Cómo colaborar con la extinción de los españoles

Sí, españoles e inmigrantes en España, todos estamos trabajando duramente por conseguir nuestra propia extinción según los datos que se derivan de esta noticia.
Fuente y gráfico interactivo aquí.
Vivimos en un país perteneciente al llamado primer mundo con uno de los mejores sistemas sanitarios públicos y una de las tasas de mortalidad infantil más bajas del planeta como podemos comprobar aquí. Es decir, tenemos dinero para vivir lo suficientemente bien como para que morir de hambre sea un problema inexistente y además, ese dinero nos da para cubrir casi cualquier problema de salud que se pueda presentar en los hijos que tengamos aunque no seamos unos potentados.
Tasas de mortalidad infantil por países.
Fuente y gráfico interactivo aquí.
Pero nos vamos a extinguir unos cuantos europeos y nosotros somos de los primeros de la lista (así como cualquier inmigrante que haya escogido nuestro “barco” para medrar).
Todo viene porque escogemos (o eso nos hacen creer) como dirigentes a personas que realmente tienen otros intereses personales bastante más acuciantes y motivadores que los de proveer de servicios y bienestar a aquellos que les pagamos.
Así que gracias a un permiso por maternidad de 16 semanas, ninguna compensación por quedarse en casa con el bebé, encareciendo las guarderías Escuelas Infantiles, sin grandes ventajas por formar una familia numerosa (que es a partir de 3 hijos en España), sin facilidades ni ayudas de ningún tipo en caso de que el hijo presente algún tipo de discapacidad, ni potenciando en las empresas políticas pro-natalidad, podemos decir que nuestros dirigentes están consiguiendo con gran eficacia que, a los que vivimos en España, nos dé bastante pereza e incluso miedo tener hijos. 
Nosotros mismos también les ayudamos en esta tarea de autoextinguirnos, que también tenemos nuestra parte de responsabilidad al potenciar esa odiosa costumbre de calentar la silla, seamos empleados o empresarios, de abusar de las bajas por enfermedad (spanish picaresca y olé) o, en el otro extremo, no disfrutar los días completos de vacaciones que nos corresponden. Los empresarios, por su parte, prefieren favorecer la autoextinción con jornadas partidas con tres horas para comer (vamos, que te da tiempo a coger las sartenes y hacerte la comida en ese mismo momento), horarios estrictos sin posibilidad de variarlos ni un minuto y miedo pavoroso a que la futura madre no rinda tanto como antes, tenga o no la jornada reducida. 
También trabajamos duramente por la extinción cuando potenciamos la ya nombrada spanish picaresca jugando con los precios de los pisos (tanto constructoras como particulares), o por la spanish politicojeta que secundan tratados internacionales que no es que favorezcan precisamente la conciliación familiar ni nada relacionado como es el caso del tratado que se explica en el vídeo a continuación:

Así que, señoras y señores, extinguirnos no es tan fácil pero lo estamos consiguiendo con un poco de esfuerzo por parte de todos. ¿Y tú? ¿Qué maneras se te ocurren para continuarla y potenciarla? ¿Cómo contribuyes a nuestra extinción?

Acerca de Monstruua

Madre de dos, esposa de uno. Bloguera, asesora de lactancia y aprendiz de la vida.
Marcar el Enlace permanente.

12 comentarios

  1. Bueno, y aún así, trabajando desde casa, tendrás que hacer malabares a veces!!

    Otro beso para ti 🙂

  2. Cuanta razón tieneS! Parece que en este país sólo puedes conciliar cuando trabajas por tu cuenta. Yo aporto a la no extinción con los mellis pero puedo hacerlo porque trabsjo desde casa. Que triste que aún no se pueda conciliar! Un beso guapísima!

  3. Na, si acaso nos extinguiremos solo los que habitamos Hispania xD

  4. creo que si el ser humano se extingue será un alivio para el planeta, pero no caerá esa breva, somos más resistentes que las cucarachas x)

  5. Tú has sufrido en tus propias carnes eso que llaman 'conciliación laboral', así que mejor que tú, no lo sabe nadie.

    Pues oye, si nos tenemos que extinguir, será que Darwin tenía razón y no valemos pa na :p

  6. Hoy he escuchado a Iñaki Gabilondo en la radio diciendo que ya somos el tercer país más envejecido del mundo ¡tela! Pero es que tal y como lo planteas tú, y como ocurre en la realidad ¿cómo se aventura uno a tener más churumbeles con empleos precarios, bajas de maternidad de risa, imposibilidad de conciliación laboral? En unos años no vamos a quedar ni uno. A veces pienso que estamos locas por meternos en estos fregados de la maternidad ¡y encima querer reincidir!

  7. Pues poco podemos hacer, excepto seguir protestando y aquello que esté al alcance de nuestra mano…

  8. Un beso, ojalá no tuviera razón!

  9. En eso estamos, pero nos lo ponen tan difícil, señor Avendon…

  10. Es que no hay conciliación…..de ningún tipo. Mi plan de conciliación se llama abuelos……es lo que hay . Una pena la verdad. Pero qué hacemos para arreglarlo?….q dificil….

  11. Cuánta razón tienes!!! En España es cada vez más difícil TODO, y sobretodo tener hijos, pero es que son trabas por toooodos lados!! La conciliación no existe, eso está clarísimo. Un beso guapa

  12. Monstrua metiendose en política, ¡ lo nunca visto ! :D, me alegro, porque o haces politica, u otros la hacen por tí. Tenemos que cambiar las cosas, para que tener familia no sea una odisea, sino algo natural. Protejamos lo que tenemos y aspiremos a más !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *