De hipos y gimnasia vespertina

Hace dos días, el 30 de diciembre del corriente, a Monstruita le dio por hacer acto de presencia de una manera significativa. Eso sí, como siempre, en exclusiva para su madre, que es tímida y aún le cuesta mostrarse a los demás.
Así que, para celebrar la pre-Nochevieja, comenzó a dar golpecitos rítmicos, con una cadencia digna del metrónomo más exacto. En un primer momento, me asusté, porque era posible que llevara en mi vientre a una auténtica Monstruita de la batería, digna de los Rolling Stones. Después, la lucidez volvió a mí, y pensé que simplemente podría ser hipo, ese hipo del que hablan por ahí y que, hasta entonces, no había hecho acto de presencia.
Sin embargo, cuando le hablé de ello a una madre reciente que tenía a mi lado, me miró extrañada, como si estuviera mentando a los OVNIS. Lo mismo pasó con la Suegra Monstrua. Es curioso, menos mal que existe internet (y las matronas y médicos, pero esos no suelen estar tan a mano).
Hoy, además, ha dejado que las cámaras de Centímetro News tomen constancia gráfica de su existencia. Con lo cual, Monstruita, ni corta ni perezosa, nos ha deleitado con una sesión de ejercicios vespertinos, que les dejo a continuación.
¡Qué aproveche!

2 thoughts on “De hipos y gimnasia vespertina

  1. Feliz año! no puedo ver el video en el ordenador del curro! 🙁
    Es hipo! jajaja, a mi me pasó igual, mi suegra me miraba con cara de tuestasloca, o quesabrastu, pero es hipo, es, jeje.
    Empiezas un año mágico! el año que cambiará tu vida! suerte y besos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *