Té, chocolate, café. Un cuento que canta.

¿He dicho ya que nos encantan los cuentos? A Monstruita puedes contarle el mismo cinco veces, lo difícil es conseguir que se conforme con una sola lectura. Por eso vamos a la biblioteca, porque ya que tengo que contar el mismo cuento varias veces por lo menos que pueda variar… Sigue leyendo aquí