Baby Led Weaning con 6 meses. No coge la comida.

Monstruito cumplió seis meses y juro que en lo último en que pensé fue “hay que introducirle la alimentación complementaria”. Así que ese día pasó sin pena ni gloria (sí, soy así de rancia, qué pasa) hasta que por la noche me di cuenta. Ni se me pasó por la cabeza el Baby Led Weaning con 6 meses.
A pesar de ser el segundo, o precisamente por eso, se me vino el mundo encima. Porque claro, la teta es super cómoda si todo va bien: no hay que prepararla, ni calentarla, está siempre disponible y no da alergias. En cambio introducir alimentos nuevos implica que sea de uno en uno, esperando días a ver si da alergia y repitiendo la operación.
Baby Led Weaning con 6 meses
Monstruito dándole a la morcilla con alegría
Así que al día siguiente, a la hora de la comida, pensé en darle un trozo de pan (lo que los pediatras llaman “cereales”). Le puse el babero a Monstruita junto con su comida y le puse en la silla. Ella ya come sola. Luego le puse el babero a Monstruito, serví mi comida y le senté sobre mí porque aún él no se sostiene por sí mismo. El Baby Led Weaning con 6 meses estaba a punto de empezar.
Tras la experiencia del Baby Led Weaning con 6 meses con Monstruita, yo esperaba que Monstruito se lanzara a por la comida y jugara con ella más que nada. Pero no.
Monstruito se tiró un mes en el que pasaba olímpicamente de coger por sí mismo la comida. Así que yo cogía el alimento en cuestión con la mano o con la cuchara, según tocara, y se lo acercaba a la boca. Si le gustaba, él lanzaba la cabeza como un desesperado y comía. Sí, señores, ¡comía! ¡De verdad!
Al poco de comenzar, Monstruito decidió que su madre (aquí presente) era un tanto torpe y que iba a ayudarla manejando sus manos. Ahí nos tenéis: yo agarrando la comida y él dirigiendo con sus manos las mías hacia su boca.
Cuando Monstruito vio que eso de comer mola, empezó a tratar de alcanzarlo con sus propias manos, para gozo y dicha de una servidora que ya se estaba preocupando.
En cuanto a cómo he comenzado yo el BLW esta vez, he de decir que no estoy siendo tan estricta con las comidas ni en cuanto a horarios ni en la introducción de alimentos nuevos. Después de que Monstruita se tirara dos meses sin probar bocado al año y medio, me parece tontería hacer malabares para que Monstruito coma tres veces al día cuando realmente se pasa la mayor parte del tiempo durmiendo. Además, en nuestras familias no existen antecedentes de alergias alimentarias así que estoy más tranquila en ese sentido.
Y aquí estamos, que al final el Baby Led Weaning con Monstruito va a dar para una historia propia también.

Acerca de Monstruua

Madre de dos, esposa de uno. Bloguera, asesora de lactancia y aprendiz de la vida.
Enlace para bookmark : Enlace permanente.

10 comentarios

  1. Expert… qué? Tranquilote, muchíiiisimo, y más majooooo ( <——– babas here)

  2. Juas, oye, es justicia divina, que lo que tuve que pasar con la primera no se lo deseo a nadie!!

  3. Uy, no lo sabes tú bien…

  4. Tú ya eres bimadre y una experta a la que no le asusta nada. ¡Qué tranquilote es el niño!

  5. Me ha pasado como a mamá en Bulgaria, muero de envidia, yo quiero que los míos también duerman, y mucho!!!! Jajajaja. Un beso!

  6. Un post que tengo en mente va de eso 🙂

  7. Uf yo aqui paso del tema comidas.. Lo he pasado mal, lo he reñido, me he enfadado,lo he obligado,hemos jugado,lo he castigado..he probado de todo y me come mal, y punto. Me ha salido un niño que come poco y mal, y no hay mas vueltas que darle. Intenté hacer el BLW sin éxito, siempre ha preferido los purés y la teta. Hoy día con casi 3 años hay cosas que no come porque las aborrece como las tortillas o el lomo, así que ya no me complico..que coma lo que quiera y cuando quiera sin estres. Y parece que desde que lo dejo a su aire ya come mejor y va probando cada vez mas cosas nuevas. Creo que estaba tan harto de que le obligase a comer que había aborrecido la comida en general así que ya paso olímpicamente jaja.

  8. Maja, me tocaba "descansar" después del "huracán Monstruita"! Ahora entiendo eso de "qué pena que crezcan".

    Y si, lo del relax con el segundo está muy bien!

  9. Cuando he leído "se pasa la mayor parte del tiempo durmiendo" me he puesto verde de envidia, que lo sepas.
    La verdad es que con el segundo vamos más relajadas, ¡y menos mal! 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *