De chupetes (2ª parte y última)

Chupete monstruoso

¿Cómo hago para que coja el chupete?

Una noche, como tantas otras, Monstruita se iba a dormir succionando el pulgar con fruición. Pero esta vez, a diferencia de tantas otras noches, ahí me tenéis, chupete en mano, lista para el contraataque. La secuencia de la batalla vino a ser algo así:
– Le quito el dedo de la boca.
– Le inserto el chupete.
– Monstruita lo escupe y llora.
– Se vuelve a meter el dedo en la boca.
– Vuelta a empezar.
Bien, esta secuencia se repitió durante hora y media. Sí, sé que soy muy cabezota, ya lo dije en la primera parte. Y… adivinad qué pasó. Efectivamente, al final, la dejé que se durmiera chupándose el dedo. FAIL enorme. Este no iba a ser el camino adecuado.
Después recordé que otra táctica consiste en, con Monstruita a mitad de la toma, ya saciada parte del hambre pero no del todo, darle el chupete. Lo intenté un par de veces, pero tampoco daba resultado. Además de que me fastidiaba enormemente interrumpir ese momento de paz entre las dos. Y a ella, ni os cuento.
Tocaba cambio de táctica otra vez pero ¿cuál?
Un buen día se me ocurrió ponerle el chupete cuando estaba tranquila, después de un rato de juego. Y… lo cogió. Ese parecía ser el camino. Me bastaba con que no lo extrañara. Repetía esto cuando tenía oportunidad. No siempre acertaba, y a veces lo escupía o ponía cara de ‘póntelo tú, monina’. Cuando no lo quería, no insistía, porque el chupete debía convertirse en algo relajante para ella.
Otro buen día, intentando dormirla, vi que se llevaba el pulgar a la boca, y que lo volvía a sacar. Ay, amigo, que esa iba a ser mi oportunidad. Así que, corriendo, fui a por el chupete, y con más miedo que vergüenza, se lo puse.
Y ahí sí, lo cogió, lo chupeteó con fruición, y se durmió. No me lo podía creer. Ahora se chupa el dedo si no tiene el chupete, pero en seguida lo desecha si se lo pongo.

No utilizo el chupete como “callabebés” por dos motivos: primero, porque Monstruita siempre tiene un motivo para llorar y, a no ser que se motivo sea estrés o sueño, el chupete no ayuda. Y segundo, porque Monstruita parece estar de acuerdo conmigo, y tampoco lo coge si no es por estrés o sueño.

Habitualmente lo utilizamos para dormir cuando lo necesita. que no es siempre. Algún día, me tocará escribir el post de ‘cómo quitar el chupete’. Pero de eso, ya creo que hay que varios.

¡Buena semana de verano!

13 thoughts on “De chupetes (2ª parte y última)

  1. Pues me parece perfecto que estés utilizando el chupete visto lo visto, muuucho más preferible que se deforme el dedo y/o el paladar. Ya habrá tiempo para cuando haya que dejarlo ;).

    Besotes!!!.

  2. Ufff.. Menuda batalla qué tenéis con el chupo!!.. La verdad que a algunos les encanta desde el principio (como a nuestra nena) y a otros en cambio (como a monstruita parece que no les gusta)… cuestión de gustos!!. Pero lo que dices, antes que el dedo…. mejor el chupete!!

    ¿Habéis probado a utilizar diferentes tipos e incluso marcas?… como hay diferentes tetinas como en el caso de los bibes… pues igual unos no le van y otros si…

    Saludos

    PD. Por cierto no tenía idea de que había un "repelente" para no chuparse el dedo… mis padres no debían de saberlo porque yo chupaba el dedo si la sustancia en cuestión.. ja ja

  3. Menudos son. Que si el chupete, que si el portabebés… ¡en todo opinan! Lo bueno es que Monstruita, por el momento, no llora si tiene el pañal sucio. Y, claro, no cambiarla en toda la noche es un lujo 😀

  4. Ayyy jamía el mio hacía como tu monstruita, que no le hacía gracia, poco a poco lo fue cogiendo, más tarde se lo ponía él solo si se lo dejabas en la cuna por la noche, era todo maravilloso.. hasta que nos fuimos de vacaciones a Sicilia y no lo quería, no había dios que lo durmiera, y a mi pariento se le ocurrió la genial idea de huntarlo en un poco de miel. Era buena idea oiga, si no fuera que ahora no hay dios que le quite la miel, es mieladicto, viene con el chupete en alto en plan dame lo mio, si no se la pones te lanza el chupete a 4 metros. En fin que paciencia con todo que no nos queda otra jajaja besotes

  5. Intentaré hacer como tú, estoy en las mismas. Mi niño no coge el chupete ni loco, y a veces me vendría bien…

    Por cierto, a mí me ponían cuando era pequeña el potingue para no chuparse el dedo, porque me lo chupaba aún a los 6 o 7 años. Repugnante! Asqueroso! Pero debió funcionar porque tengo 30 años y ya no me lo chupo jeje.

  6. Me gusta el final feliz 🙂 Yo al fianl desistí, ahora al dental le hace algo de caso, pero para pegarle bocaos más que otra cosa, pero por suerte ni chupete, ni pulgar ni nada (bueno, teta sí xD) así que no me preocupa…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *