Baby Led Weaning, esto arranca

Monstruita zampando un trozo de pan
¡Sí, señoras y señores! ¡Esto parece que va tomando forma! Hasta ahora, la mayoría de la comida terminaba fuera de la bandeja, en el cuello de Monstruita, en sus orejas, en su pelo, en el suelo, en la trona… y solo una parte parecía (ojo, que digo “parecía”) que iba a parar a su estómago. El acto de fe que una tiene que hacer para creer que algo iba para adentro, podría mover una cordillera entera.

El guarreo mayúsculo y ofrecido, como mínimo, dos veces al día, nos lo tomábamos siempre como un juego. A esto le añadimos la presión de que la bajada brutal del percentil del peso uno de los meses, que alertó a la pediatra que, de paso, me presionó a mí. La comedura de tarro estaba asegurada pensando si debería ofrecerle más purés y papillas para que cogiera peso. No obstante, yo veía a Monstruita sana como una manzana, alegre, despierta y que continuaba tomando su teta de rigor. Por lo tanto, introduje la papilla de cereales una vez al día, todo lo más, y continué confiando en la teta (principal alimento durante el primer año según la OMS y la AEP) y en el Baby Led Weaning (BLW). Y, de momento, parece que Monstruita se mantiene en el percentil, aunque no haya subido (¡albricias!)
Pues bien, ahora Monstruita tiene ocho meses, y vamos notando algunos cambios:
  • Maneja el bolo alimenticio (la comida que hay dentro de la boca) mucho mejor y es capaz de llevarlo de un lado a otro de la boca con más facilidad.
  • ¡Me pide comida! Bueno, no es exactamente así, pero tanto por la mañana como por la tarde, tiene una hora de “quejidos” que se pasa cuando le siento a la trona a comer. Se puede tirar 45 minutos tranquilamente comiendo/jugando/probando. Es decir, ella misma va teniendo unos horarios en los que me pide algo distinto a la teta.
  • Ya podemos observar de una manera más objetiva que SÍ que come. Por ejemplo, un pequeñísimo trozo de chuleta o uno más grande de patata, sabemos que han ido dentro. Y un aspitos y una galleta que se zampó entera (con toda la sal, el azúcar y demás guarrerías que llevan. Nunca mais hasta dentro de unos mesecitos más).

Eso sí, vengo comprobando que si come por la mañana, no suele comer de nuevo hasta el día siguiente, y desprecia todo lo que no sea teta. Si, en cambio, por la mañana solo toma leche, por la tarde o por la noche se pone fina a comer.

Además, cuando no toca papilla, la cosa suele desarrollarse así:
1.- Le ofrezco el primer alimento, por ejemplo, patata cocida. Lo chupa, lo roe, y se come una parte. Luego, lo deja y parece haber perdido el interés.
2.- Le ofrezco el segundo alimento, por ejemplo, un trozo de pollo a la plancha. Retoma el interés y lo chupa, lo roe, y se come una parte. Luego, lo deja y el interés desaparece de nuevo.
Y así con dos o tres alimentos más (donde ya incluimos la fruta y el pan/torta de arroz). Por tanto, cuando pierde interés, parece ser que es solo porque necesita otro distinto, porque ya se ha “aburrido” del que le he ofrecido en un primer momento. No siempre es así, claro, a veces no quiere y da igual, pero lo importante es que no tengo que desistir a la primera.
Estas últimas semanas estoy comprobando también que comienza a imitarme cuando como. Si no quiere el plátano, lo como yo y exagero lo bueno que está. Entonces, de repente, el plátano toma una nueva dimensión para ella y vuelve a probarlo (aunque si no le hace gracia, da igual lo que yo insista). Esto es importante porque, de esta manera, esos alimentos que durante esa comida habían pasado al cajón de “ya no son interesantes”, vuelven a llamarle la atención.
Maneja mucho mejor las manos, hasta el punto de poder apañarse ella sola para coger algún trozo de comida resbaladizo como, por ejemplo, una pera muy madura.
Así que poco a poco, parece que esto va avanzando. Por cierto, algo que me pasa bastante curioso es que las personas que han tenido hijos o acostumbradas a tratar con bebés, alucinan cuando la ven comer así, a ella sola. A mí no me asombra, pero es porque mi contacto con bebés ha sido prácticamente nulo, y me parece que el BLW es la manera natural de aprender (alguna ventaja tenía que tener ser TAN primeriza :)). Además, mientras está comiendo, puedo ir haciendo cosillas por la cocina.

Acerca de Monstruua

Madre de dos, esposa de uno. Bloguera, asesora de lactancia y aprendiz de la vida.
Marcar el Enlace permanente.

8 comentarios

  1. Ya verás es fantástico, cuando solo piensas que guarrea termina comiendo más de lo que creemos. Aún queda un rato de pringue, sigue disfrutándolo 🙂

  2. La pequeña monstruita parece tener muy claras sus prioridades, je je… Te aseguro que el día menos pensado haces poca comida y la que te quedas sin comer eres tú, porque la peque decide zampárselo todo. Me alegro de que sigáis disfrutando las dos de todo el proceso. 😀

  3. Uf, ya te digo, aún no me lo creo del todo! Lo de Ikea es así, yo tenía que haber comprado más, porque ahora se les han vuelto a acabar también por aquí. Y yo no voy tanto!

    Noooo, eso que está comiendo es pan 🙂

  4. Bueno, ya digo, que no sé si la pide o qué. Yo sé que a diario, llega una hora en la que se pone tontorrona, le pongo en la trona, come y se calla.

    Y na, no me enfado por tan poca cosa 🙂

    Pero además de paciencia, hay que tener confianza, porque no veas la presión…

  5. la princesa de la boca de fresa empanada! (la boca, no la princesa)

  6. ¡Es fantástico ese momento en el que varios meses de esfuerzo empiezan a dar su fruto! Ahora cada vez será más fácil, ya verás, aunque el guarreo sigue una temporada más. Yo estoy deseperada porque en Ikea se les han acabado los baberos sin mangas! Cada vez que voy me dicen "La semana que viene"… Ahhhg!

    Siento curiosidad por saber qué come Monstruita en la foto, porque sea lo que sea se parece a mi estropajo de los platos jaja! ¿Y qué son aspitos?

  7. ¿¿Pero qué es eso?? No sé si es el color de la foto, o qué, pero es todo un logro que te pida comida!! Jajajaja, es broma, es broma, no te enfades. Enhorabuena por Monstruita, con paciencia y curiosidad, aprenden un montón de cosas, entre ellas, el comer!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *