Baby Led Weaning, con 11 y 12 meses. Fases.

Del Baby Led Weaning con 11 meses hablo al final del post. Este post iba a ser otro de esos rollacos descriptivos sobre el tema. Pero hete aquí (toma ya, expresión vintage que me he sacado de la manga), que unos amigos recién preñaos estuvieron aquí el sábado cenando. Y claro, vieron el BLW en acción con Monstruita. El menú, si mal no recuerdo, eran unas judías verdes rehogadas con cebolla y jamón (aunque el jamón se lo quité cuando se lo di), patata cocida, y un plátano.

Él flipo en colores. Todos sus años de imposiciones culinarias se le vinieron encima y le cayeron como una losa. Comprendió la esencia del BLW nada más verlo: “¡claro, así ella controla lo que come! ¡Y puedes hacer otras cosas mientras ella come! ¡Y no le obligas a comer!”. Acto seguido, tras oirnos varias veces al padre y a mí decir “esto es ahora, no siempre ha sido así. Véis el resultado de muchos meses…”, comprendió con esa mente clara que tiene a veces, que el BLW tenía distintas fases.

La verdad es que, por mí misma, nunca hubiera caído en ellas de manera tan concretas. Pero gracias a él, fuimos sacando algunas, que a continuación os dejo por aquí:

La que se atraganta soy yo, al ver esto.

– El miedo al atragantamiento.

Cualquier decisión con respecto a la crianza es muy personal, y optar por el BLW también. Sé que bastantes madres lo dejan cuando ven a sus bebés toser. Yo me hice un curso de primeros auxilios para bebés por si las moscas (que debería refrescar).

Así que, si decides hacer el BLW, en la primera etapa tendrás mucho de esto.

Esto sí que tiene pinta de ser una familia agobiante.

– La familia.

El BLW implica un acto de fe en el bebé y en que estará suficientemente alimentado con lo que decida comer y la leche materna y/o de fórmula. Con nuestra tradición de purés y papillas, es normal que la familia, en particular las abuelas, desconfíen. No obstante, en mi caso, son bastante colaboradoras y gracias a ellas he sacado bastantes buenas ideas.

A este seguro que le da igual la m**rd* que caiga al suelo

– La guarrería.

Al principio, el bebé mancha que es un horror. Lo mancha todo, se mancha él… una fiesta. Ahora solo suele manchar la trona, y en el suelo apenas quedan restos.

Pediatras y padres: tocándose la moral mutuamente desde siempre.

– El/la pediatra.

En mi caso, lo cierto es que no me puedo quejar. Pero supongo que habrá algunos que pongan el grito en el cielo, porque tiene que haber de todo en esta vida. Pero vamos, ellos mismos te suelen decir que sobre los 8 meses, introduzcas alimentos sin triturar.

Si le das al bebé lo que quiere, vaya si come, sí…

– No come.

Monstruita se ha tirado un día o dos enteros sin comer, a base de teta prácticamente. Normalmente coincide con la salida de los dientes. Pero esto implica otro acto de fe en el bebé y en su mecanismo de alerta en forma de hambre.

No se me ocurren más etapas. En cualquiera de estas (o de esas otras que no sé), una madre puede decidir cambiar el BLW por una alimentación complementaria basada totalmente en papillas y purés. Como he dicho en alguna ocasión, yo también le doy alguna vez triturado a Monstruita (cuando los quiere, claro), pero vamos, cada uno es cada uno.

Mi experiencia al respecto está resultando bastante positiva, aunque la cagué fastidié con algunas cosas (y lo que me queda).

Con respecto a la evolución de Monstruita en este tempo, como novedad, decir que hemos introducido el huevo en tortilla, en lugar de un cuarto de yema, dos cuartos de yema, la yema entera, un cuarto de clara, dos cuartos de clara, etc. que aconsejaba la pediatra. Pensé que si Monstruita era alérgica al huevo, lo iba a ser de todos modos. En esto, ambas abuelas estaban bastante de acuerdo. Así que se lo di en tortilla (tras verme durante diez o quince minutos comiendo de eso, hasta que decidió catarlo).

Por lo demás, come. Ahora sí que come. Tanto, que ya me tengo que prepara algo más de alimento, porque si le doy de lo mío, me quedo con hambre. Aunque a veces, flojea en la cena o en el desayuno.

Seguiremos informando.

Acerca de Monstruua

Madre de dos, esposa de uno. Bloguera, asesora de lactancia y aprendiz de la vida.
Marcar el Enlace permanente.

16 comentarios

  1. haces bien en dejar que coma lo que quiera, que la comida es un placer no una tortura!!

  2. Ay ay, asustando primerizos eh? Cuando nació mi hija mayor, si hubiera ido a cenar a tu casa y hubiera visto a Monstruita hacer BLW me habría dado un patatús jaja! A mí me dijo la pediatra, papillas hasta el año y medio, y así lo hice, confianza ciega en la señora doctora. Ni un sólo grumito entró en la boca de mi gordita.

    Luego vi en yotube un video de un bebé de 10 meses comiendo macarrones y me quedé ojiplática. Y más al ver que no se ahogaba ni se asfixiaba delante de la cámara.

    Así que habiendo probado los dos métodos ya sabes con cuál me quedo.. BLW forever! Mucho guarreo pero vale la pena, mi hijo come mucho mejor que mi hija a su edad.

  3. Que ganas tengo de intentarlo pero ente semana imposible con la guardería y el finde… Bueno es que me da miedito y el papa no me deja… Pero me estáis animando casa vez más!!! Gracias!!!

  4. Eso debería ser así, lo que pasa es que es más fácil decirlo que hacerlo!!

  5. Qué va, de asustar nada, simplemente les prevengo, que luego se me rajan 😀

    Yo opté por el BLW porque me daba pavor que mi hija saliera tan mala comedora como yo cuando era bebé. Y, bueno, ahí estamos 🙂

  6. Antes de "lanzarte al vacío", te recomendaría que te leyeras el libro de "el niño ya come solo". Y, bueno, siempre puedes empezar poquito a poco 🙂

  7. Hola. Debo decir que me acabé sumando al blw. Mi nena comía bien purés pero yo veía q quería tocar y probar cosas, así el momento en q empezó a descubrir los alimentos no quiso puré. Ahora tiene 10 meses y medio y andamos probando alimentos mientras jugamos. Estaba pensando darle tortilla también porque es un engorro lo de contar yemas!! Me faltan ideas para darle los alimentos…

  8. Al final, todo vale cuando usas el sentido común, fuera de tendencias o consejos.

  9. Cada vez que leo una cosa de estas me sorprendo de lo "brutos" que somos por aquí.
    En el RU se supone que la introducción a los sólidos termina a los 12 meses, cuando un niño puede comer igual que un adulto. Con 11 meses aquí no habría epifanía alguna, porque la diferencia entre un niño de BLW o de papillas ya no se nota. Pensé que era en todas partes igual. Interesante.

  10. Me pasa igual que a Miércoles! en Lima los sólidos se van introduciendo poco a poco desde los 4 meses, así que al año los niños comen igual que los padres (en el caso de mi sobrino, con mucho ketchup, pero en eso también es igual que su madre xD)

  11. En nada comenzaremos nosotras con este sistema. de momento vamos a seguir con la teta hasta los 6 meses porque dice la pediatra que como la bichilla está hecha una bestia parda no ve necesidad de que coma otra cosa, pero que si queremos podemos ir ofreciéndole algo de fruta para que se vaya acostumbrando, sólo como un juego, sin que se la tenga que comer porque su alimento es el pecho. de momento la cosa pinta bien ¡aunque aún es más la comida que echa afuera que la que se traga! Eso sí, la boca la abre con muchísima decisión.

  12. ¡Oh, qué chulo! Ideas… de qué tipo? A mí las abuelas me dieron algunas 🙂

  13. Así es, al final impera (o debería imperar) el sentido común.

  14. Me alegra saber que eso es normal en otros países!! Aquí a veces me miran como si estuviera loca o quisiera que mi hija se atragantara…

  15. ¡Anda, me alegra saber eso! Me parto con lo del ketchup xD

  16. Genial lo de los 6 meses! Monstruita realmente jugueteó con la comida hasta, diría yo, los 8 o 9 meses… Eso es un poco estresante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *