Dar la teta

Mucho revuelo se está armando últimamente con dar la teta en público. Entre a esta pobre mujer, a la que multaron incluso por dar la teta en la piscina (y a la cual puse pegas al principio, lo reconozco) y esta otra, en pleno restaurante pijo, me planteo muchas cosas.
teta
¿Es natural y normal dar la teta en público?
Natural tiene que ser, porque no hay otra manera de alimentar al bebé si su hambre te pilla fuera de casa. Normal, por desgracia, no lo es tanto.
teta trabajando
Normalizando la lactancia materna
¿Y por qué no es normal dar la teta en público?
teta strip tease
  • Principalmente, porque se dejó de hacer hace un siglo, y hemos perdido la costumbre.
  • Porque siempre llevamos el pecho tapado (excepto en playas y piscinas con apartados específicos para topless), y claro, el personal se nos asusta, ruboriza, escandaliza, y demás. Sí, es una actitud hipócrita porque los anuncios nos muestran tetas por doquier, o cómo se coloca un tampón, y porque si la moda nos dicta que se debe mostrar el tanga o el sujetador, lo hacemos sin plantearnos nada más.
  • Y porque nosotras somos las primeras en no querer amamantar. El otro día, hablando con una embarazada, le pregunté: “¿y tienes pensado darle el pecho?” A lo que me respondió: “bueno, sí, lo intentaré”. Le recomendé el libro de Carlos González, Un regalo para toda la vida, y me miró como si le estuviera vendiendo corbatas de los testigos de Jehová. Así que intuyo otra lactancia fracasada. Amamantar tiene una parte de instinto, pero muchísimo de aprendizaje y práctica, como nos ocurre siempre a los seres humanos. Eso implica un esfuerzo por aprender de la madre, fundamentalmente, porque el bebé se dejará guiar y mejorará con la práctica. Antes rodeaban a la recién parida las abuelas, las vecinas, las amigas, estaban pendientes de ella y aconsejando. Hoy en día, o te buscas la información por tus propios medios (libros, matronas, reuniones con asesoras de lactancia, médicos que sepan del tema), o el fracaso es bastante probable.
Y entonces, ¿qué hacemos?
teta gaturro
Encima la Super es más barata esta vez.
Existen madres que se convierten en buenas asesoras de lactancia, y a las que les agradezco mucho su labor. Pero quizá no todas tengamos esa posibilidad y, además, no parece ser suficiente.
Otras opción es difundir información alrededor, principalmente a las futuras madres o las que, por desconocimiento, no hayan mantenido la lactancia materna en hijos anteriores (si no lo han mantenido por otros problemas, siempre podemos remitirles a asesoras de lactancia).
También podemos predicar con el ejemplo amamantando en lugares públicos, en lugar de llevarnos el biberón, como prefieren algunas madres. En mi caso, no tengo demasiado pudor generalmente pero cuando voy con Monstruo, la cosa cambia (es una historia larga de explicar), y me cubro con un pañuelo. Y aún así, aunque me tape, cualquiera que mire puede saber qué estoy haciendo.
Y no rendirnos cuando nosotras tengamos problemas. Yo aún no puedo quejarme demasiado, excepto por el famoso frenillo lingual. Y aunque no llevo ni cuatro meses con la lactancia materna exclusiva, ya me han llovido críticas por no darle cada 3 horas o por no darle agua en verano y tener que estar con la teta fuera. La clave también está, creo, en confiar en una misma, y saber que lo está haciendo bien.
teta
Esta es la idea. Y si existen problemas,
¿para cuándo unos bancos de leche materna más generalizados?
Y si los millonarios chinos se vuelven loca por ella, ¿por qué no darle a nuestro bebé este lujo tan barato? ¿Y para cuándo una baja por maternidad de 6 meses, lo que debe durar la lactancia según la OMS?

Acerca de Monstruua

Madre de dos, esposa de uno. Bloguera, asesora de lactancia y aprendiz de la vida.
Enlace para bookmark : Enlace permanente.

26 comentarios

  1. A mí la verdad es que me dio menos vergüenza hacerlo de lo que esperaba. Y si me siento incómoda por lo que sea, pañuelo y ya está.

    Carlos González ayuda mucho a tener las cosas claras y a tener seguridad en una misma 🙂

  2. "Y por qué no es normal dar la teta en público?" Buena pregunta. El año pasado, le comenté a una mamá tan joven como yo (jaja) que le había dado teta a mi bebé (entonces de 4 meses) en un club, y me puso cara de trauma, diciéndome: "Ay no, qué horror". Tiempo después, le comenté a una amiga, que no es mamá, lo mismo y me preguntó, también horrorizada: "Y la gente no te mira???" Como si a mí me fuera a importar la gente. Pero eso es ahora. Cuando recién me convertí en mamá el solo hecho de sacarme la teta en público me hacía sudar frío. Creo que fue así que descubrí los blogs de maternidad, buscando "discreet breastfeeding", y tras leer e informarme sobre este tema y otros, empecé a sentirme libre, segura y feliz en mi nuevo rol. No sé si aquí donde vivo Carlos González sea muy conocido, pero ya se lo he "presentado" a dos amigas que van a ser mamás.

  3. Pues si pudiste con todo eso, benditos 14 meses! A ver si llego 🙂

    Saludos!

  4. Gracias! La verdad es que también las matronas deberían informarnos más y mejor. Claro que, si hay muchas que no se reciclan…

    Otro abrazo para ti 🙂

  5. Gracias! La verdad es que creo que poder compartir con otras madres, es importante 🙂

  6. Me ha gustado mucho como has enfocado el tema. A mi ni me preguntaron y después de una cesárea de urgencia le enchufaron a mi hijo el biberón porque daban por hecho que no le iba a ddar el pecho. Desinformación, ignorancia por mi parte, vergüenza, cansancio…pero al final pude con todo eso y fueron casi 14 meses de maravillosa lactancia que llegaron a su final por decisión de mi hijo.
    Un saludo!

  7. Genial!
    Me ha encantado!
    Yo tuve una primera lactancia corta por falta de información y apoyo, pq hoy sé que podría haber alargado y no haber pensado "no tengo suficiente leche" a la primera de cambio.
    Ahora estoy diafrutando de mi décimo mes de (segunda) lactancia y estoy feliz y muy satisfecha de, a pesar del mundo, "sacarme la teta" donde y cuando sea y amamantar a mi Rubiazo sin ningún pudor.
    Comparto esta entrada porque me ha encantado.
    Un abrazo

  8. Pues como ves no hace falta ser asesora para ayudar a otras madres. Con tu experiencia y tu blog lo haces. Me ha encantado

  9. jajajajaja ¡Gracias, oh maestra de la secta! xD

    besos!!!

  10. Exactamente. Aún nos queda por recorrer 🙂

  11. Así me gusta 🙂 Estoy segura de que lo conseguirás, no tengo ninguna duda 🙂

  12. Eso es, al que no le guste, que no mire 🙂 Todavía tienen que cambiar muchas cosas!

  13. Oléeeeeeee 😀 ¡Por la teta contra viento y marea! Da mucha satisfacción cuando se vencen los contratiempos y se sale adelante 🙂

  14. Tu contribución, sin duda, animará a otras muchas madres a amamantar a sus bebés sin pudor y sin problemas durante el tiempo que quieran. ¡¡¡Bienvenida a la secta XD!!!
    Un abrazote.

  15. Apoyo los seis meses. Y todo lo que dices. Por qué en algunos sitios enseñar la teta es una bendición y en otros momentos, que además no se ve, te dicen de todo? Hay cosas más serias sobre las que echar un grito, que la lactancia materna. E información, si, es necesaria, para madres, guturas madres y para la sociedad en general, para que entienda los verdaderos valores en los que fijarse.

  16. ¡Yo ya te hice caso! Tengo el libro de Carlos González rodando por casa,en 1 día ya me he leído casi 100 páginas, y he confirmado mis sospechas de que aunque la lactancia sea lo más normal del mundo nuestras modernuras y capacidad para desaprender e ir en contra del instinto puede complicarnos mucho el asunto. ¡A ver si con tanta lectura, un grupito de lactancia y haciendo oídos sordos a quienes me critiquen consigo algo de éxito en este asunto!

  17. JAjajajajaj me ha encantado lo de super y normal XD XD
    Aquí seguimos después de un año dándole a la teta y nos queda! Así que si te miran con ojos de loca cuando das el pecho a recién nacidos o durante primeros meses, imagínate cuando la niña ya anda y viene a engancharse a la teta. Pecado mortal!
    Pero vamos que esto es como todo, al que no le guste que no mire, a mi plin.

  18. ¡Muy bueno! Y la pregunta final genial
    Vivimos en una sociedad llena de contradicciones forjadas a base de hipocresía. ¡Aish!

    Enhorabuena por tus cuatro meses de lactancia y ¡palante!

  19. Me ha encantado la ENTRADA!!!

  20. ¡Genial! Coincido totalmente contigo.

    Yo tuve que luchar contra los elementos y el personal sanitario que no me auguraba más de dos meses de lactancia por tener el pezón plano. Pero la clave es lo que tú dices: estar segura de una misma y lucharlo buscando ayuda o por cabezonería, como fue mi caso. ¡Y aquí estamos con 17 meses! Y vamos, dile tú a la enana que se acaba la teta… ¡Entonces empieza la III Guerra Mundial!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *