5 Grandes preguntas que surgen de la maternidad

La maternidad es algo bonito, puro, trascendental y alegre. O no. También tiene su lado sórdido, terrenal y feuno. Somos muchos blogs los dedicados a ella, así que algo tendrá. Mientras estaba embarazada, además de abrir este (escribir para mí es como respirar) leía y leía otros e intentaba aprender.
Y aprendí (y lo que me queda, morena), pero amigos, amigas, aún rondan preguntas en mi cabeza que se resisten a encontrar una respuesta válida. Vamos allá:
1. ¿Por qué los bebés humanos no duermen solos y de un tirón?
Imagen CC de Bill Frazzeto
Tiramos de teorías filogenéticas para todo: los monos portean, los bichos mamíferos amamantan y no dan bibes de fórmula, los animalicos mamíferos duermen todos juntos en el mismo lecho, las hormigas juegan al angry birds… Ah no, esto último no, perdón.
Bien, el caso es que los lobos no se plantean ni siquiera utilizar el método Estivill, los conejos no tienen ojeras, y los gatitos no maullan desesperados porque no pueden dormir.
Entonces a mí que me expliquen: ¿por qué los cachorros humanos necesitan de un chupete, un meneo, un bibe o una teta para dormir? ¿Por qué, además, se despiertan varias veces en mitad de la noche reclamando la presencia de alguno de sus progenitores durante, por lo menos, los dos primeros años de vida?
Que sí, que los bebés que duermen de un tirón desde que nacen existen, palabrita, que me lo dijo el cuñado de la vecina del padre de la tendera del amigo del cartero de en frente. Pero no es mi caso.
Teorías al respecto he leído miles, oigan, pero qué quieren que les diga, no me convencen y ninguna está demostrada al 100% (yo es que soy como el santo aquel, que tenía que meter el dedo en la llaga a ver…).
2. ¿Por qué los bebés humanos les discuten a sus padres?
Seguimos con las teorías filogenéticas: ¿Han visto alguna vez a un hámster adolescente pidiéndole permiso a su padre para llegar tarde? ¡Ni Mickey Mouse, oigan! De acuerdo, ningún animal pone toque de queda a sus crías tampoco.
Imagen CC de Mark Stosberg
Pero me consta que cuando algún elefantito se aleja demasiado de la manada, allá va la madre, o la tía o la abuela (las elefantas son un clan que actúan a una, como Fuenteovejuna) y con un trompazo suave en el culete le devuelve al grupo. ¿Y se queja el elefantito? ¡No! No llora, ni rabia, y deja lo de escaparse, si eso, para más adelante.
Como mucho, se pelean macho contra macho o hembra contra hembra, cuando son adultos. Vale, cuando un chimpancé macho se hace dominante nuevo de un grupo de chimpancesas chimpancés hembras con hijos de otro, se carga a las crías y eso tampoco está nada bien. ¡Pero lo hace cuando es adulto!
¿Qué las rabietillas que anuncian la famosa crisis de los 2 años es porque el cerebro de los bebés está madurando? ¿Por qué tenemos una inteligencia que te cagas superior a la de otras especies? ¡Pues los delfines también y no veo que las crías hagan estas cosas! (Que se sepa aún).
3. ¿Por qué las madres no venimos con un gen anticansancio y superpaciencia?
Imagen CC de cristian
Puede parecer que sí y lo del instinto y eso está muy bien. He empezado a creer en ello sobre todo desde que me pasé los 18 primeros meses de Monstruita siendo un solo ser junto con ella sin saber dónde acababa Monstruita y dónde empezaba yo (ya nos vamos separando y empiezo a ser yo misma de nuevo, menos mal).
Pero la crianza de un bebé humano requiere dosis de paciencia infinita en las que no puede hacer mella el cansancio infinito. Y resulta que las mujeres, cuando nos convertimos en madres, ¡seguimos siendo mortal y limitadamente humanas! 
Que sí, que está la tribu, la real (abuelos, tíos, amigos…) y la virtual (Twitter, Facebook…) pero al final, la que luce unas ojeras que ni Chu-Lin en sus mejores tiempos, es la madre, la mamá, la mami, como la quieras llamar. Y el padre por efectos colaterales.
Así que, por favor, Madre Naturaleza, ten piedad y cambiános un poquito los genes, las hormonas o lo que sea para hacer frente a la dedicación 24/7 que requiere una criaturita humana recién nacida (y para cuando crezca y tenga hermanitos, también). 
4. ¿Por qué somos onmívoros? ¿Por qué no comemos todo crudo?
Imagen CC de Mark H. Anbinder
A mí que no me fastidien: con lo fácil que es comer rastrojos a todas horas. O bambú. O gacelitas (perdón por los vegetarianos).
Pero no, resulta que somos animalitos omnívoros, comemos de todo y encima, ¡tenemos que cocinarlo! Por muy de moda que estén las crudités esas, tienes que lavarlas, pelarlas y cortarlas de todos modos. Y además, siempre te comes algo cocinado a lo largo del día.
¿Qué tiene que ver esto con la maternidad? ¡Todo! Odio cocinar y pensar el menú y qué hacer para que Monstruita tenga una dieta equilibrada. Odio más aún cuando tras un curre de dos horas en la cocina para hacer unos nuggets de pollo, Monstruita los tira al suelo y me da a entender que prefiere una rebanada de pan de molde así, sin más. Aunque sé de buena tinta que, si por ella fuera, su menú consistiría exclusivamente en Aspitos y bollería, pero no es plan.
Que sí, que gracias a que somos omnívoros hemos colonizado todos los rincones del planeta y quizá, algún día, hagamos lo mismo con el resto de la galaxia. Pero oigan, me está complicando la vida este pequeño triunfo evolutivo y a mí no me interesa especialmente.
5. ¿Por qué en el embarazo siempre tenemos que tomar suplementos de hierro?
Al menos, en lo que se refiere a los embarazos occidentales. ¿Cómo nacían antes los bebés? ¿Cómo se quedaban las madres? Que yo soy muy obediente y me lo tomo a diario, pero no conozco a ninguna embarazada que no haya tenido que tirar de ellos con los consiguientes cacotes oscuros y algo de estreñimiento.
¿Y el yodo y la B12? No sé cómo estará la tasa de mortalidad neonatal o maternal en países subdesarrollados, donde el acceso a estos elementos es bastante más limitado.
El caso es que me siento como una abuelilla, tomando distintas pastillas a lo largo del día y sin saber muy bien por qué.
Mejor prevenir que curar, supongo.
Aclaraciones: 
No obstante, he de reconocer que en otros aspectos la Madre Naturaleza ha acertado plenamente: como la de gestar un hijo cada vez en la mayor parte de los embarazos (padres/madres de mellizos, trillizos o más, desde aquí un pedestal gigante para vosotros). O la de permitir que los abuelos existan (o sea, que los humanos podamos vivir más allá de nuestro ciclo fértil). O la de la inteligencia, porque gracias a ella existe la medicina, por lo que actualmente muchos bebés salgan adelante cuando en otros tiempos morían sin más remedio, por mucho vudú y cántico al sol que les hicieran (como aún sucede, desgraciadamente, en algunos rincones del planeta).

20 thoughts on “5 Grandes preguntas que surgen de la maternidad

  1. EStoy contigo en varias….sabiendo que mi coquito tampoco es que duerma genial y ya tenga sus particualres rabietas. Cocinar no me molesta mucho y me gusta comer bien ejejje. Unas grandes reflexiones que de poco servirá qu enadie nos las responda si no pone una gran solución verdad?? algún día dormiremos…
    me he reído mucho contigo, como siempre!!

  2. Yo bendigo a los tios, cuñadas, abuelas, abuelos y demás gente que permiten que los padres podamos tener unos minutos al dia de vida, sin ellos lo vería francamente CHUNGO.

  3. jajajja por favor, que estudien lo del gen ese anticansancio.
    Yo espero que no me den hierro, me dieron en el post parto y pffff que de esfuerzos con la episiotomia y todo. madre mia cuanto nos queda por evolucionar jajajja
    padresenpañales.com

  4. Pues muy buenas preguntas ¡hahaha! Seguro que todos los padres y madres nos las hemos hecho alguna vez.

    Sobre la última de ellas tengo preparado un post para hoy precisamente ¿hace falta realmente tanto complejo vitamínico? ¿Tan mal nos alimentamos las embarazadas del siglo XXI que necesitamos suplementos de todo? :S

  5. Hay cosas que son más culturales que de especie. A mi no me dieron ningún suplemento vitamínico durante el embarazo. Aquí tampoco es normal que un niño de más de un año no duerma por la noche. Esto último sospecho que puede ser, entre otras cosas, porque en España se vive muy en desacuerdo con el calendario solar. Aunque otros muchos animales no duermen de un tirón por la noche y recordemos que, a diferencia de otros, nacemos con sólo la mitad de conexiones neuronales activas,
    con lo que ni vemos bien, ni nos podemos desplazar solos. Somos más vulnerables.

    Hace tiempo fui traductora en un evento deportivo. Un compañero se fijó en que muchos atletas africanos corrían con los pies descalzos. Cuando el asfalto de la pista les abrasaban los pies, iban a la enfermería sin quejarse o llorar. Así que mi colega preguntó al entrenador de Kenia por qué los niños de su país no lloraban. El entrenador le dijo "porque al que llora se lo como el león". Además -añado yo- a esos niños no les van a obligar a acatar cientos de normas que no entienden, desde ponerse los zapatos y el abrigo a cruzar en verde, no beberse el detergente, ir por la acera, no tocar enchufes… La falta de depredadores ha acabado con la selección natural que elimina a los díscolos.

    Si no quieres ablandar la comida cocinando siempre puedes hacer como Alicia Silverstone y dársela a la niña después de masticarla tú x-P

    En fin, yo lo que no entiendo es por qué no somos todos marsupiales. Con lo bien montado que lo tienen.

  6. No creo que sea por el calendario solar. Puede ser por mil factores: la dieta, la manera de dormir, los genes… yo qué sé. España no es el único país donde los bebés no duermen del tirón hasta los 2 o 3 años por lo menos.

    Lo de la anécdota de los atletas, está bien, es un 'a la fuerza ahorcan'. Muchos díscolos luego son médicos que salvan vidas o maestros o ingenieros que ayudan a mejorar la vida del día a día 🙂

    Lo de cocinar no es solo por ablandar la comida, es por costumbre, ¡aún no me he comido un filete de pollo crudo! 😀

    Y lo de los marsupiales, ¿te puedes creer que llevo años pensando eso mismo? 😀

  7. Lo del cansancio y la paciencia infinita con los peques, me suena, jajaja. Y lo de los bebés modelo…no existen! Y las redes familiares….pocas y mejor, lejos. Que no opinen tanto y que ayuden más, sobre todo mis suegros metomentodo. Ala, ya me he quedado a gusto. Besitos!

  8. Es lo que pienso! Bueno, las muertes perinatales estaban a la orden del día, o las de la madre durante el parto. Pero lo de las pastis… ¿Si el 90% de las madres tienen hierro bajo durante el embarazo, no se debería considerar algo normal? Alguna causa habrá, digo yo, y no creo que el cuerpo lo achaque…

  9. Jajajajajaaaa ¡Te has desahogado! Aquí creo que hemos llegado a un equilibrio pacífico con la familia cercana, ¡pero ha costado mucho, mucho!

    Y lo de los suegros metomentodo… Yo me encuentro más con conocidos metomentodos, ¡son los peores!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *