Curro fuera de casa

Sacaleches perruno

Yo curro fuera de casa (dentro me da una pereza mortal) y como en España se espera que aumente la natalidad vía Espíritu Santo, mi tiempo de baja+vacaciones+lactancia se ha terminado, y me he tenido que reincorporar.

Monstruita se queda en casita en buenas manos. Pero claro, a ver cómo le explicas que su madre ha desaparecido pero que volverá, que no se ha muerto, y que confía plenamente en las manos en las que queda.

Pues no puedes. Y eso significa… ¡Fiesta de llantos durante dos semanas! (y las que quedan…)

No os voy engañar si digo que salgo de casa tranquila, porque la dejo durmiendo. Pero al volver, debo repetir varias veces el mantra “todo estará bien, no corras”, para no convertirme en el Fernando Alonso de la autovía de mi pueblo.

Por fortuna, Monstruita es mucho más inteligente que su madre, y en unos días aprendió que yo terminaba llegando. Pero eso sí, teta en ristre. Poco me falta para hacer una de esas escenas peliculeras en las que la protagonista se va quitando la ropa en el ascensor. Pero claro, en lugar de encontrarme a George Cluny (what else?) esperando apoyado en la puerta, me espera un pequeño monigote de ojos grandes deseando que le coja y le alimente.

George Cluny como la antítesis del erotismo.
Lo siento, hay que desmitificar de alguna manera.

Porque el biberón que le dejo, por mucho contenido conocido que lleve, no le termina de hacer tilín. Así que se pasó los primeros días ayunando en plan protesta. No obstante, los ruidos del estómago son muy desagradables y, al final, algo terminó bebiendo para acallarlos. He de decir que uso el biberón Calma, de Medela, donde el bebé tiene que hacer el vacío y succionar para que caiga algo, no vaya a ser que le entre el vicio del biberón facilón y deje el vicio mucho más sano, que es la teta.

En cuanto a sacarme la leche en el curro, da para otro post entero, pero resumiré: resulta que tardo media hora como mínimo en sacar una cantidad decente (digamos, 50 ml. para empezar), yo que contaba que con quince minutos me sobraría y me bastaría… Con el Swing de Medela, eso sí (post no patrocinado, lamentablemente, lo prometo), la cosa es bastante más fácil. En alguna ocasión, la impaciencia me puede, y termino con mi propia mano (aprendí gracias a una reunión de Multilacta, muy recomendable), donde soy mucho más rápida con un poco de práctica añadida.

¿Y de dónde saco la media hora diaria? He de reconocer que el Alto Mando se portó bien conmigo, y me permitió jugar con mi horario, de tal manera que añado cuarto de hora extra que no debería de trabajar, al cuarto de hora diario que tengo para mis tareas (y que ahora completo en casa, claro). Ahora voy mucho más tranquila.

Después, cuando en casa me dicen aquello de “no se lo ha tomado entero”, pienso en la de minutos que araño para sacarme ese poquito más. Pero es que al final, Monstruita manda. Siempre.

22 thoughts on “Curro fuera de casa

  1. Me quito el sombrero ante el esfuerzo que supone para una madre trabajadora extraerse leche incansablemente cada día. Olé tus OO.

    Me ha hecho mucha gracia imaginarte empezando un striptease en el ascensor jaja.. si te anima, mi hijo pequeño ya ha aprendido que su tessssoooorooo está bajo mi ropa y me mete mano para levantar la camiseta y acceder a él. Y lo hace haya gente delante o no. Empieza a darme corte salir con él 🙂

  2. A mi me pasa cómo a Mamá en Bulgaria, su tiene que pegar un tirón de la camiseta para dejar al aire sí tetra,, lo hace sin miramientos. Menos mal que ayer llevaba un sujetador mono…
    Sí que tiene que dar rabia que no se lo acabe, pero todo sea por su bien, no? Pero bueno, ella sabe que lo bueno (tú) lega más tarde, así que calma el gusanillo, cómo bien dices. Tontos no son.

  3. Yo sólo de pensar en la vuelta al trabajo y en tener que ordeñarme en el puesto laboral ¡se me ponen los pelos como escarpias! Claro que por mi bichilla haré todo lo que sea necesario ¡ya estoy pensando en eso y aún ni siquiera he parido y sigo trabajando como siempre!

  4. Ya sé que me repito mucho pero me da una rabia que tantas madres españolas tengan que hacer estas filigranas para dar a sus hijos algo a lo que tienen derecho! 16 semanas, es que esta cifra no me la quito de la cabeza. Si a esta edad un bebé apenas se da la vuelta por favor! Tener que dejarle para ir a trabajar es inconcebible! Aquí la gente cree que bromeo cuando digo lo corta que es la baja de maternidad en España.

  5. Ole la constancia!
    Yo también compré Medela, el bibe y otros complementos y chapeau… Pero claro, es marca extranjera que como en lo de bajas de maternidad nos dan mil vueltas por ahí por Las Europas…
    Ay monstrua, suerte, mucha, para lograr extender esa lactancia y qué afortunada 'tu pequeño monigote', enhorabuena!

  6. Bueno, soy muy cabezota, y quiero mantener la lactancia sí o sí, así que no lo veo tanto esfuerzo. Lo tiene, sí, pero es llevadero.

    Jajajajaaaa vale, tu hijo sabe bien lo que quiere y dónde está, así que, qué más se puede pedir!!

  7. Jajaja me parto con lo del sujetador mono xD

    A ver, rabia no me da, porque bastante tiene la pobre con soportar mi ausencia. Pero sí que me sirve para tomarme el momento "ordeño" con más tranquilidad.

  8. Al final, si tienes muchas ganas, te acabas apañando. Reconozco que yo también pensé en eso estando embarazada, e incluso después. Me di prisa en comprarme el saca leches y en probarlo bastantes meses antes. Pero vamos, al final, sobre la marcha se va viendo todo mejor…

  9. Concilia quéee?

    Pues sí, es una mierda.

    El pack funciona estupendamente. Eso sí, ya nos hemos comprado el esterilizador también. Es n trasto, pero reconozco que es cómodo,

    Gracias por los ánimos!!

  10. Yo, cuando oigo cuánto dura la bajá en países como Bulgaria y lo que dura aquí, me repatea los hiladillos. Y dando gracias porque, al parecer, antes la baja era de 3 meses!! Flipas.

    Entre pitos y flautas, al final yo estuve 5 meses y medio. Algo conseguí arañar a esas 16 semanas, pero no mucho más. No me extraña que por allí la gente piense que bromeas. Eso sí, tenemos un equipo de fútbol genial, y unos políticos que hablan un inglés estupendo y que se atreven con todo (lo que les llene los bolsillos).

    Después, nos podemos permitir el lujo de que yo no trabaje la jornada completa, pero vamos… En fin, por lo menos, se está librando de la guardería. Qué asco de políticos tenemos por diosssss…

  11. Juleeee estoy reviviendo mi incorporación!!! Te digo que afortunadamente al final la niña en la toma que yo no estaba comía la fruta mezclada con cereales y después llegaba yo teta en ristre como dices a las 3 y le seguí dando, pero al menos esa toma no tenía que dejársela a la abuela. También es verdad que me vi obligada porque esta no quiso ningún biberón y todo lo que tenía almacenado de un mes sacando en casa lo tuve que dejar para mezclarlo con cereales para la noche cuando ya empezó con ellos. Aún recuerdo las bolsas tiradas y me dan escalofríos, con lo que cuesta sacársela!!!
    Animo que aún te queda mili con tu compañero el sacaleches!
    Besos

  12. Muy buenas las fotos que acompañan el post!!

    Me alegro que monstruita ya se haya "acostumbrado" a tu ausencia, aunque esta claro que el cambio es brutal y que tiene que notar tu ausencia… pero es ley de vida!!

    Nuestra nena sorprendentemente no nos echa nada de menos, en la guardería no ha llorado ni un sólo segundo, ni un sólo día, y es que por las mañanas lo primero que hace es ir a la puerta… le vuelve loca la guarde…. ja ja.. por una parte, ya me gustaría a mi que me echara algo de menos, como a ti monstruita 🙁

    Saludos

  13. Buenos días. Excelente artículo en el que estamos de acuerdo.

    Y es que todos sabemos que en este país el periodo de baja por maternidad es escaso y eso dificulta el amamantamiento directo por parte de la madre cuando se tienen que incorporar de nuevo a la actividad laboral.

    Por eso nosotros también recomendamos el uso de sacaleches, para que los bebés no dejen de ingerir leche materna de calidad, aunque sea de otra forma.

    Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *