Casi un año de madre trabajadora fuera y dentro de casa, y lactando.

Hace casi un año que mi baja laboral por maternidad terminaba y me incorporaba de nuevo a mi lugar de trabajo. Aquí dejé reflejados los miedos que tenía, y aquí puse mis inicios. Pedí jornada reducida, por lo que estoy “solo” cinco horas fuera de casa. Ahora, con casi un año como madre trabajadora, puedo concluir varias cosas:
madre trabajadora lactante
Curranta en lo que hoy llamaríamos “lactancia más allá del año”.
Kheel Center, Cornell University
  • Me ha venido muy bien reincorporarme al trabajo: no he perdido el tren (aunque lo hubiera recuperado de haberme incorporado más tarde, supongo que me hubiera costado más), y mi mundo se ha ampliado. Cuando estaba de baja, mi visión, mi conversación y mi entretenimiento se reducían a la casa y a Monstruita, aunque intentara hacer otras cosas. Me agobiaba un poco, la verdad.

  • Además, volver a ser madre trabajadora me ha ayudado a volver a sentirme yo misma: volver a vestirme “decente” otra vez (me costó al principio), superar nuevos retos y afrontar proyectos, volver a casa con alegría sabiendo que echaba de menos a Monstruita. El primer mes, eso sí, me acostaba todos los días a las nueve de la noche, no podía con mi alma y el estrés era bastante grande hasta que conseguimos “cuadrar” todo.
  • Ser madre trabajadora con jornada reducida implica que me llevo algo (más) de curro a casa. Trabajar fuera de casa implica que, cuando tengo que hacer comidas o cosas de la casa, ya estoy muerta matá. Es un contra que se nota bastante. Y luego, ¡sal al parque y haz recados!
madre trabajadora platos sucios
Pereza mortal al llegar a casa de trabajar fuera.
Foto de Mysid.
  • A Monstruita no sé si le ha venido bien o no, pero yo la veo estupenda. Sigue queriendo que no me vaya por las mañanas, excepto si ha dormido 9 horas (interrumpidas, claro). Se lo pasa genial con su tía, que es la persona que la cuida, y ha fortalecido vínculos de manera increíble con su padre, que es con quien se queda hasta que llega la tía.
  • He notado su evolución: ahora, si tuviera que dejarle en una guardería no me daría tantísimo apuro como cuando tenía 5 meses escasos. Aquí puedo entender la baja por maternidad durante un año por el bien del bebé y de la madre trabajadora. Aunque el concepto de Madres de día, me parece una alternativa estupenda a la guarde en esos primeros meses.
  • Puedo decir que en mi trabajo intentan que exista una conciliación familiar en la medida de lo posible, que soy afortunada: No me han puesto pegas para la reducción de jornada. Como madre trabajadora pude llegar a un acuerdo con ellos para establecer un horario en el que pudiera sacarme leche. Cada vez que he tenido que ir al médico, bien para mí, bien para Monstruita, no he visto malas caras.
madre trabajadora fabrica
Howard R. Hollem, de la Biblioteca del Congreso de los EE.UU.
  • A pesar del pronóstico negativo que me daban algunas compañeras y personas cercanas, he conseguido mantener mi lactancia como madre trabajadora. Esto ha sido posible gracias a que me he sacado leche todos los días, no estaba muchas horas fuera de casa, confianza en mí misma y en Monstruita, sabiendo que la leche que le dejaba era suficiente. También ha sido gracias al apoyo de Monstruo, que no dudaba cuando le proponía comprar cosas como un esterilizador, o no me mandaba a la mierda al cuerno cuando le pedía que sacara él los trastos del esterilizador.
  • En el transcurso, ¡me he vuelto a quedar embarazada! Lo que le añade intensidad a todo esto que estoy viviendo como madre trabajadora.
  • No se si es por la reducción de jornada, por la crianza o por qué, pero este año se me ha pasado volando. Llego cansada, sí, y deseando vacaciones, pero creo que otros años ha sido mucho más duro. Bien, ahora que lo pienso, la verdad es que este curso me he metido en menos “fregaos”, lo he evitado y claro, me he perdido esa vivencia, pero llego más relajada al final.

En general, puedo decir que el balance es positivo y que me ha salido todo bastante bien. Como cada día es una aventura, eso da fuerzas y confianza en una misma para continuar confiando en mi instinto y en el del padre.

Buen día 🙂

Acerca de Monstruua

Madre de dos, esposa de uno. Bloguera, asesora de lactancia y aprendiz de la vida.
Enlace para bookmark : Enlace permanente.

20 comentarios

  1. Ains, ¡y el regalo de contar contigo y la tranqulidad que das!! Mil gracias a ti! muackssssssssss

  2. Gracias, maja, la verdad es que sin el apoyo de Monstruo, de la familia y de mi curro, no hubiera sido posible 🙂

  3. Yo en septiembre no sé si me sacaré ya, porque lo que me salía en junio y nada…

    En fin, a ver si tienes suerte y nos sorprendes pronto!!

  4. Ya, es que tuviste mala suerte, con esa jefa que tenías, madre mía! Casi que mejor así.

    Bueno, difícil es, el cansancio está ahí, llegar a casa sin ganas de hacer nada y tener que hacerlo todo, es duro, pero bueno, ¡se hace y se tira día a día! Y ahora de vacas, no me voy a quejar 🙂

  5. Gracias, guapa, se puede pero porque me lo tomo con tranquilidad xD Si vienes a mi casa, esto parece el rastro xD

  6. Un aprendizaje por vuestra parte y por parte de los que os rodeamos, también. Sobretodo, por parte de los tíos, que somos primerizos también XD.

    ¡Muchas gracias por estos meses! Ha sido el mejor regalo para mí 🙂

  7. Me alegro muchisimo que ese año haya transcurrido tan bien! Tu esfuerzo y trabajo seguro que han sido fundamentales, asi que felicidades por todo lo que has logrado.

  8. Yo también agradecí la vuelta por eso de volver a vestirme como una persona normal jajaj Yo me reincorporé a los 5 y medio de la beba, y me saqué leche casi 3 meses. En cuanto el almuerzo se pudo sustituir por otra cosa dejé de sacarme. Genial lo de la conciliación, yo tb tengo facilidades, es genial.
    Yo tb me quiero quedar preñi… a ver q pasa!! 😀
    Lydia

  9. Una vuelta al trabajo completamente opuesta a la mía. Lo que más me admira de tu caso es la forma en la que pareces vivirlo todo en la absoluta normalidad, sin hacer gala de lo difícil que puede llegar a ser compaginarlo todo, porque seguro (digo yo) que más de una vez habréis tenido que hacer verdaderos malabarismos para conciliar ambas facetas. ¡Y ahora con un monstruito más en camino! ¡Tú aguantas lo que te echen!

  10. Tu balance es muy positivo, me alegro un montón por tí, en un país en el que es dificil conciliar todo, y llegar a todo lo que se nos exige (nos exigimos), eres una muestra de que sí se puede.

  11. Gracias, maja! Más que duro, cansado xD Bueno, buscar un trabajo además, es empezar algo totalmente nuevo, así que tienes esa incertidumbre añadida 🙂 Claro que, ¡todo es ponerse! Besos 🙂

  12. La verdad es que tengo suerte. Pero combinar nuestras vidas es difícil muchas veces! En fin, lo importante también es salir adelante y que todos estemos más o menos a gusto 🙂

  13. Gracias! Sí, la verdad es que hace falta muuuucha voluntad a veces. Otras, se convierte en "mi ratito de relax" mientras me saco, porque sé que nadie me puede interrumpir aunque quiera.

    Me parto con lo de "las cántaras" xD

  14. Gracias! Lo que nos pasa es que o nos hacemos un master exprés en gestión del tiempo, o no nos da la vida xD

    En cuanto a lo de la casa, igual. ¡Hacer la comida ocupa mucho tiempo y esfuerzo! Ir a la compra, pensarlo, cocinarlo… buf!

    Gracias por tu suerte, que la voy a necesitar 🙂

  15. Felicidades!!!!! me alegro muchísimo…tiene que ser duro conciliar las dos cosas. Miedo me da a mí ponerme a buscar trabajo dentro de poco, a ver cómo me lo monto…supongo que al principio tendré miedo como te pasó a ti, pero espero hacer un balance positivo. Besos!!!

  16. todos los trabajos deberían ser como el tuyo, y el hecho de que puedas combinar la vida de madre con la profesional y social creo que es importantísimo, no se trata de dividir sectores de nuestras vidas, sino de combinarlas y que unos aspectos se beneficien de otros ò.ó

  17. Enhorabuena!! La lactancia se puede mantener con voluntad, no hace falta dejarla. Con el mayor me incorporé al curro a los 4,5 meses y le dejaba a las 8 am hasta las 17:30 que le recogía y hubo lactancia hasta los 11 meses (ya sabes porqué la dejamos). Eso sí, los primeros días pensaba que moría porque yo no podía sacarme leche en el curro y lloraba por el momento en que mi hijo me vaciara las cántaras jajajajaja

  18. Pues enhorabuen por tu gran esfuerzo!! cuesta mcuho compatibilizarlo tdo. Yo empecé la semana de dar a luz a trabajar..y es duro. Me sacaba leche e intentaba que no fueran más de 3 o 4 horas. Y también he logrado mantener esa lactancia. No sé qué nos pasa al convertirnos en madres…que podemos con más cosas que antes.
    Eso sí, la casa…ahí está, hago lo básico: comida y colada para sobrevivir y luego mi novio intenta hacer limpieza.
    Ahora te deseo suerte para el nuevo reto!!!

  19. De momento, creo que sí. También hemos tenido suerte al no tener que dejar a la peque en una guardería y poder mantenernos con mi reducción de jornada. Pero vamos, ¿he dicho ya que acabo muerta?

  20. Parece que el balance es bastante positivo, me alegro! Es estupendo que tengas apoyo en el trabajo y en casa para poder hacer las dos cosas. 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *