Baby Led Weaning y desarrollo del lenguaje

Baby Led Weaning y Desarrollo del Lenguaje
Cuando Eloísa, autora de Una maternidad diferente, comenzó hace poco a preguntar sobre un post acerca del Baby Led Weaning desde el punto de vista de la psicomotricidad, me dije “anda, ¿y por qué no desde el punto de vista de la logopedia?” (Y sí, soy logopeda). No existen artículos (o yo no los he encontrado) que relacionen claramente el Baby Led Weaning (BLW) y el desarrollo del lenguaje y del habla. Aunque sí que podemos encontrar por todos lados, artículos sobre la importancia de la combinación de purés con alimentos sólidos a partir de cierta edad, para evitar un retraso en el desarrollo del lenguaje. Así que, basándome en la información de la que dispongo sobre el BLW (parte debida a mi propia experiencia con Monstruita), y en los conocimientos que existen sobre la alimentación y el desarrollo del lenguaje, del habla y de la masticación y deglución, voy a lanzarme a relacionar ambos campos.
Baby Led Weaning y desarrollo del lenguaje pompas
Logopeda currando.
Foto de Betsy
De la deglución en sí, no voy a hablar mucho. El feto comienza a deglutir líquido amniótico en el segundo trimestre de vida intrauterina y, una vez nacido el bebé, continuará con la leche de su madre o de fórmula. Explicar las diferencias en cuanto a incidencia en el desarrollo de la mandíbula o del paladar según sea alimentado directamente con el pecho o con el biberón, da para otro post, y además ya existen numerosos artículos al respecto.
Tradicionalmente, se comienza la introducción de la alimentación complementaria a los 6 meses, siguiendo las recomendaciones de la OMS. En ese momento, es habitual ofrecerle al bebé purés y papillas al bebé que, de esta manera, toma un papel pasivo en la alimentación. Si anteriormente tomaba biberón, prolonga esta situación. Si tomaba pecho, ese papel activo de succionar según su deseo, cambia. Después, la aparición de los primeros dientes, indica que es el momento de ir presentando alimentos que no estén triturados.
Pero con el BLW esto se modifica, y digamos que pueden aprovecharse mejor las habilidades que va desarrollando el bebé en lo que se refiere a masticación. Durante la lectura de este post, os aconsejo tener un trozo de pan a mano, para que vayáis comprobando ciertas cosas por vosotros mismos.

Relación entre el Baby Led Weaning y desarrollo del lenguaje

  • De 6 a 12 meses.
El bebé ya sabe pasarse objetos de una mano a otra, una habilidad ideal para poder coger el alimento que le ofrezcamos, y manipularlo con cierta soltura para llevárselo a la boca.

En este periodo, surge el patrón de la masticación. Si bien, será incompleto, ya que el bebé la realiza con movimientos verticales, es decir, mastica moviendo la mandíbula arriba y abajo. La masticación madura comprende movimentos rotatorios. Si no os lo creéis, probad a masticar un trozo de pan simplemente separando y juntado las muelas.

Sin embargo, este movimiento va a ser suficiente para comenzar a masticar el alimento entero con una textura más o menos blanda que le ofrezcamos (por ejemplo, un trozo de zanahoria hervida). Es más, al ofrecerle este tipo de alimentos en lugar de purés, estamos estimulando su aprendizaje en este sentido: cuanto más práctica pueda tener el bebé, más rápido y mejor lo aprenderá.
Además, en este periodo, emerge otra habilidad: la lengua puede amasar el bolo (comida dentro de la boca) contra el paladar. Esto facilita aún más las cosas: el bebé no solo puede triturar el sólido que se le haya ofrecido con sus encías, sino que puede ayudarse de la lengua para deshacerlo, aplastándolo contra el paladar.
Poco a poco, y antes de los 8 meses, la lengua ira lateralizando el alimento. Es decir, el bebé comienza llevar el bolo a un lado u otro de la mandíbula con ayuda de la lengua. ¿Os habéis fijado cuando masticáis vosotros? Habitualmente utilizamos ambos lados de la mandíbula para triturar el alimento… que no va solo, sino que es la lengua la que lo mueve. Bien, pues para el bebé esto supone también un paso más en la adquisición de la masticación y otro aspecto a considerar en la relación entre el Baby Led Weaning y desarrollo del lenguaje.

Baby Led Weaning y desarrollo del lenguaje electroestimulacion
Cuando no queda otra, hay que tirar de cuchara
(Niño con problemas motores)
Foto: Ranken Jordan
  • De 12 a 18 meses.
Durante este periodo, surge el movimiento rotatorio de la mandíbula al masticar, aunque aún debe perfeccionarse y la lengua ya lateraliza el alimento. Es decir, el bebé ya se puede decir que come alimentos sin triturar.
Casualmente, alrededor de los 12 meses es cuando Monstruita comenzó  a devorar su propia ración. Ya no valía con algún trocito suelto o alguna cucharada de mi plato, sino que su ración debía estar preparada (¡o yo me quedaba sin comer lo suficiente!). Las estructuras anatómicas y fisiológicas que intervienen en la masticación, ya estaban preparadas. Y Monstruita, gracias a que le había presentado los alimentos sin triturar y distinguía uno de otros, sabía (sabe) muy bien cuáles le agradan y convienen más (por ejemplo, prefiere la pasta a la verdura cocida).
Siguiendo la relación entre el Baby Led Weaning y desarrollo del lenguaje, se supone que a partir de los 18 meses, el bebé puede iniciar un barrido alrededor de la boca con la lengua, para recoger los restos de comida que hayan podido quedar. Monstruita no es ninguna superdotada y su desarrollo general es normalito, pero con 15 meses ya lo hacía. No tengo datos suficientes para saber si es debido al BLW o a su propia evolución. Además de que los movimientos rotatorios de la mandíbula están muy conseguidos.
Con 18 meses, el bebé cierra los labios al masticar (sellado labial).
Así mismo, se supone (según algunas fuentes) que es a partir de los 24 meses cuando los niños se alimentan solos. Monstruita lleva desde los 6 alimentándose sola (excepto para la leche), y me consta que en las Escuelas Infantiles comen solos desde los 12 meses.

Otros aspectos interesantes

En cuanto a la sensación y percepción de sabores y texturas, lógicamente el BLW es mucho más rico que la presentación de los alimentos en purés o papillas. Las propias autoras del BLW también inciden en el control que tiene el bebé sobre la comida de este modo, contribuyendo a su desarrollo motor y cognitivo. Está en su libro. así que tampoco me voy a extender en esto.
  • Atragantamientos.
Son normales durante el proceso de introducción de la alimentación complementaria. Gracias a la relación entre el Baby Led Weaning y desarrollo del lenguaje, el bebé aprenderá antes a manejar el alimento en la boca y a tragarlo, evitando así accidentes más adelante. Además, alrededor de los 15 meses, el bebé habrá aprendido a manejar cantidades mayores en su boca; por ejemplo, no es lo mismo llevarse un solo guisante a la boca cada vez, que llevarse una cucharada con cinco o seis, y masticarlos sin tragar ninguno de manera involuntaria durante el proceso.
  • Desarrollo mandibular.
¿Cómo influye en la mandíbula el Baby Led Weaning y desarrollo del lenguaje? El movimiento de la masticación desarrolla la mandíbula a lo ancho y a lo largo. Además con el trabajo de los dientes y la lengua, también se desarrolla el paladar. Esto da lugar a una boca con una forma equilibrada. Y si tiene una forma adecuada, sus funciones también lo serán. ¿Cuáles son estas funciones?
  • Aumento del tono y mejora de la motricidad orofacial.
Hablando en plata, los músculos necesarios para el habla, tanto de la cara como de la boca, son más fuertes y más hábiles. La relación entre el Baby Led Weaning y desarrollo del lenguaje en este aspecto es evidente.
Una mandíbula que trabaja, unos labios que se mueven y hacen fuerza para mantener el alimento en la boca, o arrastrarlo de la cuchara, una lengua que se maneja con agilidad, permitirán articular correctamente los sonidos necesarios para hablar.
Por ejemplo, si los labios no tienen fuerza, difícilmente se podrá decir correctamente una /p/. Y puede que permanezcan abiertos, provocando que el bebé respire por la boca, lo que daría lugar a resfriados, otitis o un paladar alto. O incluso más babeo. Si la lengua no se mueve correctamente, no encontrará el sitio adecuado que permite la /t/.
El paladar no es menos importante. Si el paladar duro (eso que está justo detrás de los dientes hasta, más o menos, el cielo de la boca) no está bien formado y es muy alto y estrecho (paladar ojival), lo tendremos más difícil para articular la /rr/ o la /l/. Si el velo del paladar (lo que llamamos “campanilla”), no se coordina bien, la voz sonará nasalizada.
En cambio, si todo está bien, la implantación dentaria, es decir, la posición de los dientes al salir, será correcta y no dará muchos problemas.

Concluyendo

No es que a los bebés alimentados con purés les vayan a ocurrir cientos de desgracias en el desarrollo de la musculatura oral o en su desarrollo del lenguaje, a no ser que este tipo de alimentación se prolongue más de lo debido, pero sí que creo que el BLW evita malos hábitos y ayuda a un desarrollo temprano y eficaz en este sentido.
¿Tenemos prisa? Ninguna. Al final, a no ser que existan otros problemas adyacentes, todos los bebés se convertirán en niños que comen sólidos sin problemas y con un buen lenguaje. Pero con el BLW, creo, pueden evitarse de antemano ciertos problemas a bebés que, quizá, tienen cierta predisposición a ellos.
No obstante, este es un post personal porque, como dije, no he encontrado evidencias que relacionen el BLW como método de alimentación con el desarrollo del habla, lenguaje y deglución. ¡Ojalá se investigue en este sentido alguna vez!

Acerca de Monstruua

Madre de dos, esposa de uno. Bloguera, asesora de lactancia y aprendiz de la vida.
Enlace para bookmark : Enlace permanente.

24 comentarios

  1. Gracias, maja, la verdad es que un estudio sería muy interesante!

  2. Gracias, maja, la verdad es que le pregunté a mi madre, y mi abuela compraba una especie de maizena que tostaba en la sartén para hacer la papilla 🙂 Sobre los purés, ni idea, la verdad…

    Besos 🙂

  3. Gracias, maja, eso me anima! 🙂

  4. Gracias 🙂 ¡Ánimo! El tratamiento suele ser arduo pero los frutos se recogen con el tiempo y son muy satisfactorios normalmente 🙂

  5. Te respondo tarde pero mira, aquí tengo un folleto que me llegó a casa: http://www.centimetronews.com/2015/03/consejos-malos-para-iniciar-la.html

    Realmente el habla se suele ver afectada cuando el niño solo toma purés y papillas de manera exclusiva más allá del año. Si no, en España, con la costumbre que tenemos de purés, no hablaría ni el tato xD

  6. Hola, Claudia, gracias por pasarte por aquí! Me alegro de que te guste.

    El BLW es un camino fácil porque no hay que preparar comida especial para el peque, pero es arduo porque implica desprendernos de todas las creencias que tenemos marcadas a fuego.

    Una de esas creencias es que el bebé tiene que comer sí o sí. Y es cierto, algo tiene que entrar en su cuerpecito para que vaya creciendo sano. ¿Y sabes qué? Que según la OMS tu leche lo salva por lo menos, durante el primer año, la leche es el alimento principal con diferencia. Así que confía en esa tranquilidad y déjale guarrear con la comida todo lo que él quiera. No le insistas ni siquiera. Es probable que tampoco sepas qué traga exactamente y cuánto termina desperdigado por el suelo. Confía. Sobre todo porque le das teta a demanda y porque tú misma dices que "está majo de peso y altura" 🙂

    Monstruita, con sus casi dos años, no come mucho, la verdad. Teta a demanda y lo demás, lo que le voy ofreciendo, que no siempre lo toma. Pero estoy tranquila porque también va cogiendo peso y altura a su ritmo. Y porque está feliz, no enferma… y cuando tiene hambre se busca las mañas para comer algo. Tu bebé, con un año, tiene menos recursos que ella pero mientras tú le sigas ofreciendo comida y teta y él tome lo que quiera, puedes estar tranquila. ¡Ah, y otra cosa! Ellos no entienden de horarios. Monstruita normalmente no desayuna ni come hasta que han pasado 3 o 4 horas desde que se despertó. Y eso si cae algo. Si no, hasta la comida nada.

    De todos modos, ella solo empezó a sentir verdadero interés por la comida alrededor del año. Antes solo guarreaba básicamente.

    El truco más valioso para mí son los baberos con mangas de Ikea: http://www.ikea.com/es/es/catalog/products/70179754/

    Por cierto, si le gustan las tortitas, puedes probar a untarlas con mermelada (casera, si quieres que no haya azúcar añadido), tomate (simplemente cortándolo y untándolo), paté, humus, alguna crema de verduras… No le gustará todo pero te dará pistas y probará más cosas 🙂

    Un abrazo, gracias por confiar y espero haberte ayudado algo!

  7. Muy buenas Monstrua!! Anoche te encontré buscando información sobre BLW y no he podido evitar leer todos los post del tirón. Al escribir tienes un punto que engancha jaja, además de lo interesante del tema.
    Tengo un bebé de 11 meses y medio, y aunque empezó a los 6 meses con algún puré, nunca he sido muy estricta en cuanto a cantidad, textura, horarios… Eso sí, teta a demanda! Él está majo de peso y altura.
    En fin, que hasta hace un par de meses, parecía que mi bebé iba bien y cada vez probaba más alimentos, y aprovechándome de que le cogió tirria-asco a la cuchara ( pese a nunca forzar pero sí insistir) le daba la comida a tricicos. Hasta que empecé a darle tortitas de arroz, maiz y avena, y ahora ya no quiere otra cosa. Solo pan y tortitas. Aún así le ofrezco de todo lo que comemos y lo guarrea un poco pero solo para estrujarlo y tirarlo al suelo. Pone cara de asco y no se lleva nada a la boca.
    Lo barre, lo tira y lo guarrea todo sin llegar a comer nada.
    A mi me está empezando a desesperar la porquería sin efectos a cambio, con lo que le dejo guarrear menos comida y menos tiempo = error!!!
    Nunca ha tenido mucho interés por la comida de los demás, pero ahora veo que aún le interesa menos, con lo que es más difícil ofrecerle porque ni lo coje, me aparta la mano y gira la cara. Si se lo dejo en la bandeja hace igual, lo aparta para tirarlo al suelo.
    Qué me recomiendas?? a parte de paciencia!! Cómo puedo hacer para que la comida le llame la atención?? He leido lo de las bolsas de basura para ensuciar menos, algún otro truco??

    Muchas gracias de antemano, me ha encantado leerte 🙂

  8. Ya he comentado que con esto cuando te leo me pierdo, porque aquí por lo que veo se debe de hacer distinto. A los 7 meses no es papilla, sino con textura "machacada con tenedor" y a los 9 lo machacado incluye trozos. A los 12 meses comen normal. Comparando esto con lo que cuentas, me da la impresión de que la diferencia entre blw y papillas "a la anglosajona" en lo que respecta al desarrollo del habla es nula.
    ¿Tienes alguna página que explique cómo se introducen los sólidos con papillas en España? Las que vi no hablan de cambios de textura y supuse que eran igual que aquí, pero por tus posts me parece entender que ahí es mucho más lento.

  9. Interesantísimo post!! Me encanta!
    Eres logopeda? ;$
    A mi todo este tema,me interesa y muchísimo.Mí peque a falta de dos meses,tiene tres años.Y yevamos desde mayo,con tratamiento logopédico.
    Es muy duro.Pero nada,que con información como la tuya,no ayude a hacerlo más llevadero.. besotes amore.

  10. Qué interesante el artículo!! Cada día que pasa, y mira que llevamos poco tiempo, estoy más contenta de haber emprendido este método de alimentación con mi pequeña. Avanza a pasos agigantados y es feliz con la comida.

    Espero que sigas contándonos cosas sobre el BLW porque yo he aprendido y aprendo un montón de tus post 🙂

  11. Me encanta ser fuente de inspiración 😉 y me ha encantado tu artículo. Aún sin evidencia científica al respecto yo soy de la opinión de que antes de que existieran las batidoras eta imposible alimentar a los bebés tanto tiempo a base de purés y papilas.
    Un beso

  12. Muy interesante!! me ha encantado el post. Hace poco vi unos videos del piratilla a los 8 meses cuando empezó a comer con BLW y los comparo con la actualidad que tiene casi dos años y la verdad que es una maravilla ver las habilidades que desarrollan tanto a nivel motor como para discriminar alimentos y seleccionarlos. Espero que se haga algún estudio al respecto para encontrar más evidencia científica pero por el momento podemos ir empezando con nuestros peques. Un abrazo!!

  13. Bueno gabriel tiene hipotonia, hiperlaxitud articular que tiene muy superadas pero que van asociadas a un trastorno de coordinación que le afecta en la motricidad fina y en la organización y atención pero como es muy listo el tío va compensando y se busca muchos trucos.

  14. Claro que sí! A ver, dale tiempo a esa peque, con dos años es muy pronto! 🙂

    Yo, la verdad, es que estoy encantada con el BLW. ¡Ahora me parece lo más natural y normal del mundo!

  15. El BLW es increíble. Yo, lo he aplicado con mis dos peques y, además de que comen perfectamente, hablan bien, aunque la peque menor (2 años) me sustituye la r y la l por la d, dejémosle un tiempo a ver si van saliendo esos sonidos 🙂 Me alegra saber que eres logopeda!!! No tenía ni idea!!

  16. ¡Hola Anna! Qué bien, una colega! La verdad es que la TMF debería extenderse más (los odontólogos lo tendrían más fácil también para muchas cosas, y en los hospitales las altas serían más rápidas).

    Qué chulo el tema, si tu tesina va de eso 🙂 Mi artículo no da mucho de sí, ¡pero es que no hay nada al respecto relacionado con el BLW! Así que nada, a ver qué tal el postgrado en TMF. ¿Dónde lo harías?

  17. Bueno, los logopedas tratamos también los problemas de deglución y masticación, así que era cuestión de tiempo 🙂

    Yipi! Me has hecho caso con lo del pan! 😀

  18. ¡Hola, Conxi!

    Cuando ya hay un problema de serie, pues sí, toca trabajarlo más específicamente. Aún así, la hipotonía se puede corregir, como has visto 🙂

    Y bueno, me alegro de que con Ángela fuera bien. Si no hay problemas asociados, es lo suyo 🙂

  19. Q interesante! !! yo tb soy logopeda y he usado (seguimos) con blw. Me encanta todo lo relacionado con el desarrollo dl habla y la tmf y deglución, d hecho estoy pendiente d hacer como un posgrado d tmf y la tesina la Queria hacer sobre este tema!! me gusta ver artículos como el tuyo 🙂

  20. Vaya qué interesante, nunca se me habría ocurrido relacionar estos dos temas! Me encanta que hayas escrito de manera que los legos en la materia podamos entenderlo. Y sí, lo he leído haciendo el indio con un trozo de pan 😉

  21. Interesantísimo artículo. Mi hermana es logopeda y tanto su hijo como el mío son hipotónicos de los pies a la cabeza incluyendo la boca y lengua y con el paladar ojival alto. Gabriel ha sacado la R hace relativamente poco, con seis años y todavía hay sonidos "contaminados". Nos costó mucho la masticación, es un pez que se muerde la cola, niño con poca fuerza en los musculos faciales y linguales, la carne que se hacía bola, le ofrecías un trozo de pan con un año y te lo rechazaba, es que ni los aspitos que les pirran a todos. Con Ángela todo fue distinto, se saltó casi la fase puré y enseguida empezó a comer sólido, un gustazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *