no tiene buena pinta.

  20. Bueno, yo no puedo decir nada porque a Emma le encanta ser porteada, pero a mi no me portearon y no ando estresada por el mundo… oh espera… jajaja
    Yo creo que la cuestión importante aquí es el apego, portees o no, des leche materna o no, el chiste es que uno quiera al hijo y cómo no hacerlo?
    Saludos desde México
    Mamá y maestra

  21. Todo se resume en que todas intentamos hacer lo mejor para y por nuestros peques, ya sea con o sin mochila, colecho y sin colecho, si no confias en esta premisa, empiezan las batallas tontas, creo que eso si que son tonterías… feliz año!

  22. Es que las verdades verdaderas suelen fallar :)))) Cada mama (y papa) ha de hacer lo que considere/pueda/quiera/sea mejor para su bebe. Y generalizar con bebes es imposible!!
    Con guisante usamos carro y Manduca. Y los dos bien. Aunque tb somos mucho de brazos y listo.

  23. He visto la foto antes de leer nada, y he pensado lo mismo que tú!
    Sobre lo demás, opino como La princesa Guisante, cada niño y padres son un mundo. Y deberíamos hacer caso de nuestros instintos, que para algo se llaman instinto maternal y paternal. Vamos, digo yo, no?
    Besos especiales!

  24. Todo lo que has escrito se me hace tan familiar… mola cuando descubren como amantar dentro del fular verdad? hasta te sientes más libre. Pero efectivamente algunas posiciones no le gustaban nada al piratilla como la "posición cuna" aún me dice que naranjas de la china. Pero lo bueno que el resto le fascina y pasamos mucho tiempito abrazados. Cada bebé es diferente y tienen sus gustos desde pequeñitos.
    Un abrazote guapa!!

  25. Yo compré una mochila ergo porque a mi esto de hacer nudos marineros se me da fatal y no las tenía todas conmigo que se me deshicieran después y se me fuera a caer la niña por el suelo… La mochila nueva a estrenar porque cada vez que la porteaba tenía la sensación de tener clavos en los zapatos, debo ser flojadepiernas vete a saber… Aiii cuanto gurú hay por ahí suelto!! Me ha encantado tu post.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *